Ciudad costera de California en proceso de prohibir exportaciones de carbón

Si impone una prohibición de carbón se cerraría un importante puerto de exportación
Por BRAD JONES
16 de Enero de 2020 Actualizado: 16 de Enero de 2020

Una ciudad costera de California está trabajando para prohibir la exportación de carbón y cerrar un puerto que maneja una cuarta parte de las exportaciones de carbón de la costa oeste de Estados Unidos.

Aunque muchos medios de comunicación informaron que el Consejo Municipal de Richmond aprobó la prohibición el 14 de enero, la ordenanza solo pasó una sesión de votación y pasará a una segunda lectura en las próximas semanas, antes de que el consejo realice una votación final.

El alcalde de Richmond, Tom Butt, quien es un gran partidario de la prohibición, le dijo al periódico The Epoch Times: “Es ampliamente conocido que el carbón es uno de los peores, si no el peor de los combustibles fósiles, por la contaminación del aire, las contribuciones a los gases de invernadero y el calentamiento global. En realidad es una desafortunada elección y es realmente desafortunado que siga existiendo”.

Pero los opositores advierten que la prohibición resultaría en pérdida de empleos -tanto en la terminal local como en las minas de Utah donde se origina el carbón- y en una costosa batalla judicial. Otras ciudades costeras también se han puesto en marcha contra la industria del carbón, como Oakland, donde la prohibición entró en vigor en 2016. En 2018, un juez federal revocó la prohibición de Oakland, y la ciudad está actualmente apelando esa decisión.

Los puertos costeros sirven a una creciente demanda de carbón de los mercados asiáticos. Richmond maneja alrededor de un millón de toneladas métricas del combustible anualmente, gran parte del cual se destina a Japón para satisfacer sus necesidades de electricidad a raíz de la suspensión de su programa de energía nuclear. La terminal de Richmond también envía coque de petróleo a otros países, principalmente para su uso en la fabricación.

Los activistas ambientales ven la prohibición del carbón como una forma de reducir la contaminación local por el polvo del carbón y de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. La ordenanza de Richmond sobre el carbón establece que las empresas deben eliminar gradualmente el carbón y el coque de petróleo en un plazo de tres años.

Manifestantes en contra el uso del carbón durante la cumbre del G20 en Osaka, Japón, el 28 de junio de 2019. (Pak Yiu/AFP vía Getty Images)
El ingeniero de operaciones Manny Gouveia, un trabajador de la terminal Levin-Richmond. (Cortesía de Operating Engineers Local 3)

Protestas de la compañía de la terminal

“Estamos decepcionados con la votación y seguimos solicitando que el Consejo de la Ciudad rechace la propuesta y en su lugar adopte la recomendación unánime de la Comisión de Planificación de ‘conocer los hechos’ antes que voten sobre la ordenanza”, dijo Barbara O’Neill, vicepresidenta de Levin-Richmond Terminal Corporation (LRTC) que opera la terminal. “Hay mucho en juego. La adopción de esta ordenanza amenaza los empleos y resultará en años de litigio”, dijo ella en un correo electrónico.

Uno de “los hechos” a los que se refiere O’Neill es una evaluación de la calidad del aire local relacionada con el polvo del carbón.En 2017, el exgobernador Jerry Brown firmó el proyecto de ley 617 de la Asamblea, un programa de gestión de la calidad del aire. Este incluye el uso de nuevas tecnologías de monitoreo de la contaminación para evaluar la calidad del aire en las comunidades. O’Neill instó al consejo de la ciudad a retrasar cualquier acción adicional sobre la ordenanza del carbón hasta que se complete el estudio ordenado por la AB 617.

Ella dijo que un estudio anterior sobre la calidad del aire realizado por Sonoma Technology concluyó que la terminal no está causando una contaminación del aire perjudicial en Richmond.

“Tenemos la esperanza de que el Consejo de la Ciudad lo reconsidere,” dijo ella. “Si no, nos veremos obligados a buscar un litigio para proteger los intereses de nuestros empleados y de nuestra compañía”.

La LRTC dijo que no puede reemplazar el carbón con otras exportaciones, como sugieren los proponentes de la ordenanza sobre el carbón. El coque de petróleo y el carbón representan el 80% de su negocio.

Un análisis económico del Berkeley Research Group confirmó que LRTC no podría reemplazar estas exportaciones de combustibles fósiles porque no existe un mercado actual, económicamente viable, para otras mercancías adecuadas para la implementación de Richmond.

Terminal Levin-Richmond en Richmond, California, donde el carbón y el coque de petróleo salen para la exportación. (Cortesía de Operating Engineers Local 3)

“Estamos orgullosos de nuestros 38 años de historia en la comunidad de Richmond”, dijo O’Neill. “Queremos seguir siendo una de las empresas más valiosas de Richmond y continuar proporcionando trabajos bien remunerados e importantes a los trabajadores de Richmond y del Este de la Bahía”, dijo. “Sin embargo, la adopción de la ordenanza pondrá a LRTC fuera del negocio y eliminará estos trabajos”.

La ciudad recibió una carta de Wolverine Fuels el mes pasado, una compañía que extrae carbón de tres minas de Utah y lo envía al puerto de Richmond.

 

Un minero de carbón pasa por delante de un equipo de minería en la Mina de Carbón Sufco, 30 millas al este de Salina, Utah, el 28 de mayo de 2014. Sufco es una de las cuatro minas operadas por Wolverine Fuels, una compañía que ha amenazado con demandar a la ciudad de Richmond, California, si impone una prohibición de carbón que cerraría un importante puerto de exportación para Wolverine. (George Frey/Getty Images)

El abogado de Wolverine, Brian Settles, dijo en la carta que la compañía no tendría más remedio que tomar medidas legales contra la ciudad si impone la prohibición. Un portavoz de Wolverine Fuels no se pudo ser localizar para realizar comentarios hasta la fecha límite de esta publicación.

‘Solo una postura’

Cuando se le preguntó sobre la previsible pérdida de empleos y el impacto económico negativo que la ordenanza podría causar, el alcalde Butt dijo que el plan permite que las exportaciones de carbón sean eliminadas gradualmente en lugar de cerrarlas de inmediato.

“Mucho de esto es solo una postura”, dijo. “La conclusión es que esto no va a suceder durante años. Hay un montón de ‘qué pasaría si’ aquí. La ordenanza contiene una disposición para extender el período de tiempo [de transición para dejar el carbón], lo cual puede o no suceder. Todas las partes han amenazado con un litigio, así que esto podría continuar durante 10 años”.

“O podría ser que si el carbón no es económicamente viable dentro de cinco años, con las empresas de carbón cerrando por todo el lugar, yendo en bancarrota (…) puede desaparecer por su propia voluntad antes de ser forzada”.

Una visión de la unión

Chris Snyder, portavoz del Sindicato Internacional de Ingenieros de Operaciones, Local 3, dijo que se perderán 50 puestos de trabajo del sindicato si la terminal se cierra.

Además de los 50 puestos de trabajo del sindicato, también desaparecerían otros 10 ó 20 puestos de gestión, oficina y secretaría, dijo.

El Director de Relaciones Gubernamentales de Local 3, Chris Snyder, sostiene un megáfono y dirige a los trabajadores y partidarios durante el Rally por los Trabajos a las afueras de Richmond. (Cortesía de Ingenieros Operativos de Local 3)

Snyder dijo que el sindicato está amenazando con emprender acciones legales contra la ciudad. “Lo vimos, y la ciudad no puede impedir el comercio interestatal”.

Él no está de acuerdo con la percepción negativa del alcalde del carbón bajo en azufre que se maneja en las instalaciones de Richmond.

“No es cierto”, dijo Snyder. “Este es uno de los carbones de combustión más limpios. Se quema más limpio que el gas”.

Otras fuentes de carbón en China, por ejemplo, son mucho más sucias, dijo.

***

A continuación

Familia, matrimonio y divorcio en EE.UU.

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

 

TE RECOMENDAMOS