China utiliza préstamos en América Latina para promover sus objetivos políticos y militares

Por Autumn Spredemann
20 de Diciembre de 2021 8:01 PM Actualizado: 20 de Diciembre de 2021 8:01 PM

SANTA CRUZ, Bolivia—El gobierno socialista de Argentina se esfuerza por contener la hemorragia monetaria, la recesión económica y la hiperinflación, mientras continúan las negociaciones con China sobre los intercambios y alivio de deuda.

La nación tiene un historial establecido de incumplimiento de préstamos, incluso antes de que China aceptara otorgar USD 19 millones de dólares adicionales al gobierno argentino en 2020.

El analista de relaciones entre China y América Latina, Fernando Menéndez, dijo a The Epoch Times que, si bien los préstamos de Beijing en la región pueden parecer arriesgados desde un punto de vista tradicional, al final, siguen saliendo favorecidos.

“Porque si el reembolso no funciona, pueden simplemente embargar los activos”, dice Menéndez.

Una gran parte de los problemas económicos de Argentina provienen de la falta de coherencia en las políticas macroeconómicas, según Nestor Castañeda, miembro del Instituto de las Américas y profesor de la University College of London.

El economista Martin Rapetti dice que el subproducto de estas políticas es evidente en el producto interno bruto per cápita, que es el mismo hoy en Argentina que durante el régimen peronista en 1974. Sin embargo, hay una diferencia notable ahora: la desigualdad de ingresos es mucho más alto.

“Si bien persiste la reanimación fiscal de Argentina por parte de China, vemos que surge un patrón discernible en toda América Latina, particularmente donde prevalecen los gobiernos socialistas”.

Ampliando su alcance

Una sesión informativa del Congreso de Estados Unidos en noviembre de 2021 describe las preocupaciones sobre la influencia ampliada de China en la región a través de préstamos e inversiones.

El informe afirma que China está profundizando sus relaciones políticas y militares estratégicas con las naciones latinoamericanas, señalando que la cooperación con regímenes autoritarios, como el de Nicolás Maduro, ha facilitado un notable “retroceso democrático” en Ecuador, Bolivia y Venezuela.

En Venezuela, los préstamos de China superan los 60,000 millones de dólares, la mayor cantidad que ha dado a una nación extranjera, pero el país sigue sumido en una de las recesiones económicas más profundas de la historia.

A inicios de este año, la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos intervino y acordó ayudar a Ecuador a reembolsar miles de millones de dólares en préstamos chinos con la condición de excluir a China de su red de telecomunicaciones.

La deuda de Ecuador con China se originó con el expresidente socialista democrático, Rafael Correa, cuya administración dejó de pagar sus préstamos en 2008.

Menéndez señala que el hecho de que China preste dinero a gobiernos con poca visión económica, con la posibilidad de adquirir activos ofrecidos por las naciones asediadas, fue una maniobra de ajedrez magistral.

“Con todos esos campos petrolíferos en Venezuela y su incapacidad para pagar los préstamos chinos, habría que preguntarse quién es el propietario de los mismos hoy en día”, dice.

Venezuela también tiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo.

Un denominador común entre los diferentes gobiernos de América Latina y su relación con los préstamos chinos es el acceso restringido a otros mercados crediticios para el alivio de la deuda.

Cuando esta situación se da en los países en desarrollo, crea un patrón de endeudamiento que termina en dependencia económica, según el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

Argentina ha incumplido nueve veces el pago de préstamos a acreedores extranjeros, cinco de esos casos desde 1980.

La diferencia clave entre China y otros prestamistas extranjeros es que Beijing es más reacio a reestructurar cuando los gobiernos sobreendeudados aparecen con los bolsillos vacíos.

Ganar amigos y votos

Dejando a un lado las posibles adquisiciones y préstamos, el gobierno de EE. UU. está más preocupado por los puntos de apoyo políticos y militares que China está ganando a través de estos acuerdos.

Un ejemplo digno de mención es el establecimiento de una estación espacial dirigida por el Ejército Popular de Liberación en la región de la Patagonia en el sur de Argentina en 2015.

La construcción de proyectos similares de “doble uso” en América Latina le otorga a China la capacidad de aumentar su presencia militar futura, según el Congreso de Estados Unidos.

Más que asegurar activos, Menéndez dice que China está ganando amigos y votos a su favor.

Explicó que a través de los cuantiosos préstamos e inversiones de China, los países latinoamericanos probablemente los favorecerán en situaciones que requieran votos sobre políticas, como con las de Naciones Unidas.

Y una de estas inversiones es la Iniciativa Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés).

Iniciada en 2013 como una serie de proyectos de inversión de diverso alcance en países en desarrollo, la iniciativa se vende como un medio para fortalecer las relaciones globales mediante la creación de lo que denomina “corredores comerciales”.

Aunque sobre el papel parece buena, los posibles riesgos de la iniciativa en los países con infraestructuras menos estables incluyen una deuda insostenible, la degradación del medio ambiente y una falta general de transparencia con los proyectos, según una evaluación del Banco Mundial.

En 2017, Panamá se convirtió en el primer país latinoamericano en unirse al BRI, apenas unos meses después de que cambiará su lealtad diplomática de Taiwán a China.

Es probable que dieciocho de los 33 países de América Latina y el Caribe se sumen a la iniciativa en los próximos años.

Argentina, Brasil y México han ampliado sus relaciones económicas con China, pero aún no han adoptado plenamente la BRI.

La jefa de la división de América Latina y el Caribe del Centro de Comercio Internacional, Claudia Uribe, dice: “China está impulsando la idea de que cooperar en el área de infraestructura significa disminuir los costos logísticos y, de esta manera, está vendiendo el modelo BRI”.

“No hay recorridos gratis, sino intereses estratégicos”, agrega Uribe.

Según datos científicos de la revista Nature, los otros grandes deudores latinoamericanos con China son Brasil (USD 28.2 mil millones), Argentina (USD 17.1 mil millones) y Ecuador (USD 18.4 mil millones).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.