Científicos chinos hablaron de ataque con coronavirus artificial años antes de pandemia COVID-19

Por Frank Fang
11 de Mayo de 2021
Actualizado: 11 de Mayo de 2021

Científicos militares chinos detallaron en 2015 una conspiración para desencadenar un coronavirus del SARS diseñado por bioingeniería para causar terror masivo y promover las ambiciones políticas mundiales del régimen comunista.

Estas revelaciones recién descubiertas se producen en medio de la intensificación del escrutinio sobre la posibilidad de que la pandemia de COVID-19 se haya originado por una filtración desde un laboratorio de Wuhan, un instituto que ha colaborado con los militares chinos.

Las teorías de los científicos militares chinos se detallaron en un libro de 2015, del que informó recientemente The Australian, de News Corp. Los científicos abogaban por la militarización de los patógenos, incluidos los coronavirus del SARS, para “causar terror y obtener una ventaja política y estratégica” sobre un estado enemigo.

La epidemia de SRAS de 2002 a 2003 infectó a 2769 personas y mató a 425 fuera de China continental, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los expertos afirman que es probable que las cifras dentro de China sean mucho más elevadas que las comunicadas oficialmente.

El libro de 261 páginas titulado “The Unnatural Origin of SARS and Genetic Weapons Based on Man-Made Viruses” (El origen no natural del SARS y las armas genéticas basadas en virus creados por el hombre) fue publicado en febrero de 2015 por la Military Medical Science Press, una editorial propiedad del ejército chino, el Ejército Popular de Liberación (EPL).

“El desarrollo de las armas biológicas ha entrado en una nueva etapa sin precedentes en la historia”, escribieron los autores.

Los autores continuaron implorando a los expertos chinos que “comprendan y presten atención a las armas genéticas contemporáneas” para cualquier posible guerra futura, incluso en el caso de que se produzca una tercera guerra mundial.

Las “armas genéticas contemporáneas” de las que hablaban los autores se refieren al uso de la biotecnología experimental y la experimentación con animales para modificar los genes de los patógenos, que podrían adaptarse para atacar los rasgos genéticos específicos de las poblaciones enemigas.

El despliegue de este tipo de armas biológicas sería más ventajoso que el uso de la guerra convencional y las acciones militares, argumentaban los autores, porque los movimientos militares pueden ser rastreados hasta el país y dar lugar a la condena internacional.

En las armas genéticas, en cambio, “puede ocultarse [su despliegue] y es difícil encontrar pruebas contra ellas”, escribieron los autores.

“Incluso ante las pruebas académicas, virológicas o animales, [se pueden] negar, impedir [que alguien plantee la cuestión], suprimir [las posibles acusaciones], dejando indefensas a las organizaciones internacionales y a las personas correctas”.

Xu Dezhong, uno de los dos redactores jefe del libro, era entonces analista del equipo nacional chino de prevención y tratamiento del SRAS. Sus funciones también incluían informar al máximo mando militar de China, la Comisión Militar China, según Baike, una plataforma similar a Wikipedia gestionada por el motor de búsqueda chino Baidu.

Xu también fue profesor del departamento de epidemiología militar de la Universidad Médica de las Fuerzas Aéreas de China. Esta escuela, antes conocida como Cuarta Universidad Médica Militar, está situada en Xi’an, la capital de la provincia central china de Shaanxi. Otros diez científicos de esta universidad militar figuran entre los 18 autores del libro.

El otro redactor jefe era Li Feng, que era subjefe de la oficina de prevención de epidemias del Departamento de Logística del EPL. No se sabe si Li sigue ocupando este puesto.

En el libro se discuten ampliamente las posibles consecuencias de un ataque con armas biológicas y las condiciones óptimas para liberarlas.

Según el libro, cualquier ataque podría saturar el sector sanitario local en torno a la zona cero. El sector médico se vería sometido a una “enorme carga” debido al gran número de pacientes, decía. Además, la necesidad de poner a los pacientes en cuarentena, así como el tratamiento médico prolongado, supondrían una carga adicional para los recursos médicos.

Un flujo estable de viento en una dirección es importante, dijeron los autores, para transportar los patógenos aéreos del arma biológica a la zona objetivo. Dado que estos patógenos pueden debilitarse bajo la luz solar intensa, es mejor liberarlos al “amanecer, al atardecer, por la noche o en un día nublado”, añadieron.

Además, los autores señalaron que la lluvia y la nieve no son condiciones óptimas porque este tipo de clima “reduciría la concentración efectiva” de los patógenos en el aire.

Orígenes de la pandemia

La divulgación del libro se produce más de un año después del brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus, en Wuhan, China. La mala gestión del brote inicial por parte del PCCh hizo que la enfermedad se extendiera por todo el mundo, cuando podría haber sido contenida, y que cobrara más de 3 millones de vidas en todo el mundo.

Mientras el mundo lucha por encontrar los orígenes de la pandemia, un número creciente de voces sugieren que el virus se filtró desde el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), y han exigido al PCCh que abra el instituto para su investigación. Beijing ha negado estas acusaciones, pero no ha presentado los registros del laboratorio para un examen independiente.

David Asher, exinvestigador principal de COVID-19 en el Departamento de Estado de EE. UU., dijo en marzo que el virus podría ser el resultado de un accidente de investigación con armas biológicas en el WIV.

En enero, el Departamento de Estado dio a conocer sus hallazgos sobre el WIV, el único laboratorio P4 de China (el nivel más alto de bioseguridad), concluyendo que el instituto “ha participado en investigaciones clasificadas, incluyendo experimentos con animales de laboratorio, en nombre de los militares chinos desde al menos 2017”.

El departamento dijo que tenía razones para creer que “varios investigadores dentro del WIV se enfermaron en el otoño de 2019, antes del primer caso identificado del brote, con síntomas consistentes tanto con el COVID-19 como con enfermedades estacionales comunes”.

También se descubrió que el WIV había participado en un proyecto financiado por el Estado entre 2012 y 2018, en el que se estudiaban los patógenos animales en los animales salvajes. El proyecto fue realizado por un equipo conjunto de científicos militares y civiles.

Sin embargo, un informe de marzo de un equipo de científicos chinos y extranjeros reunidos por la Organización Mundial de la Salud descartó la teoría de la fuga de laboratorio como “extremadamente improbable”. El informe fue muy criticado, y 14 países, entre ellos Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, expresaron su preocupación por las conclusiones, al tiempo que pedían un “análisis y una evaluación transparentes e independientes” sobre los orígenes de la pandemia.

Una advertencia

Anders Corr, director de la consultora política Corr Analytics, con sede en Nueva York, en un reciente artículo de opinión para The Epoch Times, dijo que el libro de los científicos militares chinos debería servir de advertencia sobre la posibilidad de un “bioataque sorpresa desde China”.

“No esperemos un bioataque sorpresivo. Acabemos con los programas de armas biológicas de China ahora, desvinculándonos defensivamente de la infraestructura STEM del país y minimizándola”, escribió Corr. STEM es un acrónimo de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Y agregó: “Añadir la máxima presión económica y política, para empujar a China hacia la tan necesaria democratización. Solo cuando el país se democratice deberíamos permitirle volver al sistema internacional”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS