“Falsos estudiantes/bots” invaden clases online de colegio comunitario de California, dice denunciante

Por Patricia Tolson
12 de Noviembre de 2021
Actualizado: 13 de Noviembre de 2021

A raíz de la transición a la formación online debido a la pandemia del COVID-19, los colegios comunitarios de California se han visto invadidos por “falsos estudiantes/bots” y por acusaciones de fraude en la ayuda financiera.

Cuando se desató la pandemia del COVID-19 en marzo de 2020, a la profesora de justicia penal, Kim Rich, se le encomendó la tarea de ayudar a formar al profesorado en la transición a las clases a través de Internet, como especialista en educación a distancia. Eso le dio a Rich un mayor acceso a la información sobre las inscripciones de los estudiantes que a otros miembros de la facultad. Ella es jefe del departamento de Ciencias Políticas, Administración de Justicia, Economía y Estudios Chicanos del Pierce College de Los Ángeles, en Woodland Hills, California. Entre 2008 y 2010, trabajó como profesora a tiempo parcial y desde 2010 trabaja a tiempo completo.

“Siempre se me ha ido muy bien atrapando a los tramposos”, dijo Rich, quien también tiene experiencia en la aplicación de la ley, en declaraciones a The Epoch Times. “Tengo un don para ello. Así que, después que se produjera la pandemia y se me encomendara hacer diferentes tipos de formación, empecé a enseñar a otros profesores cómo promover la integridad académica, cómo atrapar a los estudiantes que hacían trampas y cómo prevenirlo”.

Pierce College de Los Ángeles, que forma parte del Distrito de Colegios Comunitarios de Los Ángeles. (Captura de pantalla vía Google Maps)

Según Rich, muchas universidades utilizan Canvas, un sistema de gestión del aprendizaje online, basado en la web, para que las instituciones, los educadores y los estudiantes puedan acceder y gestionar el material de aprendizaje de los cursos online. En Canvas, los estudiantes tienen la opción de personalizar su avatar subiendo una imagen o simplemente dejando el avatar por defecto. Para mantenerse activos y participar en los cursos universitarios online los estudiantes deben completar una serie de tareas, como participar en debates con otros estudiantes, completar las tareas subidas y realizar pruebas y exámenes online. Sin embargo, Rich no tardó en darse cuenta de que todo el trabajo presentado por cuatro estudiantes estaba claramente completado por una persona que no era estudiante de la clase.

“Al investigar más a fondo, me di cuenta de que aproximadamente un tercio de mi clase, que tenía unos 30 alumnos, eran en realidad estudiantes falsos”, explica Rich.

“En mi opinión, parece que hay al menos dos estafas diferentes en juego”, explicó Rich. Una es la de los “falsos estudiantes” que se matriculan y que probablemente pagan a otra persona para que haga el trabajo mínimo para seguir “activo” en la clase y así poder optar por la ayuda financiera. La otra estafa parece involucrar a los “bots”, donde la persona detrás de la estafa está simplemente tratando de registrar tantos “estudiantes falsos” o “bots” en el sistema como sea posible para poder entrar, obtener la ayuda financiera y salir. Estos ‘bots’ realizan poco trabajo”.

A partir de sus descubrimientos, Rich comenzó a investigar qué clases habían tomado los “estudiantes falsos” antes de la suya. Ella descubrió que muchos de ellos habían tomado las mismas clases con el mismo profesor en el verano. También se dio cuenta de que 11 de sus nuevos y presuntos “estudiantes falsos” eran estudiantes de antropología.

“Eso es inaudito”, dijo Rich. “Yo no tengo 11 estudiantes de antropología en ninguna de mis clases, lo que me llevó a pensar que los bots habían entrado y habían elegido antropología, que creo que es una de las primeras carreras en las que se pueden matricular yendo de arriba a abajo por el alfabeto. Pero eso no ocurre en la realidad”.

Entonces Rich se dio cuenta de que los presuntos estudiantes habían cambiado sus imágenes predeterminadas por un avatar de una imagen real que parecía subida de Internet.

Aquí está el avatar de la foto de un presunto “estudiante falso” que dice ser Paul Desalvo.

Captura de pantalla del perfil de un presunto “estudiante falso” en el sistema online del Pierce Community College 2021 (Kim Rich)

Una búsqueda en internet ofrece múltiples imágenes de Paul Desalvo, entre ellas una del perfil de Linkedin, como director de inteligencia empresarial en Kipsu, en Minneapolis, Minnesota.

Captura de pantalla del perfil de Linkedin de Paul Desalvo el 8 de noviembre de 2021.

Este es el avatar del perfil de la presunta “falsa estudiante” que dice ser Quiannia Wilson.

Captura de pantalla de la presunta “estudiante falsa” Quiannia Wilson de la biografía de formación online del Pierce Community College en septiembre de 2021. (Kim Rich)

Sin embargo, una búsqueda en Internet confirma que la foto es en realidad del obituario de la hermana de Quiannia, Latasha Wilson, que murió en febrero de 2012.

Captura de pantalla de la foto de Latasha D. Wilson de su obituario en febrero de 2012. (Foto de la página web de la funeraria Office)

Aquí está la foto del perfil de la presunta “estudiante falsa” Carrie Link.

Una captura de pantalla de la presunta “estudiante falsa” Carrie Link de la biografía de formación en línea del Pierce Community College en septiembre de 2021. (Kim Rich)

Otra búsqueda en Internet confirma que la verdadera Carrie Link es profesora adjunta y directora médica de la Residencia de Medicina Familiar del Centro Médico de la Universidad de Minnesota en la Clínica Smiley.

Captura de pantalla del perfil de Carrie Link, MD, profesora asistente y directora médica de la Residencia de Medicina Familiar del Centro Médico de la Universidad de Minnesota en Smiley’s Clinic en noviembre de 2021. (Sitio web de la Universidad de Minnesota)

Aquí está la foto del perfil de la presunta “estudiante falsa” Sonja Stone.

Captura de pantalla de la presunta “estudiante falsa” Sonja Stone de la biografía de formación online del Pierce Community College en septiembre de 2021. (Kim Rich

Una búsqueda en Internet de Sonja Stone proporcionará múltiples imágenes, incluyendo una adjunta a la cuenta de Twitter de la escritora, chef y madre.

Captura de pantalla de la página de Twitter de la chef, autora y madre Sonja Stone en Noviembre de 2021.

A continuación, Rich examinó las clases para el otoño de 2021 en las que estaban matriculados estos estudiantes. La mayoría tenía al menos una clase en común y muchos tenían varias clases en común.

“Cada vez que revisaba una clase que tenían en común, encontraba más estudiantes falsos, en cada una de esas clases, lo que luego llevó a más clases aún”, indicó la maestra. “Era simplemente un efecto dominó”.

Rich también se fijó en los números de identificación de los estudiantes.

“Muchos de ellos están justo encima de otros”, añadió. “Digamos que los dos últimos dígitos eran 76 y luego 79 u 80 y luego 82. Estaban todos muy cerca uno del otro y eso no ocurre. Así que empecé a mirar más y empecé a hacer numerosas conexiones”.

No solo todos los “estudiantes falsos” estaban en clases similares durante el verano, sino que ahora están matriculados en las mismas clases de otoño.

Según Rich, los cursos de ocho semanas —conocidos como clases de “inicio tardío”— fueron el catalizador para encontrar cientos de estudiantes falsos.

“También tenemos la posibilidad de aumentar nuestra carga de matrícula online de 40 a 80 estudiantes, algo que generalmente no me gusta hacer”, explicó Rich. “Pero no tenía más profesores en mi departamento para dar clases y había una demanda, una lista de espera, así que pude conseguir que uno de mis profesores aceptara aumentar su clase a 80” alumnos.

Para dar cabida a los estudiantes de la lista de espera, Rich dijo que el lunes se pusieron a disposición 40 plazas adicionales. El miércoles, las 40 plazas se habían cubierto.

“Eso es 100 por ciento inaudito”, insistió. “Eso no ocurre nunca. No sé si históricamente ha ocurrido alguna vez para una clase, llenarla con 40 estudiantes en menos de 48 horas”.

A continuación, comenzó a investigar a los nuevos inscritos. La mayoría eran estudiantes falsos. Un colega le pidió que investigara otras clases de “inicio tardío” en otros departamentos en los que también había aumentado la matrícula. Encontró “toneladas de estudiantes falsos”.

“Empecé a buscar en todas las clases de inicio tardío y descubrí que muchos de los estudiantes falsos de las clases de inicio tardío estaban matriculados en clases tradicionales de 16 semanas”, dijo. “Así que empecé a elaborar matrices. Revisaba una clase y hacía una lista de todos los que creía que eran estudiantes falsos y miraba lo que estaban cursando, lo que habían cursado y en lo que estaban matriculados actualmente y los relacionaba con otras clases. Encontré más estudiantes falsos. Esto empezó con docenas y docenas, luego progresó con cientos y cientos”.

Entonces Rich empezó a preguntarse: Si Pierce estaba tan infestado de “estudiantes falsos”, ¿cuántos de los otros colegios comunitarios estaban teniendo el mismo problema? Empezó a buscar en los otros colegios del distrito y a seleccionar clases al azar. Las sospechas de Rich se confirmaron. “Sí, también está ocurriendo en nuestros otros campus”.

Callejones sin salida

El 23 de agosto, Rich se puso en contacto por correo electrónico con el decano de Participación Estudiantil, Juan Carlos Astorga, para comunicarle que había descubierto que había “estudiantes falsos” inscritos en sus cursos por Internet.

“Gracias por avisarme”, respondió Astorga. “Ahora mismo estamos lidiando con una estafa en la que los estudiantes contratan a gente de nivel de maestría de Kenia y Nigeria para que hagan todo el trabajo por los estudiantes”. Astorga admite que este problema adicional es “en todo el distrito”, y afirma que solo “nueve estudiantes tienen a Pierce como su campus de origen.”

“Esperaré a que se presenten y luego pediré a Tecnología e Informática que comprueben la dirección IP para ver de dónde proceden”, dijo a Rich.

Rich le dijo a Astorga que no le preocupaba quién estaba “haciendo el trabajo” para los estudiantes, sino que los propios estudiantes son falsos y Pierce está siendo utilizado en una estafa en la que alguien está cosechando miles de ayudas financieras.

“Lo que quiero decir”, dijo Rich a Astorga, “es que hay algo más en marcha además de pagar a otros para que hagan el trabajo”.

Rich envió un correo electrónico a Patrick Luce, jefe de seguridad de la información a cargo de la ciberseguridad del Distrito Escolar de Los Angeles Community College para ver si sabía lo que estaba pasando y si estaba investigando el problema. Nunca respondió. También se informó a la vicepresidenta interina de Asuntos Académicos, Donna-Mae Villanueva. De hecho, Rich había asistido a la reunión mensual de los jefes de departamento en la que Villanueva “mencionó lo horrible que estaba la matrícula” y cómo “necesitaban aumentar la matrícula”.

Fue durante esta reunión cuando Rich hizo una pequeña presentación sobre los “falsos estudiantes”, a pedido de un colega. Rich indicó que alguien en la reunión le dijo que el distrito está investigando el tema de los estudiantes falsos, pero que es un “proceso lento” y que “legalidad” está involucrada para asegurar que no hay violaciones del Título V.

De acuerdo con la Fórmula de Financiación Centrada en el Estudiante del Estado, que utiliza el tamaño de la escuela para determinar la cantidad de fondos que recibe cada colegio comunitario, Pierce se arriesga a perder una cantidad significativa de fondos si los “estudiantes falsos” son eliminados de sus registros de inscripción. Basándose en sus propios descubrimientos, Rich está convencida de que si cada “estudiante falso” fuera eliminado de las clases de otoño actualmente en curso en el Pierce College, las cifras de matriculación se reducirían entre 1/3 y 1/2 de las actuales.

Captura de pantalla de una presentación en una reunión de jefes de departamento en octubre de 2021. (Kim Rich)

Otros profesores hablan

“A mi me interesa que los fondos estén disponibles para los estudiantes reales que los necesitan”, dijo A.J. a The Epoch Times bajo la condición de anonimato.

“En un momento dado me pregunté: ¿por qué no hacen que los informáticos miren esto?”. dijo A.J. “Las clases están a punto de empezar y nos dejan esto a nosotros. No tengo ninguna herramienta para afrontar esto”, añadió.

Patrick, otro educador de Pierce que habló bajo la condición de anonimato, dijo que también está frustrado porque le dicen que es su trabajo arreglar el problema.

Mary es otra profesora de Pierce que habló con The Epoch Times bajo la condición de anonimato.

“Me di cuenta este semestre de que las inscripciones estaban muy flojas”, dijo Mary a The Epoch Times. “Mis clases no se llenaban al ritmo habitual”.

“Entonces, de pronto”, dijo Mary, sus clases se llenaron y rápidamente se dio cuenta de que muchos de ellos no respondían durante las sesiones online y no completaban las tareas. Empezó a enviarles correos electrónicos, informándoles de que si no respondían tendría que darles de baja del curso. “Luego di de baja a muchos estudiantes”, añadió.

Entonces vio la presentación de Rich.

“Me quedé boquiabierta”, indicó Mary.

“No me di cuenta en ese momento de que estábamos teniendo todo este problema con los estudiantes falsos y se hablaba en el campus de que esto no solo está sucediendo en Pierce”, agregó la profesora. “Di de baja a un montón de estudiantes. Di de baja al 20% de la matrícula de mi clase”.

No es la primera vez

El 31 de agosto, Los Angeles Times informó que el sistema de Colegios Comunitarios de California estaba “investigando un fraude potencialmente extendido que involucra a ‘estudiantes bot’ inscritos en cursos activos en lo que los funcionarios sospechan que es una estafa para obtener ayuda financiera o subvenciones de alivio a COVID-19”.

Según el informe, un portavoz dijo que el Distrito de Colegios Comunitarios de Los Ángeles “no tenía conocimiento de ningún problema relacionado con las solicitudes o la ayuda financiera”.

En septiembre, The Epoch Times informó de que el sistema de colegios comunitarios de California está investigando lo que parece ser un esquema de fraude a gran escala, que implica más de 65,000 solicitudes de ayuda financiera fraudulentas presentadas por “estudiantes” que probablemente eran bots.

EdSource informó el 5 de noviembre de que “al menos seis distritos de colegios comunitarios de California sospechan que han concedido ayudas financieras a estudiantes falsos que se habían matriculado en sus colegios este año”.

“Como mínimo, las infracciones representan una pérdida de cientos de miles de dólares para los estafadores que buscan ayuda financiera en los colegios comunitarios de California. Es posible que se haya entregado mucho más dinero a los estudiantes falsos, dado que los 115 colegios tradicionales del sistema, que matriculan a unos 1.8 millones de estudiantes, están en medio de la distribución de más de 1600 millones de dólares en ayudas federales por COVID”.

Pierce College, uno de los nueve que componen el Distrito de Colegios Comunitarios de Los Ángeles, forma parte del mayor distrito universitario del país.

Según Rich, Anafe Robinson, el gerente de ayuda financiera en Pierce, dijo a todos los que estuvieron en una reunión especial para los instructores de inicio tardío, que el auditor del distrito está pidiendo evidencias de la actividad en concreto y de la interacción con los estudiantes dentro de Canvas que participan activamente.

Sin embargo, cuando alguien en la reunión con Villanueva preguntó si los estudiantes que sabían que estaban cometiendo fraude de ayuda financiera habían sido eliminados, Robinson dijo que no lo habían hecho. Cuando se le preguntó por qué, Robinson dijo que “no es responsabilidad de la ayuda financiera eliminarlos de las clases”.

The Epoch Times se puso en contacto con el Presidente del Distrito de los Colegios Comunitarios de Los Ángeles, Steve Veras, para pedirle una declaración sobre el presunto fraude en la ayuda financiera que se está produciendo en Pierce College y las alegaciones de que el Distrito está al tanto y sin embargo hace poco para ponerle fin.

“Por favor, tenga en cuenta que el Distrito es plenamente consciente de la situación”, dijo William H. Boyer, Director de Comunicaciones y Relaciones Externas a The Epoch Times. “Las otras acusaciones en su mensaje son falsas, sin embargo, como el asunto está bajo revisión activa por el Distrito, no hay otra información que podamos compartir actualmente. El LACCD no está solo en este asunto y le recomendamos que se ponga en contacto con la Oficina del Canciller de los Colegios Comunitarios de California en Sacramento para obtener una perspectiva estatal más precisa de la situación. Tenga en cuenta que nos tomamos muy en serio todas las reclamaciones y acusaciones de fraude o mal uso de los fondos que se nos confían y revisamos a fondo todas esas acusaciones para tomar las medidas y el seguimiento adecuados”.

The Epoch Times también se puso en contacto con Astorga, Villanueva y las víctimas inocentes mencionadas en este reportaje, cuyos nombres e imágenes han sido utilizados por otros en un presunto intento de cometer fraude en la ayuda financiera.

Con información de CGQ.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS