China y el otro tipo de desinformación

Por Ronald J. Rychlak
14 de Noviembre de 2019 Actualizado: 14 de Noviembre de 2019

Comentario

Hoy se habla mucho de noticias falsas y de desinformación. Casi siempre, el objeto de la desinformación es alguien o algo que está recibiendo una crítica presuntamente inmerecida. Sin embargo, esa no es la única manera en que la desinformación puede funcionar. A veces puede “encuadrar” a un objeto de manera positiva.

A medida que las agencias de inteligencia rusas/soviéticas desarrollaban el arte de la desinformación en lo que llamaban ser una ciencia, era tan importante ser capaz de arrojar una luz positiva sobre una entidad o individuo (generalmente el líder reinante) como lo era poder poner a alguien en una mala situación.

Parece que China está realizando un esfuerzo similar de desinformación, especialmente cuando se trata de las emisiones de carbono y el cambio climático. El esfuerzo ha estado en marcha durante algún tiempo.

En 2007, en respuesta a un anuncio de China que culpaba a Estados Unidos del calentamiento global, el exvicepresidente Al Gore dijo: “Tienen razón al decir eso”.

De hecho, dijo Gore, “las economías emergentes como China están justificadas para frenar la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero hasta que los contaminadores más ricos como Estados Unidos hagan más para resolver el problema”, informó The Associated Press.

Gore estuvo en China en 2011 para dirigirse al Foro Global de Desarrollo Urbano. Elogió al régimen comunista de China por su “éxito inusual” en las medidas de reducción de carbono.

En diciembre de 2017, Gore elogió el nuevo “mercado de carbono” de China como “otra poderosa señal de que está en marcha una revolución de sostenibilidad global”. … Está claro que estamos en un punto de inflexión en la crisis climática”.

Un año después, en Polonia (hace menos de un año), Gore elogió el liderazgo de China en la lucha contra el cambio climático, diciendo que China es “uno de los pocos países en vías de cumplir su compromiso de París”, según la agencia estatal de noticias Xinhua. A continuación, explicó que China ya había superado algunos de sus propios objetivos en materia de energías renovables. (Más información sobre los objetivos de China a continuación.)

En 2011, James Hansen, el científico retirado de la NASA que fue llamado el “padre de la conciencia del cambio climático”, calificó al régimen chino de ser la “mejor esperanza” para salvar al mundo del calentamiento global. Incluso pidió un boicot económico para obligar a Estados Unidos a igualar los esfuerzos de China. En 2015, Hansen una vez más dijo que esperaba que China proporcionara el liderazgo en la reducción de emisiones de carbono que Estados Unidos no había estado dispuesto a proporcionar.

Gore y Hansen no son los únicos activistas ambientales que han dicho cosas buenas sobre China, ni son las únicas veces que han hablado sobre el tema, pero estos sirven como ejemplos para dar una idea de la forma en que los activistas del calentamiento global hablan de la dictadura comunista en China.

Lo sorprendente aquí es que China ha tenido la mayor emisión de carbono del mundo desde 2006. En 2017, era responsable del 27,2 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, según el Global Carbon Atlas. China es también uno de los mayores emisores de metano del mundo, otro gas de efecto invernadero. De hecho, el metano es 34 veces más potente que el dióxido de carbono como gas de efecto invernadero.

El problema de China es el carbón. Puede que sea el mayor productor mundial de paneles solares, pero muchos de ellos se fabrican para la exportación. China funciona con carbón. Es el primer productor mundial y el primer consumidor mundial de carbón, y su capacidad se está ampliando. Entre 1985 y 2016, el carbón proporcionó alrededor del 70 por ciento de la energía de China. Eso, por supuesto, tuvo un alto costo ambiental.

El carbón produce hasta el doble de dióxido de carbono que otros combustibles fósiles. Si bien China informa que el uso de carbón disminuyó desde 2014, sigue consumiendo más carbón que el resto del mundo en su conjunto. A partir de 2017, el carbón proporciona más del 60 por ciento del uso total de energía del país asiático, según ChinaPower.

El año pasado, el régimen chino aprobó el desarrollo de siete nuevas minas de carbón. Eso significa que entre 2017 y 2018, la nación añadió casi 200 millones de toneladas de nueva capacidad de extracción de carbón. Luego, este año, China asignó fondos para otras 17 nuevas minas de carbón en todo el país. Se estima que las emisiones de CO2 de China crecieron un 4 por ciento en la primera mitad de 2019. Durante ese mismo período de tiempo, la demanda de carbón de la nación aumentó en un 3 por ciento, la demanda de petróleo en un 6 por ciento y la demanda de gas en un 12 por ciento.

Por supuesto, el carbón extraído en un área necesita ser transportado si se va a utilizar en otra área. China acaba de inaugurar el ferrocarril de Menghua, la línea ferroviaria de transporte de carbón más larga del país. Se espera que este ferrocarril, de más de 1600 kilómetros de longitud, transporte anualmente alrededor de 200 millones de toneladas de carbón desde las zonas mineras del norte de China hasta el centro industrial del sur.

Nada de esta expansión en la minería o el transporte marítimo es un buen augurio para la calidad del aire en China, que ya es un problema significativo. En una encuesta reciente patrocinada por el periódico estatal China Daily, más encuestados mencionaron la contaminación como su preocupación número uno más que cualquier otra cosa. La expansión también sugiere que quizás China no es el modelo a seguir cuando se trata de combatir el cambio climático provocado por el hombre.

Por supuesto, para que la campaña de desinformación tenga éxito, hay que suprimir las críticas. Recientemente, la Administración Meteorológica de China emitió regulaciones que prohíben los pronósticos meteorológicos de cualquier persona que no sean las agencias meteorológicas oficiales del estado. Los infractores están sujetos a multas de casi 8000 dólares.

Tal vez aún más desconcertante, en 2015, un experiodista de televisión de Beijing estrenó un largo documental titulado “Bajo la cúpula”. Se ha llamado la versión china del documental de Al Gore sobre el cambio climático, “Una verdad incómoda”. Millones de chinos vieron “Bajo la cúpula” en Internet y vieron las críticas al régimen chino por tolerar la mala calidad del aire. Sin embargo, una semana después de su divulgación, los principales sitios web chinos lo retiraron por orden del departamento central de propaganda del Partido Comunista.

El debate abierto -especialmente la crítica al régimen- no puede ser tolerado. Incluso el “progreso” que citan los defensores de China cuando aclaman su historial ambiental es engañoso.

En cuanto a sus “objetivos”, China se comprometió a reducir la “intensidad de las emisiones de carbono”, pero el gigante asiático no prometió imponer un techo de emisiones. La “intensidad de las emisiones de carbono” mide la cantidad de carbono liberado por dólar de actividad económica. Por lo tanto, con más actividad económica, se pueden justificar más emisiones. Así que, los niveles de emisión totales podrían seguir aumentando, y China seguiría cumpliendo sus objetivos mientras el crecimiento económico supere a esas emisiones. Ese no es el tipo de promesa que las naciones occidentales están haciendo o se les pide que hagan.

Al final, esta es una hermosa pieza de desinformación. China persigue agresivamente su programa económico utilizando la energía menos costosa disponible. Y además puede afirmar que está cumpliendo sus objetivos medioambientales, y los “expertos” occidentales lo señalan como un ejemplo de responsabilidad medioambiental. Moscú estaría orgulloso.

Ronald J. Rychlak es catedrático de Jamie L. Whitten en derecho y gobierno en la Universidad de Mississippi. Es autor de varios libros, entre ellos “Hitler, la guerra y el Papa”, “La desinformación” (en coautoría con Ion Mihai Pacepa) y “La persecución y el genocidio de los cristianos en Oriente Medio” (coeditado con Jane Adolphe).

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS