CIDH lamenta que Ortega cancele negociaciones y mantenga persecución a opositores en Nicaragua

Por EFE
02 de Agosto de 2019 Actualizado: 02 de Agosto de 2019

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lamentó este jueves la cancelación del régimen de Nicaragua a las negociaciones con la oposición, que tenían como objetivo superar la grave crisis sociopolítica del país, que ha dejado cientos de muertos en 15 meses.

“La CIDH lamenta la intención del Gobierno de Nicaragua, de no continuar el diálogo en la mesa de negociación, en un contexto de persistencia de violaciones a los derechos humanos y ante la necesidad de reformas que garanticen la no repetición”, informó la entidad, en una declaración pública.

El régimen de Daniel Ortega canceló las negociaciones con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia el 30 de julio pasado, pero la decisión no se supo hasta este jueves, cuando fue confirmada por el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, testigo del diálogo.

Durante la negociaciones, que iniciaron en febrero pasado, las partes acordaron que el régimen liberaría de forma definitiva a todos los “presos políticos” y respetaría la Constitución en lo referido a las libertades de expresión y de prensa, pero no cumplió, según la oposición.

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la CIDH, advirtió que al momento de cancelar las negociaciones, continúa la “persecución a opositores por medio de detenciones, amenazas y asedio; faltan investigaciones imparciales en los asesinatos que siguen ocurriendo; y las libertades públicas permanecen suspendidas”.

La oposición ha denunciado que cerca de 20 críticos de Ortega fueron asesinados en julio pasado, mientras que en la última semana de ese mes fueron arrestados al menos 9 opositores por día.

“El deterioro estructural de la democracia en Nicaragua, en particular la falta de independencia de los poderes públicos, ha sido un factor fundamental para mantener la represión sobre manifestantes opositores, defensores y defensoras de derechos humanos”, agregó la CIDH.

La negativa de Ortega a negociar se da a pesar de que el 28 de junio pasado la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) instó a las partes a reanudar una “negociación efectiva y de buena fe”.

La CIDH recordó que “el diálogo democrático es un elemento indispensable en las reformas institucionales que requiere Nicaragua para superar la crisis, conforme a los estándares de no repetición que obligan al Estado frente al derecho internacional”.

Desde el estallido social contra Ortega en abril de 2018, al menos 326 personas han muerto en el marco de la crisis, según la CIDH, pero organizaciones locales cuentan hasta 594.

El Meseni ha sostenido que Ortega ha cometido crímenes “de lesa humanidad” en el marco de la crisis.

Un proceso de aplicación de la Carta Democrática Interamericana está en marcha contra Nicaragua, que de ejecutarse la suspendería de la OEA.

 

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS