Ciudadanos demandan al gobierno central de China buscando justicia por denuncias

Por Nicole Hao
14 de Noviembre de 2020
Actualizado: 14 de Noviembre de 2020

Un grupo de agricultores de Shanghai y una pareja de la provincia de Hubei presentaron demandas contra el gobierno central chino, solicitando una compensación por una presunta mala conducta del gobierno. En una rara señal de protesta directa contra la dirección del Partido Comunista, el primer ministro Li Keqiang fue incluido como uno de los acusados.

Los demandantes habían presentado sin éxito repetidamente sus quejas a los organismos gubernamentales a través de peticiones formales.

Ahora presentan demandas como último recurso.

“Nuestra dolorosa experiencia nos dice que la petición es un camino infranqueable, y que [el proceso] no está protegido ni supervisado por la ley”, escribieron los granjeros de Shanghai en su demanda.

Las demandas se enviaron por correo a los tribunales de Beijing. En el momento de redactar este artículo, los demandantes aún no habían recibido respuesta de los tribunales.

Una pareja de Hubei, He Bin y Xu Caihong, presentan una demanda ante el más alto tribunal del país, el Tribunal Supremo Popular, el 24 de octubre de 2020. (Captura de pantalla)

Pareja de Hubei

He Bin, de 47 años, y su esposa Xu Caihong, de 50 años, presentaron su demanda ante el más alto tribunal del país, el Tribunal Supremo Popular, el 24 de octubre. Nombraron como demandados al líder del gobierno central, Li Keqiang, y al jefe de la legislatura títere de China, Li Zhanshu.

En la demanda, He y Xu alegaron que los funcionarios obligaron a sus restaurantes a cerrar. Viajaron a Beijing para presentar sus quejas. Sin embargo, fueron acosados frecuentemente por la policía.

En varias entrevistas telefónicas con The Epoch Times en chino, la pareja habló de su experiencia apelando a las autoridades.

He y Xu eran trabajadores de la Fábrica de Fibras Químicas Hubei de la ciudad de Xiangfan hasta alrededor del año 2000, cuando su empleador despidió al personal.

La pareja también era propietaria de una tienda en el centro de Xiangfan que vendía productos a consumidores jóvenes, como papelería fina, regalos de moda, joyería, etc. Después de ser despedidos, dedicaron todo su tiempo a dirigir la tienda. El negocio estaba floreciendo, lo que enfureció a un competidor, que tenía vínculos con gangsters y funcionarios locales, alegaron.

He Bin usa sus manos para mostrar “Seis” y “Cuatro” para conmemorar la masacre del 4 de junio en la Plaza Tiananmen en Beijing, China, el 4 de junio de 2016. (Proporcionado a The Epoch Times por Xu Caihong)

En 2001, He dijo que fue detenido por las autoridades locales por cargos falsos. Xu apeló a las agencias gubernamentales durante medio año, con la esperanza de que sea liberarlo. Meses más tarde, fue finalmente liberado con todos los cargos retirados.

Sin embargo, poco después liberaran a He, unos matones irrumpieron en su tienda y destruyeron casi toda la mercancía. Los matones le dijeron a la pareja que estaban operando bajo las órdenes de un oficial de la Corte de Distrito de Fancheng.

La pareja se vio obligada a cerrar su tienda y comenzó una larga lucha legal de seis años, que incluyó la presentación de demandas contra los propietarios de la tienda de la competencia y funcionarios del tribunal de distrito. También viajaron a la oficina de peticiones de Wuhan (la capital de la provincia) y a la oficina nacional de peticiones de Beijing.

Un invierno, Xu, estando embarazada, fue detenida por la policía en un llamado “centro de educación legal” en el distrito de Fancheng debido a su petición. Varios agentes de civil la rodearon y la golpearon hasta que sufrió un aborto. Sus heridas le causaron la incapacidad de volver a concebir.

En 2008, la pareja aceptó la indemnización que las autoridades del distrito les concedieron, que ascendía a 120.000 yuanes (18,150 dólares) en efectivo con el seguro social para ambos. He y Xu utilizaron el dinero para operar un pequeño restaurante, ubicado dentro de un edificio propiedad del Tribunal de Distrito de Fancheng.

Xu Caihong usa sus manos para mostrar “Seis” y “Cuatro” para conmemorar la masacre del 4 de junio en la Plaza Tiananmen en Beijing, China, el 4 de junio de 2016. (Proporcionado a The Epoch Times por Xu Caihong)

En 2010, el tribunal anunció repentinamente que el edificio necesitaba ser renovado y echó a todos los inquilinos, incluida la pareja, aunque sus contratos de arrendamiento no habían terminado todavía. Después que He y Xu se mudaron del edificio, el tribunal alquiló el restaurante a un precio más alto a otro inquilino, sin hacer ninguna renovación.

He y Xu entonces comenzaron su segunda ronda de peticiones en Beijing.

Estando en la lista negra de las autoridades, He y Xu fueron detenidos por la policía en las calles de Beijing después  que las cámaras de vigilancia detectaron su ubicación. La policía allanó un pequeño restaurante que operaban en Beijing durante el invierno de 2017. La policía le dijo al propietario que tirara todas sus pertenencias, dijo la pareja.

En los últimos años, fueron detenidos varias veces mientras hacían peticiones durante las conferencias nacionales del régimen chino y reuniones clave en Beijing.

He y Xu escribieron en la demanda: “Creemos que las inacciones de los acusados [Li Keqiang y Li Zhanshu] causaron, agravaron y alentaron todas estas infracciones [de nuestros derechos]… Pedimos a los acusados que se corrijan activamente y asuman su responsabilidad”.

Agricultores trabajan en los campos de Yangzhou, Jiangsu, China el 6 de junio de 2018. (VCG/VCG vía Getty Images)

Granjeros de Shanghai

Shi Kehua y 55 compañeros agricultores vivían en Gaodong, Gaonan y Yangyuan en el condado de Chuansha, Shanghai.

En 1992, Shanghai dividió estos tres municipios en la Zona de Libre Comercio de Pudong Waigaoqiao. Los 56 agricultores y sus vecinos tuvieron que ceder sus casas al gobierno local para reurbanizarlas. Firmaron contratos en los que el gobierno se comprometía a organizarles un nuevo alojamiento equivalente.

Sin embargo, los apartamentos asignados a los agricultores eran mucho más pequeños que sus casas originales.

“Nosotros, 56 demandantes, poseíamos en total 10,542.3 metros cuadrados (113,476.4 pies cuadrados) de tierra libre para construir casas y 11,029.15 metros cuadrados (118,716.78 pies cuadrados) de casas [en 1992]”, escribieron los granjeros en la demanda. “Los alojamientos que las autoridades arreglaron para nosotros son de solo 6249.69 metros cuadrados (67,271.1 pies cuadrados) de viviendas en total, lo que es 4779.46 metros cuadrados (43.33 por ciento) menos”.

Los agricultores peticionaron y reclamaron repetidamente al gobierno municipal de Shanghai durante décadas, pero no reciben respuesta.

56 agricultores de Shanghai presentan una demanda ante el Primer Tribunal Popular Intermedio de Beijing contra el Consejo de Estado en octubre de 2020. (Captura de pantalla)

El 20 de agosto de 2018, los agricultores solicitaron al gobierno de Shanghai la protección de sus propiedades, según los registros oficiales. El gobierno no respondió a su solicitud.

Unos meses después, el 20 de diciembre, los agricultores presentaron una solicitud para que las autoridades reconsideraran su petición de protección de la propiedad, un derecho concedido por la Ley de Reconsideración Administrativa de China. Seis días después, el gobierno de Shanghai respondió, diciendo que los agricultores deben pasar por el proceso de petición para hacer la solicitud.

Los agricultores se sintieron frustrados y presentaron una nueva solicitud de reconsideración al Consejo de Estado de China, el 5 de enero de 2019.

Después de esperar más de un año, los agricultores finalmente obtuvieron una respuesta el 3 de abril de este año, en la que el Consejo de Estado afirmó que no tenían suficiente documentación para apoyar su solicitud.

“¿Qué documentos nos faltaban?”, preguntaron los agricultores en la demanda. “Tenemos muchos documentos de verificación”.

El 6 de octubre, los agricultores presentaron una demanda ante el Primer Tribunal Popular Intermedio de Beijing contra el Consejo de Estado, encabezado por el primer ministro Li Keqiang, para pedir al gobierno central que reconsiderara su caso de nuevo y les dieran una reparación.

Los peticionarios en China son frecuentemente acosados y detenidos.

Cada año, durante las sesiones de la legislatura títere, miles de peticionarios se reúnen frente a la oficina nacional de peticiones cada día. Pero la policía frecuentemente los arresta o los lleva de vuelta a sus ciudades de origen.

En abril de 2009, el abogado de derechos humanos chino Zheng Enchong estimó en un artículo de una revista de Hong Kong que el país tenía unos 20 millones de peticionarios.

No está claro cuántos peticionarios hay en China ahora. Cientos de ellos han emigrado al extranjero y a veces se presentan para protestar por las visitas de estado de los líderes chinos.

Por ejemplo, el peticionario de Shanghai, Jin Yuehua, detuvo la caravana del viceprimer ministro chino Liu He en Washington D.C. el 10 de mayo de 2019.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS