China: Víctimas del virus del PCCh inician demandas para que el régimen rinda cuentas

Por Eva Fu
29 de Abril de 2020 9:49 PM Actualizado: 29 de Abril de 2020 9:49 PM

A medida que el régimen chino se ve sometido a un creciente escrutinio internacional por su mal manejo del brote del virus, la ira y el dolor también se están gestando dentro de las fronteras de China.

En toda China, la gente está de luto por la pérdida de sus seres queridos debido al virus, que ha devastado el país en medio del encubrimiento masivo de las autoridades. Los investigadores estiman que millones probablemente fueron infectados en todo el país. Un número incalculable ha muerto, algunos carecen de cuidados básicos en sus momentos finales.

Para aquellos que sobrevivieron, sus medios de vida están en juego: la pandemia también ha cerrado negocios y ha hundido la economía del país en su primera contracción en décadas. Las pérdidas económicas ocasionadas por el virus probablemente fueron de 1.3 trillones de yuanes (USD 183,700 millones) solo para el período de enero a febrero, según las estimaciones de Zhu Min, exsubdirector gerente del Fondo Monetario Internacional.

La devastación ha impulsado a un número creciente de ciudadanos chinos a lanzar desafíos legales contra el régimen gobernante.

Un guardia de seguridad con mascarilla facial en medio de las preocupaciones sobre el virus del PCCh cierra una puerta fuera de la ciudad prohibida en Beijing el 12 de abril de 2020. (Nicolas Asfouri/AFP a través de Getty Images)

Responsabilizando al régimen

El 6 de marzo, alrededor de dos docenas de abogados y defensores de los derechos de nueve provincias chinas unieron fuerzas con los disidentes chinos en los Estados Unidos para ofrecer asesoría a las víctimas que buscan una compensación por parte del régimen chino.

“La responsabilidad recae en el gobierno. [El Partido] causó un brote masivo, muertes y secuelas, pero ahora los plebeyos están sufriendo las pérdidas”, dijo a The Epoch Times Li Fang, miembro del grupo de consultoría.

El grupo ha recibido al menos siete consultas hasta el momento. Dos ciudadanos chinos dijeron que sus familias tenían infecciones pulmonares pero que no podían recibir tratamiento, ya que los hospitales también estaban sobrecargados. Ambos miembros de la familia murieron como casos no confirmados menos de dos horas después de que finalmente fueran hospitalizados.

Otro reclamante, que se recuperó del virus, aún no ha recibido el informe de diagnóstico y, por lo tanto, no puede presentar reclamos de seguro.

Yi An (alias), un residente de Wuhan que perdió a sus padres por el virus, acusó al gobierno de “asesinato”. Mientras se sumergía en las publicaciones por Internet, Yi dijo que leyó sobre innumerables tragedias que reflejaban las suyas. “No ha habido disculpas (…) ni siquiera una palabra de condolencia [del gobierno]”, dijo en una entrevista. Actualmente está contemplando acciones legales. “No es por el dinero. Quiero buscar una explicación”, dijo.

“Hay que responsabilizar a alguien”, dijo Tan Jun, un funcionario chino que presentó una demanda ante el Tribunal Popular de Yichang Xining contra el gobierno provincial de Hubei, la región donde surgió el brote.

El administrador de 52 años del Parque Infantil de la ciudad de Yichang en Hubei, fue la primera persona conocida del país en desafiar al Partido Comunista Chino (PCCh) en los tribunales por su respuesta fallida del virus. Él culpó al gobierno por permitir que la comunidad de Baibuting en la ciudad de Wuhan siguiera adelante con una comida compartida de 40,000 hogares, días antes de que la ciudad fuese cerrada. A mediados de febrero, los residentes de docenas de departamentos del vecindario reportaron infecciones.

Al censurar las advertencias tempranas del médico denunciante Li Wenliang e inicialmente negar que el virus pudiera propagarse entre los humanos, las autoridades no informaron al público sobre los verdaderos riesgos para la salud, con consecuencias mortales, dijo Tan. Debido a las fallas del gobierno de Hubei, los residentes ahora enfrentan discriminación dentro de su propio país, ya que a menudo son rechazados e incluso golpeados, agregó.

Por las vidas perdidas y tumbadas, el gobierno de Hubei debe emitir una disculpa pública en la primera plana del periódico estatal local, Hubei Daily, escribió Tan en su presentación judicial compartida con The Epoch Times.

Los oficiales de policía chinos llevan mascarillas protectoras mientras observan tres minutos de silencio para marcar el día nacional de luto por COVID-19 en la Estación de Ferrocarril de Beijing, China, el 4 de abril de 2020. (Kevin Frayer/Getty Images)

Presión

El régimen chino actuó rápidamente para reprimir esos actos de desafío.

Poco más de una semana después de que se formara el grupo de abogados, el Ministerio de Justicia de China emitió una orden informal que prohíbe a los abogados “crear problemas” al involucrarse en demandas que buscan compensación, firmar declaraciones conjuntas, contactar abogados de derechos o aceptar entrevistas de medios extranjeros. Aparentemente fue una respuesta directa a los esfuerzos del grupo, dijo Li.

Al menos una persona retiró su reclamo legal luego de que su lugar de trabajo descubriera sus planes. Fue criticado por cometer un “error político”.

Yang Zhanqing, un defensor de los derechos humanos del grupo, dijo que la policía local recientemente convocó a su familia en China dos veces para preguntar sobre sus actividades. Se les pidió que firmaran un formulario de confidencialidad prometiendo no hablar sobre sus conversaciones en la estación de policía.

Él dijo que los funcionarios probablemente harán todo lo que puedan, desde ofrecer pequeños favores hasta hacer amenazas, para desalentar tales acciones legales, lo cual motiva más al grupo a luchar por los derechos de las personas. “Una vez que se presente, será un caso histórico, ya sea que el tribunal lo ponga en espera o lo procese”, dijo Yang.

Él redactó un ejemplo de queja de 14 páginas y lo publicó en Internet con instrucciones de cuatro pasos para que las personas lo tomen como referencia.

“Muchas personas han recibido amenazas de los gobiernos locales durante nuestras comunicaciones [con ellos] (…) así que pensé que podría ser mejor si no necesitan ponerse en contacto con nosotros”, dijo. “Una víctima debe sentirse con derecho a defender sus derechos. Ellos [las autoridades] pueden afirmar que es antinacional y antigubernamental, pero [los derechos de las personas] están garantizados por ley”.

Alrededor de las 6 de la tarde del 13 de abril por la noche, pocas horas después de que Tan presentara la demanda, la policía de la ciudad de Yichang convocó a Tan y a su supervisor. Le exigieron que dejara de publicar cualquier material por Internet, para que no fuera aprovechado por los medios extranjeros, recordó Tan. El supervisor también trató de disuadir a Tan, expresando su temor de ser multado.

A pesar de la presión, Tan prometió continuar. “La evidencia que reuní son todos documentos gubernamentales. No inventé nada”, dijo, y agregó que se ha asegurado de guardar una copia de cada documento que presentó.

Tan conoce los riesgos de ofender al régimen; en 2008, fue detenido por 10 días luego de escribir una publicación en las redes sociales que las autoridades señalaron que “difamaba a líderes nacionales”.

Al observar el opaco sistema legal chino que favorece los intereses del Partido, Tan reconoció que sus posibilidades de ganar la demanda eran escasas. Dijo que lo está tomando “a la ligera”.

“Ellos han desplegado el mecanismo nacional y agotado todos los recursos contra los ciudadanos”, dijo. “Ganar la demanda o no ya no es importante para mí (…) es mejor si puedo ganar, pero no tengo nada de lo que arrepentirme”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.