Cineasta crea filmes sobre redes sociales e inicia “conversaciones reales” en escuelas de todo el mundo

Por Catherine Yang
23 de Diciembre de 2019
Actualizado: 23 de Diciembre de 2019

Cuando Scilla Andreen se propuso hacer una película sobre los efectos del uso de las redes sociales, la gente se imaginó una exposición sobre los males de estas grandes plataformas o gobiernos.

En su investigación, Andreen analizó cómo los desarrolladores están diseñando aplicaciones sin tener en cuenta la salud humana, el papel que el gobierno podría desempeñar y los derechos de la Primera Enmienda que podría restringir. Pero decidió no centrarse en nada de eso.

¿Está usando la tecnología, o la tecnología lo está usando a usted? Esa es una pregunta que la gente se hace a medida que se revelan los efectos negativos de las redes sociales. Sin embargo, en lugar de tratar de determinar a quién culpar, Andreen está buscando soluciones.

“Me he metido en todo, lo he mirado y he pensado, bueno, aquí está el poder, la esperanza, que cuando nos demos cuenta de que como seres humanos individuales, sin importar el color, la educación o el origen socioeconómico, tenemos poder”, dijo.

Scilla-Andreen
La cineasta Scilla Andreen. (IndieFlix)

Al final del día, usted decide cómo usar su teléfono. “Quiero dar poder a la gente para que tome decisiones”, dijo.

“La razón por la que hay quinoa y col rizada en los estantes de las tiendas de comestibles es porque la gente dijo: ‘Queremos comida saludable en cada estante de la tienda de comestibles’. No solo una cooperativa o algo muy alejado. Así que, nosotros como personas tenemos mucho poder. Y si usamos ese poder, con nuestra voz, con nuestras acciones y con nuestras billeteras, creo que podemos afectar el cambio mucho más rápidamente que con el gobierno y a través de las corporaciones”.

“Necesitamos un contexto, necesitamos información y necesitamos un elemento de acción. Necesitamos un camino hacia adelante, que sea libre, que podamos hacer por nosotros mismos para modelar y ayudarnos a nosotros mismos y luego podamos ir y apoyar a otros”.

Andreen, la directora general de IndieFlix, dirigió “Like” (Me gusta), que salió a principios de este año. En ella entrevista a niños de tan sólo 8 años (cuando reciben su primer teléfono inteligente), adolescentes mayores de todo el mundo y expertos en neurociencia, psicología, tecnología, investigación de mercado, salud mental y otras áreas.

metro
En el proceso de hacer “Like”, salieron a la luz las propias adicciones telefónicas de los adultos. (IndieFlix)

“Es curioso, me puse a pensar que iba a entrevistar a todos estos niños y que ellos nos iban a contar todas estas historias maravillosas y que tendría una idea de lo que está pasando con esta generación”, dijo. “Lo que aprendí rápidamente fue que en realidad era bastante aburrido”.

“Todos los niños dijeron exactamente lo mismo: ‘Es una ‘lata’, es trabajo, pero si no lo hago, estoy fuera de contacto, perderé la conexión con mis amigos’. Es su fuente de socialización”. Andreen, madre de seis hijos, está frecuentemente en su teléfono.

En cambio, el proceso de realización de la película reveló las propias adicciones al teléfono de los adultos. Mientras que la generación más joven puede ser tan dependiente de sus teléfonos que no sabe dónde mirar en las conversaciones cara a cara, sus padres modelaron ellos mismos ese interminable tiempo en la pantalla.

La película se está proyectando actualmente en todo el mundo, a menudo en escuelas, en lugares donde la gente puede tener una conversación sobre “Like” después.

Se ha presentado “en casi 900 proyecciones en 11 países, y sigue creciendo”, dijo Andreen.

A la gente le gusta que la película de Andreen no dice que se le quite el teléfono inteligente a nadie, ni está criticando a las redes sociales. En cambio, llama la atención sobre nuestros propios comportamientos y sobre lo que se puede hacer para recuperar la autonomía que podríamos haber dado inadvertidamente a la tecnología.

“La gente necesita usar estas herramientas para mejorar la condición humana y ayudarse mutuamente a ser amables”, dijo.

Profundizando en la salud mental

La idea de “Like” surgió de forma natural para Andreen en el proceso de trabajar en su anterior película, “Angst”, que trata sobre la ansiedad y la salud mental.

“Una mujer que trabajó conmigo y sabía que yo hacía películas y las llevaba a la comunidad —literalmente salimos a miles de escuelas y comunidades y corporaciones en 75 países— dijo: ‘Tienes que hacer una película sobre la salud mental'”, recordó.

Andreen no estaba segura; sus películas son para edades de 10 años en adelante, y se proyectan en muchas escuelas; la salud mental parecía ser un tema muy importante. Además, no sabía nada al respecto, ya que su nicho estaba en los temas más ligeros y empoderantes.

Dr.-Christakis
Dimitri Christakis, que aparece en “Like”, es el director del Centro de Salud, Comportamiento y Desarrollo Infantil del Instituto de Investigación Infantil de Seattle. Es autor de “El elefante en la sala de estar: haga que la televisión funcione para sus hijos”. (IndieFlix)

“Me lo pidió durante un año, y la veía todas las semanas. Y luego me enteré el día de Año Nuevo que se suicidó. Era una madre con dos hijos”, dijo.

Andreen siempre ha sentido que podía ponerse en el lugar de la gente, pero no tenía ni idea de lo que estaba pasando con su colega, o qué hacer con todas esas historias de niños que acababan de recibir magníficas becas o ganar algún premio y que se están suicidando. Ella necesitaba entender.

“Y yo solo pensé: Voy a hacer una película sobre la salud mental, no tengo ni idea de cómo es eso, pero va a estar llena de esperanza, y nos va a ayudar a tener una mejor comprensión de lo que está pasando”, dijo.

“¿Por qué es que un niño de octavo grado se está muriendo por suicidio? ¿Qué está pasando?”, preguntó. No le importaba que la película fuera pesada y que nadie la viera. “Realmente no tenía otra opción, era la única manera de canalizar mi dolor y también tenía mucha curiosidad, tenía que saber lo que estaba pasando”.

Entrevistó a padres, niños, educadores, médicos y científicos del cerebro, y se dio cuenta de que podía hacer de este tema uno que no diera miedo a la gente. Y es difícil hablar de ello, porque “el estigma, la vergüenza, el miedo —hay tanto miedo a su alrededor porque es la vida y la muerte”.

También se dio cuenta de que ella misma es un caso de ansiedad social de un libro de texto. Había crecido inventando juegos para jugar con ella misma, para hackear su cerebro y convertir algo que podría haberla paralizado en un superpoder.

“Cuando empiezas a entender y escuchar sobre la ciencia del cerebro, es fascinante y hay mucha esperanza”, dijo. “Esa esperanza me dio una tonelada de energía, enfoque y dirección, obteniendo información para que la gente sepa que hay herramientas maravillosas que son gratuitas”.

“La ansiedad es cien por ciento tratable, no cien por ciento curable, pero es cien por ciento tratable en la medida en que puede convertirse en tu superpoder. Puedes convertirla en algo realmente genial para ti”.

Al principio fue difícil proyectar la película. Las escuelas con las que Andreen había trabajado estaban interesadas pero preocupadas por no tener los recursos para tener las conversaciones que la película generaría. Después de unos meses, fue muy bien aceptada.

“Hemos tenido más de 4.000 proyecciones comunitarias en 69 países. Está subtitulada en siete idiomas y doblada en español”, dijo. “También se va a utilizar como parte del plan de estudios para capacitar a los maestros y profesionales de la salud mental en varias comunidades”.

“Se ha convertido en una herramienta increíble para abrir cómodamente una conversación en una comunidad a escala masiva. Es casi como una terapia comunitaria”.

jovenes-teléfono-película
Andreen ha hablado con muchos jóvenes que están interesados ​​en tener conversaciones cara a cara pero no saben por dónde empezar. (IndieFlix)

Andreen dice que ha sido como sostener un gran espejo para mirarse y darse cuenta de que es normal tener ansiedad. La vida nunca ha sido sin estrés, y debemos aprender maneras de lidiar con eso, explica.

También ha escrito un libro llamado “The Creative Coping Toolkit” (El juego de herramientas creativas de afrontamiento) que incluye muchos de los pequeños trucos que ella misma ha usado (chasquidos rítmicos, recitar los meses al revés, sostener su confiable y suave piedra de saltar en la mano) para ayudar a las familias a tener estas conversaciones, sin siquiera hablar de “salud mental”, porque en realidad se trata de crear conexiones.

Algo que surge con frecuencia es si la ansiedad está realmente en aumento o si simplemente hemos mejorado en la identificación de la misma. Andreen, que piensa que es un poco de ambas cosas, dice que gran parte del aumento tiene mucho que ver con nuestras proyecciones.

“Surgió tanto, literalmente en cada entrevista, que la gente sintió que la razón por la que había un pico de ansiedad debido a las redes sociales era porque había mucha maldad y ciberacoso en las redes sociales [sic]”, dijo.

La “angustia” llevó directamente a “Like”, y la trilogía de Andreen de películas sucintas e impactantes de una hora de duración se completará a principios de 2020 con “The Upstanders”, una película sobre la resistencia y el acoso.

Todos estos temas están conectados.

¿Por qué somos malos en línea?

Comenzó con el deseo de responder a la misma pregunta de ¿por qué la gente está siendo mala en línea?

“Todo el mundo dice: ‘Bueno, porque hay anonimato’, pero no creo que la gente sea inherentemente tan mala”, dijo Andreen. “Algo más está en juego aquí”.

Sabía de primera mano que las redes sociales podían ser un poder para el bien. Cuando su hija fue diagnosticada con cáncer cervical y ella y su esposo no podían pagar un estudio clínico, recurrieron a la financiación colectiva y recibieron una gran cantidad de amor y apoyo en un momento muy difícil.

Así que ella regresó a todos los expertos, padres e hijos, y preguntó: “¿Por qué participarías en algo tan cruel y malo con otra persona?”.

“Algunos de ellos simplemente dicen: ‘Tengo miedo de luchar, porque entonces tengo miedo de que me intimiden’, o ‘No sé por qué lo hice. Simplemente lo hice. No estaba pensando'”, dijo. “Luego está, ‘Lo hice porque veo a mis padres haciéndolo’, ‘Veo que la gente que está en línea es tan mala y cruel con los demás’. Está en todas las noticias”. Y entonces empiezas a darte cuenta cuando lo desglosas, que realmente se trata de la resiliencia.

Max-Stossel
Max Stossel, el narrador de “Like”, es el jefe de educación del Centro de Tecnología Humana. (IndieFlix)

“Se trata de la conexión, de pertenencia. Se trata de, ¿te importa? ¿has escuchado?”.

“Si un niño va a disparar a sus compañeros, ¿sienten que pertenecen a algo? ¿Sienten que importan? ¿Sienten que a alguien le importa? ¿O se sienten invisibles? ¿Están tan desconectados? ¿Probablemente estén privados de sueño? ¿No son amados? ¿No tienen ninguna conexión consigo mismos?”.

Mientras estaba preparando la película, se realizó un estudio que identificaba a la generación más joven como la más solitaria del planeta, incluso más que los ancianos.

“Entonces, te das cuenta, OK, veamos los efectos en el cerebro de todo esto. El hecho de que estén solos los pone en un estado de lucha o huida, no duermen, no se alimentan, no salen a la calle y no reciben el sol en la cara, o simplemente respirar aire fresco”, dijo Andreen.

Estas son cosas que alimentan nuestros cerebros y estimulan nuestros sistemas inmunológicos y nos dan una sensación de bienestar. Ese déficit, además del ciclo de 24 horas de noticias de última hora, notificaciones pseudourgentes y las luces LED, hace que el estado de ánimo sea deficiente, dijo.

“Tenemos que volver a casa; tenemos que nutrir nuestras necesidades fisiológicas básicas. Y luego necesitamos tacto, necesitamos conexión. Necesitamos seres humanos a nuestro alrededor que nos miren”, dijo. “Necesitamos otra vez el contacto humano real, propiamente dicho. Y es fascinante para mí, podemos llegar allí realmente rápido. Pero va a requerir algún esfuerzo de conseguir tiempo para estar juntos, lo cual es para la gente más joven, realmente incómodo”.

Andreen ha hablado con muchos niños y les ha preguntado si les gustaría que la escuela tuviera una clase sobre cómo tener una conversación real sin dispositivos.

“Ellos estaban como, ‘Oh, eso sería realmente genial'”. Luego preguntó qué es lo que hay que enseñar. Le dijeron: “Bueno, ¿a dónde miramos? ¿Qué hacemos con las manos? ¿Dónde tiene que ir el teléfono?”.

Ella dijo: “Pensé: ¿es en serio? Estos son alumnos de noveno y décimo grado, y de quinto grado. Lo más importante es dónde mirar”.

La esperanza de Andreen con sus películas es que no solo valoremos sino que busquemos y construyamos conexiones humanas.

“Mi esperanza es que la gente quiera autorregularse porque se inspiran para hacerlo, porque ven los beneficios de ello. Y que realmente empecemos a conectarnos unos con otros en tiempo real, como el tiempo físico de la vida real”, dijo. “La liberación de sustancias químicas en el cerebro cuando se mira a los ojos de otra persona, un ser humano, crea una sensación de bienestar y fortalece el sistema inmunológico. Eso no se obtiene al mirar el teléfono”, señaló.

“Siento que si la gente empezara a conectarse más en la vida real, solo unas pocas horas más al día, siento que el mundo cambiaría.

“Tengamos una conversación sobre todas estas cosas. Porque cuando hablamos de ello, podemos encontrar maneras de crear un equilibrio en nuestras vidas”.

Elementos de acción

Como la mayoría de nosotros sabemos, y como “Like” explica, los desarrolladores de la mayoría de las aplicaciones y plataformas de redes sociales están tratando de aumentar el tiempo que pasas en sus plataformas. No les importa la edad que tengas o si estás durmiendo, comiendo o moviéndote; ellos están tratando de aumentar su número.

Saber eso no es suficiente, dice Andreen. Se necesitan algunas acciones para crear un equilibrio.

Por ejemplo, mirar su colorido teléfono hace que su cerebro se ilumine —porque está diseñado para ello—, en algunos casos, son las mismas partes de su cerebro las que se iluminan cuando ve a alguien que ama. Pero si el teléfono está en escala de grises, es sorprendente que el cerebro no se ilumine.

“Honestamente, cuando mi teléfono está en escala de grises, no puedo soportarlo. Ni siquiera quiero mirar mi teléfono”, dijo Andreen. Ella dice que es al punto que si quiere usarlo, tiene que apagar la escala de grises.

“Creo que en todas las preguntas y respuestas a las que he ido, le pregunto a la gente: ‘Levanten la mano si usan su teléfono móvil como despertador'”. Diría que el 95 por ciento del público levanta la mano, y eso es de niños a adultos.

“Y así, cuando te das cuenta de que cuando te despiertas por la mañana y tu teléfono móvil se apaga y lo miras para apagar la alarma, ese hermoso color del teléfono estimula inmediatamente tu cerebro, y empiezan a liberarse sustancias químicas en el cerebro que le dicen al cerebro que esta cosa que está en tu mano, que estás mirando para apagar la alarma, es mucho más interesante que cualquier cosa en tu habitación”, explica.

“Más interesante que la persona que está a tu lado, o lo que hay fuera de la ventana y el clima, o el arte en las paredes, o qué tal solo tus sentimientos. Las cosas que estás cavilando en tu pensamiento y el sentimiento sobre lo que pasó ayer o el otro día”.

Pero si tu teléfono está en escala de grises, no tiene el mismo efecto. Mejor aún, dice Andreen, consigue un despertador analógico.

“Eso es enormemente poderoso e impactante para cambiar el comienzo de tu día, que a veces es el único momento en que tenemos unos minutos con nosotros mismos, para conectarnos con nosotros mismos, de modo que podamos conectarnos eficazmente con los demás y navegar nuestro día”, señaló.

Otra acción es desactivar todas las notificaciones que no provengan de ningún otro ser humano, como las aplicaciones de ventas o citas o las redes sociales que le dicen que revise, revise y revise.

“Se pueden revisar cuando se quiera, no porque te lo digan”, dijo. “Esos pequeños ajustes tienen un gran impacto. Es como sacar una piedra de tu zapato”.

Creando comunidad

Andreen originalmente fue a la escuela de ciencias políticas.

“Y me enamoré de un director y la abandoné”, dijo.

Empezó a trabajar en anuncios y luego en la televisión en el diseño de vestuario. Más tarde, comenzó a producir y dirigir cortometrajes y, eventualmente, largometrajes. Una vez en el circuito de festivales de cine, se dio cuenta de que había miles de grandes películas que nadie vería nunca, porque solo una pequeña parte de lo que se produce cada año se distribuye desde Hollywood.

“Así que pensé: ‘OK, voy a empezar la compañía que será un hogar para todos los cineastas que conozco y todas sus historias que Hollywood no está recogiendo'”, dijo.

Ella y su mejor amiga fundaron IndieFlix, como una compañía de DVD a pedido en 2005, y en pocos meses se lanzó de cabeza a aprender cómo construir y dirigir un negocio. Creció hasta convertirse en un negocio completo, con más de 12.000 títulos con derechos globales de transmisión.

Con el tiempo, llegó el momento en que Andreen se dio cuenta de que no quería ver ninguna de las películas en su propia plataforma; aunque había trabajado muy duro, el negocio estaba muy lejos de las raíces creativas de la cinematografía que lo inspiraron.

“Y una pequeña película llamada ‘Finding Kind’ cruzó mi escritorio”, dijo.

Andreen había sido muy acosada cuando era niña y había prometido que si alguna vez tenía la oportunidad de ayudar a evitar que alguien más fuera acosado, se esforzaría mucho por hacerlo. Tenía un interés muy personal en ayudar a que la película fuera financiada y distribuida, pero no en su plataforma de transmisión. Quería llevarla directamente a las escuelas.

“Creo que debería ser proyectada en las escuelas, donde los niños pueden verse unos a otros viendo la película y tener una conversación”, dijo.”Así que la llevamos a la escuela de mi hija y la mostramos a los alumnos de sexto y séptimo grado, y ha tenido un impacto increíblemente poderoso en la difusión de esa comunidad: se corrió la voz por sí sola. Esa película todavía está fuera de línea. Lleva 10 años y se ha proyectado en 50 países diferentes”.

Mostraba a Andreen una nueva forma en que el cine podía afectar al mundo, lo cual se había propuesto hacer con IndieFlix en un principio. Decidió seguir con el método de distribución offline, en un momento en que el streaming estaba ganando terreno rápidamente.

Ahora, una década más tarde, ese enfoque ha demostrado ser el correcto.

“A veces, tenemos 60 personas, a veces, tenemos 800 personas en un auditorio. Es agradable, la energía en la sala es tan poderosa que no se siente nada como lo que se sentiría excepto en raras ocasiones en una sala de cine típica”, dijo. “Las conversaciones, la emoción, la conexión, la solidaridad, es una energía que es difícil de explicar y difícil de imaginar para la gente a menos que la hayan experimentado”.

“Hemos llegado a millones de personas y todas son conversaciones que se tienen fuera de línea. Y lo hermoso es que estas conversaciones comienzan en las proyecciones, pero se acumulan en nuestra vida diaria, en la fila del supermercado o en el carril para compartir el auto o en la práctica de fútbol”, dice.

“Estamos construyendo comunidad con estas películas. Y sobre todo he seguido mi corazón y lo que se sentía bien. Porque, para mí, cuando sigo mi corazón y hago lo que me apasiona naturalmente, aunque no tenga sentido para los demás, parece que tengo una energía ilimitada para hacerlo. Y una claridad absoluta”.

****

Le puede interesar:

“Me quedé sin palabras y soy escritor”, dice editor al ver Shen Yun

TE RECOMENDAMOS