Científicos “desenvuelven virtualmente” momia de 3500 años de Amenhotep I revelando antiguo misterio

Por Michael Wing
04 de Enero de 2022
Actualizado: 04 de Enero de 2022

Una momia envuelta de una novedosa calidad y aspecto excepcional, cuyos ritos funerarios se conservaron desde hace años, fue desenvuelta ahora —no a mano, sino virtualmente, utilizando escáneres de TC de última generación y software de modelado en 3D— revelando misterios de los antiguos reyes de Egipto.

En 1902, entre las momias reales trasladadas al Museo Egipcio de El Cairo se encontraba Amenhotep I, que reinó entre 1525 y 1504 a.C. durante la Dinastía XVIII, cuyos restos fueron encontrados en la tumba de Luxor Deir el-Bahari Royal Cache —donde se colocaba a la realeza del Nuevo Reino, para protegerla de los ladrones de tumbas, hace unos 3000 años—.

Amenhotep I, una de las pocas momias encontradas en los tiempos modernos completamente envueltas, fue objeto de admiración por parte del entonces director de antigüedades de Egipto, Gastón Maspero. Después de haber sido profanada por saqueadores de tumbas hace mucho tiempo, la momia fue enterrada de nuevo por los sacerdotes de la Dinastía XXI. El hermoso reenterramiento presenta guirnaldas de flores amarillas, rojas y azules, así como una máscara intacta de cartonaje y madera pintada con ojos de obsidiana y una cobra le adorna la frente. Cuando se abrió el ataúd de Amenhotep I, también se encontró en su interior una avispa preservada, posiblemente atraída por el olor de las guirnaldas, y quedó atrapada. Preservando la novedad de este ritual, Maspero dejó a Amenhotep I intacto.

Sin embargo, los recientes avances tecnológicos hicieron posible un “desenvolvimiento” virtual de la momia, revelando más de la historia oculta en su interior.

La momia de Amenhotep I con una máscara de madera pintada y cartonaje. (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)

Una unidad especializada de tomografía computarizada montada en un camión se trasladó al jardín del Museo Egipcio, donde los restos de Amenhotep I fueron examinados con exquisito detalle, capa por capa, con sofisticados escáneres de rayos X. A partir de los datos, un programa informático de última generación reconstruyó una representación en 3D, con objetos y materiales identificados en función de su densidad, permitiendo a los investigadores diseccionar con “bisturíes” digitales y “desenvolver” virtualmente la momia. De este modo, se pudo comprobar, de forma no invasiva, la manera en que Amenhotep I fue vestido, dañado por los saqueadores de la tumba y restaurado posteriormente.

El rey dentro de la momia

Debajo de las sábanas de lino envueltas transversalmente que bajaban en espiral por el cuerpo desde la cabeza hasta los pies, se hizo evidente el trabajo de los embalsamadores. Una incisión vertical de nueve centímetros realizada en el flanco inferior izquierdo de Amenhotep I indicaba la evisceración (extirpación de órganos); la cavidad abdominal inferior se rellenó con lino tratado con resina. Sin embargo, no se extrajo el corazón ni el cerebro, que se descubrió intacto, descansando en la parte posterior del cráneo.

Imagen tridimensional de la cabeza de la momia de Amenhotep I envuelta. (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)
El cerebro desecado conservado descansa en la parte posterior del cráneo. (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)
Imagen tridimensional de la cara desenvuelta digitalmente de la momia de Amenhotep I. (Cortesía de Sahar N. Saleem & Zahi Hawass)

La momia de Amenhotep I fue descrita con un rostro ovalado con ojos hundidos y mejillas hundidas. Su nariz es pequeña, estrecha y aplanada, mientras que sus dientes sobresalen ligeramente. Sus orejas son pequeñas con un pequeño piercing en el lóbulo izquierdo. En la parte posterior y en los laterales de la cabeza se observan algunos mechones de pelo enroscados.

Las estimaciones anteriores sobre la edad de Amenhotep I, basadas en exámenes de rayos X, primero en 1932, determinaron que tenía entre 40 y 50 años, y más tarde, a partir del análisis de los dientes en 1967, situaron su edad en 25 años. Sin embargo, las recientes tomografías computarizadas, que examinaron la sínfisis del pubis (un hueso de la parte inferior de la pelvis que se alisa con la edad), situaron la edad de su muerte en 35 años.

Amuletos protectores y rezos de los sacerdotes

También se encontraron treinta amuletos/joyas. Amuletos de metal, cuarzo, piedra y arcilla cocida de diversas formas y diseños aparecieron envueltos con la momia en diferentes lugares; había uno sobre el corazón y dos ubicados dentro de la cavidad anormal. Los embalsamadores habrían pronunciado rezos y los habrían colocado como protección para el difunto. Entre otros objetos, hay una faja de 34 cuentas de oro colocada en la parte inferior de la espalda de la momia, alfileres de hueso o marfil y clavos metálicos utilizados para sujetar las envolturas y las extremidades en su posición.

El antebrazo derecho está flexionado en el codo y cruza transversalmente la parte inferior del abdomen. El brazo y el antebrazo izquierdos dislocados se colocaron extendidos a lo largo del lado izquierdo del cuerpo. (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)
Los dos dedos que faltan en la mano izquierda están colocados dentro de la cavidad del cuerpo (indicados por la larga flecha negra). (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)
El pie derecho de la momia de Amenhotep I lleva clavos probablemente colocados para fijar la posición de la placa de madera a las envolturas circundantes. (Cortesía de Sahar N. Saleem y Zahi Hawass)

Asaltantes de tumbas, entierros y legados

También se encontraron pruebas del asalto por parte de los ladrones de tumbas. El brazo izquierdo se desarticuló y luego se volvió a envolver extendido junto al cuerpo de la momia. El brazo derecho de la momia, sin embargo, está doblado por el codo con el antebrazo superpuesto al abdomen, lo que indica que probablemente ambos brazos estuvieron alguna vez cruzados de igual manera. Dos dedos de la mano izquierda también fueron desmembrados, probablemente por ladrones de tumbas, y se encontraban dentro de un gran defecto de la pared de la cavidad abdominal. Y lo que es más notable, el cuello de la momia había sido cortado, la cabeza decapitada, y se había vuelto a unir con una banda de lino tratada con resina y un amuleto colocado debajo.

Aunque el proyecto de reenterramiento de los sacerdotes de la Dinastía XXI fue acusado de estar destinado al retiro y reutilización del equipo funerario real de los reyes del Tercer Periodo Intermedio, la remumificación de Amenhotep I es, sin embargo, notable. El desenvolvimiento virtual ha preservado esta historia única, a la vez que ha proporcionado información sobre los métodos de reenterramiento y los honores que los sacerdotes de la Dinastía XXI guardaban para su realeza ancestral.

Amenhotep I fue el segundo rey de la XVIII Dinastía que subió al trono tras la muerte de su padre, Ahmose I. El nombre Amenhotep significa “Amón está satisfecho”. Durante su reinado, protegió los territorios de Egipto, dirigió una campaña a Kush y una expedición a Libia. Su mandato fue pacífico y le permitió enfocarse en la organización administrativa y en la construcción de templos como el de Amón en Karnak y uno de Nubia en Sai.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS