Científico: “Entrelazamiento cuántico” explicaría que la mente existe como campo separado del cerebro

Por Tara MacIsaac
16 de Junio de 2022 3:34 PM Actualizado: 16 de Junio de 2022 3:34 PM

La relación entre la mente y el cerebro es un misterio que resulta fundamental para entender nuestra propia existencia como seres conscientes. Algunos dicen que la mente es estrictamente una función del cerebro: la conciencia es el producto de las neuronas que se activan. Pero hay quienes se esfuerzan por comprender científicamente la existencia de una mente independiente, o al menos hasta cierto punto separada, del cerebro.

La revista científica NeuroQuantology reúne la neurociencia y la física cuántica— una encrucijada que algunos científicos han utilizado para explorar esta relación fundamental entre mente y cerebro.

Un artículo publicado en la edición de septiembre de 2017 de NeuroQuantology revisa y amplía las teorías actuales sobre la conciencia que surgen de este encuentro de las ciencias neurológicas y cuánticas.

El doctor Dirk Meijer. (Cortesía del Dr. Dirk Meijer; sakkmesterke/ Pixabay)

El Dr. Dirk K.F. Meijer, profesor de la Universidad de Groningen en Países Bajos, tiene la hipótesis de que la conciencia reside en un campo que rodea al cerebro, un campo que se encuentra en otra dimensión. Comparte información con el cerebro a través de un concepto conocido como entrelazamiento cuántico, entre otros procesos. Esto tiene ciertas similitudes con un agujero negro.

Este campo puede ser capaz de recoger información del campo magnético de la Tierra, de la energía oscura y de otras fuentes. A continuación, “transmite información en forma de ondas al tejido cerebral, que… es fundamental para el procesamiento de la información consciente y subconsciente a alta velocidad”, escribió Dirk.

En otras palabras, la “mente” es un campo que existe alrededor del cerebro; recoge información del exterior y la comunica al cerebro a una velocidad extremadamente rápida.

Describió este campo alternativamente como “un campo estructurado holográfico”, un “espacio de trabajo mental receptivo”, un “dominio metacognitivo” y el “espacio de memoria global del individuo”.

Las funciones extremadamente rápidas del cerebro sugieren que procesa la información a través de un mecanismo aún no revelado.

Hay un misterio sin resolver en la neurociencia llamado “problema de enlace“. Diferentes partes del cerebro se encargan de diferentes tareas: algunas trabajan en el procesamiento del color, otras en el procesamiento del sonido, etc. Pero todo esto se une de alguna manera como una percepción unificada, o conciencia.

La información se fusiona e interactúa en el cerebro con más rapidez de lo que se puede explicar con los conocimientos actuales sobre las transmisiones neuronales en el cerebro. Por tanto, parece que la mente es algo más que las neuronas que se activan en el cerebro.

Imagen ilustrativa. (Pixabay/ TheDigitalArtist)

Los neurocientíficos siguen buscando un mecanismo que se encuentre detrás de esta “unión” de partes dispares del procesamiento de la información en el cerebro. Meijer ha recurrido al entrelazamiento cuántico y a la tunelización para encontrar parte de la respuesta.

El entrelazamiento cuántico consiste en que las partículas parecen estar conectadas a pesar de las enormes distancias que las separan. Cuando se realizan acciones en una de las partículas, se observan los cambios correspondientes en las otras de forma simultánea e instantánea.

El túnel cuántico es un fenómeno en el que una partícula atraviesa una barrera que no debería poder atravesar según la física clásica.

Estos fenómenos cuánticos permiten procesos tan rápidos -que superan la velocidad de la luz- que no pueden explicarse con la física clásica. Así que podrían ayudar a explicar los procesos mentales ultrarrápidos del subconsciente.

Los principios de la física cuántica podrían explicar cómo la mente procesa la información.

Si una “mente” o campo mental pudiera interactuar con el cerebro de esta manera, eso podría ser un paso para explicar la rapidez de los procesos mentales. Meijer también utilizó la fluctuación onda-partícula de la materia en la física cuántica para explicar la relación entre el campo mental y el cerebro. La idea es que las partículas, como los electrones y los fotones, existen como ondas de probabilidad, pero también existen como partículas en caso de que esas probabilidades colapsen.

Imagen Ilustrativa. (Pixabay)

Del mismo modo, Meijer dijo que el campo mental es a la vez no material y, simultáneamente, parte del cerebro físico: “El espacio mental propuesto se considera no material, pero en relación con el cerebro individual, mantiene una relación onda/partícula no dual según los principios físicos cuánticos: depende directamente de la fisiología cerebral pero no es reducible a ella”.

La mente y el cerebro, dijo Meijer, están conectados. Están unificados, pero separados. Esta aparente paradoja es una firma de la física cuántica.

La mente puede residir en otra dimensión espacial.

Su hipótesis es que el campo mental se encuentra en otra dimensión: “El hecho de que no podamos percibir directamente este aspecto de la información se atribuye tradicionalmente a una cuarta dimensión espacial oculta… que no puede observarse en nuestro mundo tridimensional, pero que puede derivarse matemáticamente”.

Imagen Ilustrativa. (Pixabay/ geralt)

Esta cuarta dimensión espacial no es el tiempo. Más bien es un concepto de espacio-tiempo que incluye cuatro dimensiones espaciales, más el tiempo – una “estructura espacio-temporal 4+1”.

Citó estudios que han sugerido que este concepto de dimensiones podría reconciliar los desajustes entre la física tradicional y la física cuántica que acosan a los científicos en la actualidad.

Así, la mente existiría en la cuarta dimensión espacial.

La mente podría ser como un agujero negro.

Meijer imagina una especie de pantalla o frontera entre el mundo exterior y el campo mental individual. Compara esta frontera con el horizonte de sucesos de un agujero negro.

“Se supone que la información que entra en un agujero negro desde el exterior no se pierde, sino que… se proyecta en su pantalla exterior, llamada ‘horizonte de sucesos'”, escribió Meijer.

Imagen Ilustrativa. (Pixabay/ geralt)

“La conciencia es una condición límite entre una singularidad (agujero negro) y el espacio dentro del cerebro”, añadió, señalando que el horizonte de sucesos separa “un modelo mental de la realidad para uso interno en cada individuo” de todo lo que existe fuera de él. Sin embargo, está conectado a una “matriz de información universal”.

Este “límite holográfico dinámico” recoge información del interior del cerebro, así como de los “campos de información en los que nuestro cerebro está permanentemente inmerso”, dijo a The Epoch Times. “De este modo, está implícitamente conectado a una matriz de información universal”.

La estructura del hipotético campo mental podría adoptar la forma de un toroide.

La forma geométrica conocida como toroide es muy adecuada para la naturaleza y las funciones que Meijer atribuye a este campo mental.

El diccionario Merriam Webster describe un toroide como “una superficie en forma de rosquilla generada por un círculo girado sobre un eje en su plano que no interseca el círculo”.

Meijer presentó varias razones relacionadas con las teorías de la física para esta forma. Una de ellas está relacionada con una teoría sobre cómo oscila la actividad eléctrica en el cerebro.

La estructura de toro anidado sugerida por el Dr. Dirk Meijer para el campo mental conectado al cerebro. (Cortesía del Dr. Dirk Meijer)

La estructura en forma de toroide se encuentra en la física, desde la microescala hasta la macroescala extrema de los agujeros negros y el universo en su conjunto, explicó Meijer. Podría servir para integrar dinámicamente la información en la mente y el cerebro.

Meijer habla de implicaciones más amplias para la filosofía de las relaciones mente-materia.

“Nuestro trabajo, puede contribuir directamente a una respuesta sobre la famosa pregunta de [los científicos cognitivos y el filósofo David] Chalmers …: ¿cómo puede algo inmaterial como la experiencia subjetiva y la autoconciencia surgir de un cerebro material?” escribió Meijer.

La capacidad del campo mental de captar información de otros campos, tal y como la concibe Meijer, también podría explicar algunos fenómenos anómalos, como la percepción extrasensorial, señaló.

En su opinión, “la conciencia puede considerarse el bloque de construcción más básico de la naturaleza y, en consecuencia, está presente en todos los niveles del tejido de la realidad”.

Desde que surgió la física cuántica, los científicos han estado explorando su capacidad para explicar la conciencia, en la que encaja el trabajo de Meijer.

El físico Sir Roger Penrose y el anestesista Dr. Stuart Hameroff desarrollaron otra teoría llamada “reducción objetiva orquestada” u Orch-OR, que en la página web de Hameroff describe así “Sugiere que la conciencia surge de las vibraciones cuánticas en polímeros de proteínas llamados microtúbulos dentro de las neuronas del cerebro”.

Al igual que Meijer, Penrose y Hameroff creen que “hay una conexión entre los procesos biomoleculares del cerebro y la estructura básica del universo”. También han pedido un cambio importante en la forma en que los científicos ven la conciencia.

Hameroff dijo en una entrevista con el blog Singularity: “La mayoría de los científicos no pueden explicar la conciencia en el cerebro, así que no pueden decir que la conciencia fuera del cerebro es imposible”.

Actualización: El Dr. Dirk Meijer ha proporcionado a The Epoch Times una actualización de su artículo, en la que aclara que el túnel cuántico y el entrelazamiento no son los métodos más probables de transferencia de información entre el campo mental y el cerebro. Se ha demostrado que estos dos fenómenos solo proporcionan una correlación entre dos partículas, no necesariamente una transferencia de información (aunque puede que sea así con más investigaciones).

Más bien, la “resonancia de ondas cuánticas” es un mecanismo más probable de procesamiento de información extremadamente rápido en el cerebro. Esto significa que, en lugar de enviarse señales entre las neuronas del cerebro, un patrón de ondas que abarca todas las neuronas, así como el campo mental, transmite la información instantáneamente.

Imagina una onda vibratoria que sube y baja siguiendo un patrón consistente y que recorre todo tu cerebro e incluso fuera de él. Ese patrón comunica información que puede ser entendida por los receptores vibratorios de su cerebro. Todo esto ocurre en una dimensión y a un nivel microscópico que no es directamente perceptible a través de la instrumentación científica convencional de la que disponemos hoy en día, pero que puede inferirse a través de modelos físicos y matemáticos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.