Christopher Reeve quiso terminar con su vida al quedar paralítico, pero un “pacto de amor” lo salvó

Por Robert Jay Watson
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

Para el actor Christopher Reeve, que se hizo famoso por su interpretación de Superman en la década de 1970, “un héroe es un individuo ordinario que encuentra la fuerza para perseverar y soportar, a pesar de los abrumadores obstáculos”. Según esa definición, su difunta esposa Dana Reeve encaja en el perfil. Destacada cantante y actriz de cine y televisión, después del trágico accidente hípico de su esposo en 1995, que lo dejó paralizado, se convirtió en una incansable cuidadora y defensora de las personas con discapacidades.

A pesar de que Christopher Reeve era cada vez menos capaz de valerse por sí mismo, Dana se quedó a su lado, dirigiendo la fundación que crearon para las personas con parálisis y criando a su hijo Will, que nació apenas tres años antes del trágico accidente de Reeve.

Aunque la propia Dana sería víctima de cáncer de pulmón en 2006, solo dos años después de la muerte de su esposo, inspiró a muchos con su valentía, positividad y fidelidad ante las grandes batallas que tuvo que enfrentar.

©Getty Images | Keystone

Cuando Christopher conoció a Dana en el festival de teatro de Williamstown en 1987, después de haber filmado cuatro entregas de la serie de Superman de 1978 a 1984, la famosa estrella de Hollywood se enamoró de la joven cantante. “Terminé enganchado, con la línea y la plomada”, dijo, según la CBS. Dana Reeve se mostró reacia al principio, pero Christopher la cautivó.

Sin embargo, el actor provenía de una familia desestructurada y estaba acostumbrado a vivir bajo sus términos. Dana, por otro lado, quería un compromiso serio de parte de Reeve. Aceptó ir a terapia y “superó su miedo al matrimonio”, según el biógrafo Christopher Anderson. Se casaron y poco después tuvieron a su hijo Will, que se unió a dos de los hijos de Christopher de un matrimonio anterior, Matthew y Alexandra.

©Getty Images | Jones

Christopher, que era conocido por su físico musculoso adquirido durante los años de Superman, era extremadamente activo en actividades como navegación, tenis y equitación. Apenas tres años después de su matrimonio, en 1995, fue en un torneo ecuestre amateur en Culpeper, Virginia, donde Christopher, entonces de 42 años, perdió casi todo. Arrojado de su caballo, la estrella se fracturó las vértebras superiores, y aunque los cirujanos lograron salvarle la vida, Reeve pasaría el resto de su vida paralizado.

Para Reeve, cuya condición física había sido una parte tan grande de su identidad como el “hombre de acero”, esto fue un golpe duro. Como el cirujano que volvió a unir el cráneo de Reeve a su columna le dijo al biógrafo Anderson: “[Él] quería terminar con esto en ese momento”. Reeve le dijo a su esposa que debía seguir sin él y le pidió que lo dejara morir.

“Le sugerí: ‘Tal vez debería irme'”, admitió Christopher a Barbara Walters en una entrevista en 1995 a 20/20. Pero mientras estaba dispuesto a renunciar, su esposa tenía otras ideas. “Sigues siendo tú y te quiero”, le dijo. Según su biógrafo, Dana hizo un “pacto de amor” con su esposo. “Espera dos años”, dijo, y agregó, “si todavía te sientes así dos años desde ahora, reconsideraremos esta pregunta”.

© Getty Images | HECTOR MATA

Fueron las palabras de su esposa las que lo impulsaron en su deseo de sobrevivir. “Y no estaría donde estoy hoy con la perspectiva positiva que tengo y el sentido de esperanza y propósito real, si no fuera por Dana”, declaró a 20/20.

Dana tuvo su parte de pruebas y tribulaciones, pero se dedicó por completo, primero a la rehabilitación de Christopher, y segundo a la causa de encontrar una cura para la parálisis. Juntos, crearon la Fundación Christopher y Dana Reeve, que continúa apoyando a los pacientes con parálisis y a sus familias, así como financiando la investigación que busca curar la enfermedad.

Getty Images | Nick Elgar

La pareja se convirtió en un símbolo de fuerza en la adversidad, ya que permanecieron juntos y se mantuvieron positivos a pesar de los increíbles desafíos de salud que Reeve enfrentó, quedando paralizados de los hombros hacia abajo. Mientras que mucha gente describía a Dana como una leona por estar con su esposo durante la parálisis, ella sentía que era completamente natural.

Como dijo el biógrafo Anderson: “Siempre bromeaba sobre el hecho de que la llamaran santa. No le gustó”. Cuando los periodistas hacían un gran revuelo de lo que ella había hecho por Reeve, ella decía: “Solo soy una mujer cuyo marido se cayó de un caballo y yo me ocupo de él, y eso es lo que hago”.

©Getty Images | Frazer Harrison

Christopher Reeve venció las probabilidades al sobrevivir 10 años después de su accidente, y finalmente falleció en 2004, cuando su hijo Will Reeve tenía solo 13 años. Como mencionó Dana, a ABC, “Hice un voto a Chris cuando nos casamos de que lo amaría, y de que estaría con él, en la enfermedad y en la salud, y lo hice bien”.

Dana Reeve también perdió a su madre poco después de la muerte de su esposo, y en un giro aún más trágico, fue diagnosticada con cáncer de pulmón en etapa 4 a pesar de no haber fumado nunca. Murió en 2006, dejando a su hijo atrás para que se enfrentara al mundo lo mejor que pudiera.

©Getty Images | Bryan Bedder

En cuanto a su hijo Will Reeve, sigue plenamente comprometido con la misión de ayudar a otros que sus padres le dejaron. “Mi mamá fue una de las personas más valientes que he tenido el privilegio de conocer, ella fue el pilar de nuestra familia”, expresó Will a ABC.

Como periodista deportivo y embajador de la fundación Christopher and Dana Reeve, Will manifestó: “Espero hacer que mis padres se sientan orgullosos todos los días. Me gustaría pensar que estarían orgullosos”. Explica que sus objetivos son simples: “Lo único que puedo controlar es a mí mismo y estar a la altura de su legado. Si hago eso, entonces estaré bien”.

*****

Mira a continuación:

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS