Cientos de fondos de inversión privada colapsan en China, aumentando las víctimas financieras

Por Annie Wu - La Gran Época
13 de Agosto de 2018 Actualizado: 13 de Agosto de 2018

En medio de una ola de protestas de ciudadanos chinos que recientemente perdieron sus inversiones en plataformas de préstamos entre particulares (conocidos como P2P), otras miles de personas dicen que su dinero ha desaparecido en otra área del volátil sector financiero de China: los fondos de inversión privada.

El 8 de agosto, la Asociación de Administración de Activos de China, una organización industrial bajo la supervisión del Estado, publicó una nueva lista de instituciones con las que “perdió contacto”, elevando el total de fondos privados con los que “perdió contacto” a 170 desde el comienzo de año.

“Perdió contacto” significa que no han renovado su estado de registro con la asociación en los últimos tres meses tal como se requiere, y además no se los puede contactar mediante el número de teléfono o correo electrónico que registraron. Alrededor del 70 por ciento de estas instituciones son fondos de inversión privada o de capital de riesgo, según un análisis del periódico chino National Business Daily. El resto son principalmente fondos de cobertura.

Si bien este año el régimen chino ha iniciado una ofensiva contra la deuda y las inversiones de riesgo, sus intentos de ajustar la regulación de la industria financiera de la nación pueden estar quedando cortos. Muchos fondos de inversión privada han colapsado, y hace poco se reveló que algunos serían fraudulentos.

Por ejemplo, se sospecha que Yazhou Juejin con sede en Beijing, opera un esquema Ponzi, según informes del periódico estatal China Fund y el sitio de noticias financieras First Financial. Desde su creación en marzo de 2016, la firma había recibido decenas de miles de millones de yuanes en financiación, y en 2017 sus inversores obtuvieron rendimientos de más del 60 por ciento.

Pero en junio los inversionistas descubrieron que no podían retirar sus fondos, el sitio web de la empresa se dio de baja y nadie podía contactar al “representante legal” de la firma –generalmente el director de una empresa– Liu Zhiyuan.

Según la aplicación de noticias financieras FToutiao, más de 5000 personas pueden haber sido estafadas por fondos que suman un total de 15.000 millones de yuanes. Muchos de los empleados de Liu también habían invertido en la empresa.

Otro fondo de inversión privada en la lista con los que se “perdió contacto” es Zhong Jing Guo Tou, con sede en la ciudad sureña de Shenzhen, el cual ofreció contratos con tasas de interés del 8,3 por ciento para inversiones a seis meses y 9,3 por ciento para 12 meses, con pagos mensuales de intereses. El mes pasado se difundió la noticia de que la empresa estaba atrasada en el pagos de intereses a los inversores.

National Business Daily reportó además que el accionista mayoritario de la empresa, Bund Holding con sede en Shanghai, se encuentra bajo presión financiera.

Según el sitio de noticias financieras Quanshang Zhongguo, el valor total de las inversiones en la empresa es de aproximadamente 1800 millones de yuanes, incluyendo un inversor en particular con 780 millones de yuanes. Otros inversores también pueden tener pérdidas de millones de yuanes.

Un informe del 5 de agosto del Financial Times, describe que algunos de estos fondos con los que se “perdió contacto” en realidad son parte de grupos más amplios que también operaban las conflictivas plataformas P2P que recientemente colapsaron, y ahora están bajo investigación policial.

Muchas plataformas cerraron recientemente sin explicación, lo que llevó a los inversores que perdieron su dinero a buscar una compensación ante la Comisión Reguladora Bancaria de China. Sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano ya que las autoridades de Beijing enviaron a la policía a desmantelar las protestas.

A fines de julio los inversores que perdieron su dinero en fondos privados del Fuxing Group, se reunieron en una sucursal del Banco de Shanghai para solicitar un reembolso, de acuerdo a Financial Times. El accionista mayoritario del conglomerado huyó, dejando 25.000 millones de yuanes (USD 3700 millones) de inversiones en el limbo.

TE RECOMENDAMOS