Cigarrillo electrónico explota en la boca de un adolescente sacándole algunos dientes

Por Jesús de León – La Gran Época
20 de Junio de 2019 Actualizado: 20 de Junio de 2019

Un adolescente en EE. UU. estaba fumando su cigarrillo electrónico, cuando le explotó sacándole varios dientes, fracturándole la mandíbula y provocándole quemaduras en los labios.

Austin Adams, de 17 años, estaba tratando de dejar de fumar, así que recurrió a los cigarrillos electrónicos en un intento de aliviar su adicción al tabaco.

Su madre, Kailani Burton le compró un aparato de una compañía llamada VGOD. Adams estaba usando el dispositivo cuando explotó en su boca, reportó NBC.

Burton, que vive en Ely, Nevada, condujo en auto cinco horas para llevar a su hijo hasta el hospital más cercano que podía atender su lesión.

“Tuvo una lesión en la mandíbula inferior, así como quemaduras alrededor del labio”, dijo la Dra. Katie Russell, una de las cirujanas que trató a Adams, de acuerdo con NBC.

Russell y un colega describieron el caso el miércoles en el New England Journal of Medicine.

La explosión que hirió a Adams fue “totalmente inesperada”, dijo Russell a NBC News. “No recuerdo haber hecho nada incorrecto con el dispositivo de antemano, simplemente explotó.”

El incidente, que ocurrió en marzo de 2018, también hizo un agujero en las encías de Adams.

“El tejido se vaporizó”, dijo el médico Jonathan Skirko, un cirujano pediátrico de nariz y garganta que también trató al adolescente.

Tras la lesión, Austin Adams tuvo que usar frenos temporales para ayudar a sus dientes restantes a alinearse correctamente.

Cigarrillo electrónico Vaping360/Flickr

Su mandíbula estuvo cosida con alambre durante seis semanas, razón por la cual solo pudo ingerir líquidos y alimentos en puré. Desde entonces se ha recuperado completamente de la lesión.

FDA advierte sobre baterías de los E-cigarrillo

Algunos cigarrillos electrónicos parecen cigarrillos, cigarros o pipas regulares. Foto de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC).

La semana pasada, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) publicó la guía para los fabricantes que están presentando nuevas solicitudes para productos de tabaco, que incluye cigarrillos electrónicos (E-cigarrillo).

La agencia ahora recomienda que las compañías proporcionen información detallada sobre los tipos de baterías que utilizan, así como información sobre cómo abordar la probabilidad de sobrecalentamiento, incendio y explosión.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos electrónicos que calientan un líquido y producen un aerosol, o una mezcla de pequeñas partículas en el aire.

La mayoría de ellos tiene una batería, un elemento que produce calor y un espacio que contiene el líquido.

Izuan Izam/Flickr

Las explosiones de los e-cigarrillos ocurren cuando la batería de iones de litio se recalienta, de acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos.

FDA sugirió que las compañías deben rehacer sus baterías para hacerlas menos propensas a sobrecalentarse, escribió un portavoz de la FDA en un correo electrónico a NBC News.

Más allá de la FDA, otras agencias federales están tomando nota sobre esta cuestión.

Un informe de 2017 de la Administración de Incendios de EE. UU., afirmó que: “La forma y la construcción de los cigarrillos electrónicos pueden hacer que se comporten como ‘cohetes en llamas’ cuando falla la batería (más probable que otros productos con baterías de iones de litio)”.

“Está claro que estas baterías no son una fuente segura de energía para estos dispositivos”, dice el informe.

Muertes y lesiones

Se conoce que dos personas en EE. UU. murieron por explosiones de cigarrillos electrónicos.

Un hombre de 24 años de Texas murió en enero cuando su e-cigarrillo explotó, lanzando una parte metálica del dispositivo a su cuello y cortándole una arteria.

El año pasado en Florida un hombre murió cuando su casa se incendió luego que su e-cigarrillo explotó, según dijeron las autoridades de bomberos.

Además, un estudio publicado el año pasado reveló que entre 2015 y 2017 hubo 2035 visitas a las salas de emergencia de EE. UU. debido a quemaduras de cigarrillos electrónicos y lesiones relacionadas con las explosiones.

Nicotina e ingredientes del aerosol

Según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. (CDC), la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen nicotina, la droga adictiva que tienen los cigarrillos y cigarros regulares, y otros productos de tabaco.

La nicotina puede dañar el cerebro en desarrollo de los adolescentes porque el cerebro se sigue desarrollando hasta alrededor de los 25 años.

“Consumir nicotina en la adolescencia puede dañar las partes del cerebro que controlan la atención, el aprendizaje, el estado de ánimo y el control de los impulsos”, advirtió.

Algunos de los ingredientes que tiene el aerosol de los cigarrillos electrónicos también podrían ser dañinos para los pulmones a largo plazo. Por ejemplo, algunos saborizantes de los cigarrillos electrónicos podrían ser seguros para comer, pero no para inhalar, porque el aparato digestivo puede procesar más sustancias que los pulmones.

No obstante, según el British Medical Journal (BMJ) el vapor es por lo menos un 95 por ciento menos dañino que el fumar (siempre y cuando el cigarrillo no explote), de acuerdo con Ladbible.

*****************************

Te presentamos:

Una introducción a Falun Dafa

TE RECOMENDAMOS