Colectivismo, individualismo y política de izquierda-derecha

Por Cid Lazarou
17 de Noviembre de 2018 Actualizado: 17 de Noviembre de 2018

Opinión

El consenso político dominante coloca a los socialistas y progresistas en la izquierda, a los moderados o centristas en el centro, y a los capitalistas y conservadores en la derecha.

Anteriormente, expliqué que es inexacto tratar a los fascistas y comunistas como opuestos porque ambos son totalitarios. Por lo tanto, es irracional considerarlos contrarios cuando cada uno cree que “el poder da derechos”. Históricamente, aunque ambos eran también formas de socialismo, muchos aún discutirán sobre las diferencias semánticas entre las dos.

En este artículo, propondré una manera de romper con la política de una forma que, aunque no sin sus defectos, sea más racional que el pensamiento convencional.

Colectivismo

Aparte de la naturaleza totalitaria del comunismo y el fascismo (junto con sus orígenes socialistas), ambos comparten otra similitud: el colectivismo.

Desgraciadamente, toda la terminología política está sujeta a la apropiación, y esto ciertamente se aplica en este caso. El colectivismo no es, por lo tanto, ningún tipo de grupo político.

Hay varias razones por las que es beneficioso y legítimo que los seres humanos cooperen entre sí para obtener beneficios mutuos, incluida la política. No categorizamos a todos los grupos políticos como una forma de colectivismo porque se trata de un sistema muy específico que hace que los individuos estén subordinados a un grupo, no reconociendo ningún derecho sin el consentimiento de la autoridad.

Para los bien informados y honestos, esto debería establecer inmediatamente paralelismos con el comunismo, el fascismo y otras ideologías totalitarias que hacen que la autoridad sea absoluta.

Los filósofos alternativos sitúan al colectivismo en el lado izquierdo del espectro político porque encarna la naturaleza socialista y colectivista del comunismo y el fascismo. El significado de socialismo fue secuestrado por comunistas que no aceptan otra definición que no sea la propia, y vemos cómo esto se relaciona con el nacionalsocialismo, o nazismo. Se produce un gran contraataque cuando la gente pone al comunismo y al fascismo del mismo lado del espectro político, sobre todo porque los nazis son tratados como el peor de los males, y los comunistas no quieren asociarse con eso.

Frédéric Bastiat, filósofo liberal clásico francés del siglo XIX, abordó este mismo problema en su época. En su obra más famosa llamada “La Ley” (publicada por primera vez en 1850), afirmó que “el socialismo, al igual que las antiguas ideas de las que procede, confunde la distinción entre gobierno y sociedad. Como resultado de esto, cada vez que nos oponemos a algo que hace el gobierno, los socialistas concluyen que nos oponemos a todo lo que hace”.

Entonces, incluso en aquel tiempo, cuando el socialismo estaba en su infancia, podemos ver la manera en que la gente de  izquierda confunde la terminología, dejándonos con una falsa dicotomía. Cuando entonces impulsamos una verdadera elección que no sea puramente colectivista, se utiliza la confusión.

Consideremos, entonces, que se nos otorga un espectro político en el que ambos lados son colectivistas por naturaleza, sin dejarnos ninguna alternativa genuina. Fue Georg Wilhelm Friedrich Hegel quien describió esta estrategia cuando estableció una opción llamada tesis, seguida de otra llamada antítesis. La gente es conducida a creer que sus decisiones afectan el mundo en el que viven, cuando, de hecho, ambos lados son controlados por fuerzas que nos manipulan hacia una meta preconcebida que Hegel llamó síntesis.

Hegel sostuvo que la historia era un producto de este conflicto entre dos lados que eventualmente convergerían en uno, conocido como la dialéctica hegeliana. Entender cómo esto sustenta la política moderna nos permite ver por qué el voto hace muy poca diferencia en el conjunto –mucho más fácil de ver hoy en día cuando el Estado Profundo obstruye a Trump, o los eurófilos descarrilan al Brexit.

Individualismo

Pero si el colectivismo ocupa la izquierda del espectro político, ¿qué ocupa entonces la derecha? La respuesta es el individualismo. Al igual que el colectivismo, el término individualismo también es apropiado, en este caso como puro egoísmo a la par de la egomanía.

Pero esta es solo otra forma de pensamiento autoritario que reemplaza a la tiranía colectiva por la individual; en lugar de que los individuos estén subordinados a lo colectivo, lo colectivo está subordinado a los individuos. Sin embargo, un opuesto no puede ser meramente un cambio de déspota, por lo que tal definición de individualismo no es suficiente.

El individualismo es, por lo tanto, un sistema de libertades inherentes conocido como derechos naturales inalienables. John Locke es bien conocido por explicar esto en su obra fundamental, “Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil”, que inspiró la Carta de Derechos de 1689 en Inglaterra y la Constitución de los Estados Unidos en 1787.

En lugar de conceder o dar derechos, nacemos con derechos como una extensión de nuestra persona. A menudo, esto se conoce como la diferencia entre un derecho positivo o negativo. Un derecho positivo se añade al individuo, por decreto de autoridad. Por otro lado, un derecho negativo no se puede quitar. Sin embargo, puede ser protegido, como en el caso de los derechos naturales inalienables.

Una falsa opción

Al colocar el colectivismo a la izquierda y el individualismo a la derecha, ahora tenemos un espectro político mucho más racional, que no es simplemente una variación del totalitarismo. Es fácil ver por qué hay un interés en crear una falsa opción entre dos alas del mismo pájaro totalitario. Intelectuales globalistas como Carroll Quigley son conocidos por dejar en claro sus sentimientos sobre esta manipulación política.

En un caso, incluido en su libro de 1966, “Tragedia y esperanza”, Quigley declaró: “El argumento de que los dos partidos deben representar ideales y políticas opuestas, una, tal vez, de la derecha y la otra de la izquierda, es una idea absurda aceptable solo para los pensadores doctrinarios y académicos. En cambio, los dos partidos deberían ser casi idénticos, de modo que el pueblo estadounidense pueda ‘expulsar a los canallas’ en cualquier elección sin provocar cambios profundos o extensos en la política”.

Como humanidad, debemos aceptar las falsas opciones que nos convierten en esclavos involuntarios. La democracia no nos salvará de esta trampa, y muchos tienen la impresión de que la ‘ley de la calle’ es de alguna manera superior a las ideologías totalitarias como el comunismo y el fascismo. Solo haciendo que nuestros derechos estén totalmente fuera del alcance podemos realmente prevenir el deseo de poder.

El individualismo, cuando se define correctamente, es un paso positivo en esta dirección.

Cid Lazarou es un bloguero, escritor y periodista freelance del Reino Unido.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS