Colibrí rescatado por un perro se convierte en su mejor amigo y se “muda” con él en agradecimiento

Por Eduardo Tzompa - La Gran Época
17 de Junio de 2019
Actualizado: 09 de Noviembre de 2020

¿Quién dijo que los milagros no existen? Si todavía no crees en ellos, te presentamos la historia de un pequeño colibrí recién nacido que sí cree, ya que luego de caer de su nido y justo cuando estaba siendo atacado por hormigas en lo que sería una muerte segura, sucedió lo inesperado.

¡Hola! México reportó el caso de Rex, un hermoso pastor alemán que fue abandonado cuando era un cachorro y creció como un perro violento hasta que su dueño, Ed Gernon, se esforzó por domesticarlo y llenarlo de amor.

Ed Gernon, de Whittier, California, le dijo a CBS Los Ángeles en 2016: “Era peligroso. Era un animal que había aprendido a vivir en las calles y a sobrevivir con su propia habilidad de caza”.

Pero como reza el dicho, hay uno que dice “nunca juzgues un libro por su portada”, porque es posible equivocarse si solo seguimos las apariencias y nos dejamos llevar por nuestros prejuicios.

Imagen ilustrrativa (Pexels en Pixabay)

En 2015, mientras Rex se encontraba jugando en un parque cercano se encontró con una pequeña criatura tirada debajo de un árbol y siendo atacada por hormigas que esperaban devorarla. Sin embargo, el perro se negó a abandonar al recién nacido hasta que su dueño se dio cuenta que necesitaba ayuda, informó Nation.

“Era esta pequeña criatura. Esta frágil criatura que todo el mundo quería matar y él estaba tratando de protegerla, así que pensé que iría lejos”, dijo Ed.

Ed se dio cuenta de que el colibrí aún estaba respirando. Lo llevó a su casa y lo cuidó hasta darle salud, alimentándolo pacientemente cada 15 minutos con una fórmula azucarada especial. Más tarde le dio el nombre de Hummer y la pequeña avecilla se incorporó como un nuevo miembro de la familia; incluso le enseñó a volar usando una secadora de cabello.

Pero lo más sorprendente de toda la historia, es que el pajarito se volvió inseparable de Rex y ambos llegaron a compartir muchas cosas, como el tazón de agua de Rex que era como una bañera para el diminuto Hummer.

Después de un año de vivir juntos, Ed aseguró en una entrevista que fue como vivir con “Tinkerbell”.

Pero el pequeño Hummer, una vez recuperado, dejó solo a su mejor amigo Rex. Sin embargo, todavía podemos ver sus mejores travesuras en el canal de Ed Gernon, donde los usuarios de redes sociales no se perdieron la oportunidad de dejar sus comentarios.

Imagen ilustrativa (Lucas Martins en Pixabay)

“Él rescato a este perro, el perro rescata al pájaro, el pájaro nos rescata a todos nosotros. Qué cosa tan encantadora de decir”, escribió un usuario.

“Nosotros los humanos podemos y debemos aprender del amor, la aceptación y la compasión de los animales. ¡Almas Puras!“, añadió otro.

“¡Qué hermosa historia! ¡La fe en la humanidad restaurada!”, exclamó otro con convicción.

Realmente la naturaleza nos llega a sorprender, pero la amistad es un vínculo tan especial que supera todas las distancias, el tiempo, los obstáculos e incluso las especies. La historia de Hummer es una prueba de que el agradecimiento es la memoria del corazón y a pesar de que ahora están separados dejaron un gran ejemplo para todos.

Mira el video de la entrevista ¡seguro te conmoverás!


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Esta mujer encuentra a unos pajaritos abandonados y hace algo muy especial

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS