China y la caída del Muro de Berlín

Por Art Hartman
10 de Noviembre de 2019 Actualizado: 10 de Noviembre de 2019

Comentario

Hace treinta años, fui testigo de la historia, mientras los jubilosos alemanes del Este bailaban sobre el Muro de Berlín y daban sus primeros pasos hacia la libertad. Dirigí la “Expedición por la Libertad del Muro de Berlín” para conocer a los alemanes del Este que descubrían su nueva vida de libertad, y marchar con ellos en una manifestación masiva por la libertad.

La historia cuenta que el Muro de Berlín cayó, y como un dominó, también lo hicieron las dictaduras de Europa Oriental y luego la Unión Soviética, milagrosamente con poco derramamiento de sangre. Me paré en las escaleras ensangrentadas de Timisoara, Rumania, donde las tropas del dictador Ceaușescu no lograron aplastar los espíritus de los manifestantes.

Pero, ¿por qué? Después de todo, fue necesaria la Segunda Guerra Mundial para eliminar los sangrientos regímenes del Eje de la Alemania nazi, el Japón imperial y la Italia fascista, pero el imperio soviético se hizo polvo en solo dos años.

A mediados de la década de 1980, la Unión Soviética se encontraba en la cúspide de su expansión mundial y su poder. Dirigieron a las fuerzas revolucionarias comunistas de todo el mundo, construyeron armas terroríficas y mantuvieron un control férreo sobre su patria. Parecían tan eternos como las pirámides.

El presidente Reagan bromeó con la famosa frase: “Aquí está mi estrategia sobre la Guerra Fría: nosotros ganamos, ellos pierden”, pero detrás de eso había una estrategia a varios niveles que rechazaba el apaciguamiento ‘kissingeriano’ con un esfuerzo decidido a destruir el poder de la Unión Soviética.

Económicamente, Reagan obtuvo la cooperación de los saudíes para hundir el precio del petróleo, robando así a los soviéticos gran parte de sus ingresos extranjeros. Militarmente, su rápida modernización de nuestras fuerzas armadas obligó a los soviéticos a declararse en bancarrota al tratar de mantenerse al día, y su desarrollo inicial de la defensa con misiles puede haber sido la gota que colmó el vaso. En ese momento (antes de la OMC y el TLCAN), todavía fabricábamos prácticamente todo y aprovechamos nuestra inmensa capacidad industrial para reconstruir nuestro ejército en años, no en las décadas que podría llevar hoy en día.

El último dictador soviético, Mijail Gorbachov, se vio obligado a ponerse a la defensiva y habló de “perestroika” (reestructuración) y “glasnost” (apertura) junto con la lucha contra la corrupción para que pareciera que estaba siguiendo la demanda pública de libertad. Sin embargo, Gorbachov solo relajó ligeramente el control dictatorial sobre el pueblo soviético.

No creo que Gorbachov pretendiera que su imperio colapsara, pero inconscientemente y sin saberlo abrió una avenida al colapso que débilmente hacía eco de la famosa frase del presidente Reagan “derribar este muro” y de los mensajes e inspiración del Papa Juan Pablo II. A diferencia de hoy, nuestra OTAN y otros aliados apoyaban firmemente y estaban dispuestos a defender su libertad, presentando una retaguardia decidida a la estrategia de Reagan.

Lo que dio el golpe final al imperio soviético podría describirse como “expectativas crecientes”. Este principio, bien conocido en política exterior y psicología, es lo que en los meses previos a la caída del Muro de Berlín motivó a los líderes de Europa Oriental a aflojar y eliminar las barreras fronterizas, e inspiró a la gente a cruzar a Europa Occidental. Y es lo que hizo que la gente se precipitara al Muro el 9 de noviembre de 1989. Y es lo que hizo que el régimen de Alemania Oriental tuviera miedo de disparar las armas en ese día maravilloso.

Una vez que los caballos abandonaron el establo, ya era demasiado tarde para cerrar la puerta, y esta ola de sensación de libertad arrastró a los regímenes comunistas a la ruina de la historia. Puede ser que el liderazgo soviético estuviera demasiado desmoralizado y abrumado para ordenar la represión genocida que habría sido necesaria para restaurar su tiranía.

Esta sensación de expectativas crecientes se sintió al otro lado del mundo en China, llenando la Plaza de Tiananmen y las ciudades de toda China con millones de personas que exigían su libertad. Casi lo logran.

Hoy en día, los ciudadanos de Hong Kong están experimentando un sentimiento similar de rebelión popular. Millones de personas llenan las calles e interrumpen las actividades oficiales en un movimiento desesperado para proteger su preciosa libertad. La diferencia es que este levantamiento sigue el principio corolario de las “expectativas aplastadas”. Tanto las expectativas crecientes como las aplastadas han desencadenado históricamente revoluciones populares.

El mundo vio esto en 2009 cuando el pueblo iraní reaccionó ante el robo de las elecciones presidenciales tomando las calles en protesta. El régimen estuvo congelado durante muchos días, esperando que el presidente Obama reuniera a nuestros aliados para apoyar públicamente al pueblo. La represión iraní ocurrió solo después de que Obama dejara en claro que estaba del lado de la dictadura y le dio la espalda al pueblo.

Los hongkoneses (香港人) se están uniendo para oponerse al proyecto de ley (ya retirado) que habría permitido a la China comunista extraditar a ciudadanos de Hong Kong a China, lo que permitiría a Beijing enviar a muchos de ellos a los Laogai (campos de concentración), a la cárcel, o a ser ejecutados. Estas eran las expectativas aplastadas, de que su libertad protegida por la “Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong” estaba de repente en peligro.

El principal temor de Beijing es una “revolución de color”, como la “revolución naranja” en Ucrania o el “movimiento verde” en Irán, la casi exitosa revolución de Juan Guaidó en Venezuela e incluso la nefasta “primavera árabe”, todos ellos ejemplos de las expectativas crecientes que suscitaron movimientos revolucionarios populares.

La respuesta a los matones y principitos de Beijing en el aniversario de la caída del Muro de Berlín es: “¡Todavía no has visto nada!”

Independientemente de si la revolución popular de Hong Kong se extenderá a China o no, el fin del régimen comunista es solo cuestión de tiempo. Es la naturaleza humana básica.

Llegará el momento a pesar de la censura, la vigilancia y el seguimiento orwellianos, los campos de concentración, los “créditos sociales” y el miedo omnipresente al Estado militar-policial. Llegará el momento a pesar de las serviles reverencias y apaciguamientos a Beijing por parte de muchas de las naciones del mundo y de los imperios corporativos. Y el momento llegará de repente y de forma abrumadora.

¿Por qué? Un día, las expectativas crecientes –o aplastadas– encenderán la revolución de colores que Xi Jinping más teme. Y la fecha ingresará a los anales de la libertad humana con las honrosas fechas de la caída del Muro de Berlín, el Día “V-E” y el “V-J” en la Segunda Guerra Mundial y el Día del Armisticio en la Primera Guerra Mundial.

En este trigésimo aniversario del mejor final a una tiranía en la historia, miremos hacia adelante. A una China que expulsa a sus dictadores comunistas. Y a los regímenes de Irán, Corea del Norte, Venezuela, Cuba y otras tiranías que se derrumban ante las revueltas populares. Y a un futuro en el que la libertad humana ya no sea una especie en peligro de extinción, sino la norma establecida y apreciada en todo el mundo.

Art Harman es el Presidente de la Coalición para la Salvaguarda de la Exploración del Espacio Tripulado. Fue Director Legislativo y asesor de política exterior del representante Stockman (R-Texas) en el 113º Congreso, y es un veterano analista de políticas y experto político de base.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS