¿Colón llegó demasiado lejos?

Por Dinesh D'Souza
11 de Octubre de 2021
Actualizado: 11 de Octubre de 2021

Comentario

El Día de la Raza es una ocasión perfecta para celebrar al que quizá sea el mayor explorador de todos los tiempos, Cristóbal Colón.

Colón no solo descubrió un nuevo continente, sino que también abrió el camino para la occidentalización de América del Norte y del Sur, aseguró el dominio de la civilización occidental desde el siglo XVI hasta el presente, e inauguró una era que trajo las bendiciones de la libertad y la ilustración a personas de todo el mundo que no tenían forma de conseguir esas cosas por sí mismas. En resumen, Colón es el arquitecto del mundo moderno.

Me doy cuenta de que estas palabras son muy discutidas en la era actual de la corrección política y la política de la identidad. Comprendo que hoy en día se considere a Colón, al menos en los círculos woke, como un tipo muy malo, tal vez incluso un maníaco genocida que, junto con sus sucesores, eliminó esencialmente a grandes segmentos de la población nativa americana. Desde Venezuela hasta Estados Unidos, los activistas de izquierda se deleitan en derribar estatuas y monumentos de Colón. El consenso progresista actual parece ser que Colón simplemente fue demasiado lejos, y que sería mejor que nunca hubiera llegado a estas costas.

Creo que los acalorados intercambios sobre Colón, no solo en los recintos académicos sino también en la cultura popular, nos dicen más sobre nosotros mismos que sobre Colón. Pensemos en ello: En 1892, cuando gran parte del mundo celebró el 400 aniversario del desembarco de Colón, éste fue aclamado como un héroe. Un siglo más tarde, en el 500º aniversario, mucha gente lo calificó de villano. Evidentemente, estas reacciones eran más una medida del ethos imperante en cada época que una valoración objetiva o mesurada del hombre Colón.

Hoy en día, por ejemplo, es difícil incluso llegar a un acuerdo de que Colón descubrió América. El problema está en la palabra “descubrió”. Los progresistas están comprometidos con una doctrina de igualdad cultural que se resiste a admitir que un explorador como Colón pudiera “descubrir” a otro pueblo que ya estaba allí. En las reuniones contemporáneas de historiadores, ahora es obligatorio hablar de cómo Colón “encontró” América.

El término encuentro, sin duda, implica una igualdad cultural o de civilización entre Europa y el nuevo mundo, o más precisamente entre la cultura europea y la cultura de los nativos americanos. Sin embargo, no hay duda de que fueron los barcos europeos los que llegaron a América, mientras que los nativos americanos no tenían barcos que pudieran llegar a Europa.

Este simple hecho refleja la gran realidad de que Europa estaba en todos los aspectos —intelectual, tecnológico, económico— mucho más desarrollada o avanzada que cualquiera de las culturas nativas de las Américas. Si no fuera así, ¿cómo pudo la pequeña fuerza de Hernán Cortés, por ejemplo, derrotar al ejército enormemente más grande del imperio azteca, que se derrumbó ante la embestida española sin apenas ofrecer resistencia?

La acusación de genocidio, formulada contra Colón, no puede sostenerse con un examen justo de lo que ocurrió. Es cierto que un gran número de nativos americanos perecieron en las décadas siguientes al desembarco de Colón, reduciendo la población nativa a la mitad, quizás hasta dos tercios, en ciertas zonas. Sin embargo, este resultado no se debió a la guerra, sino a las enfermedades contraídas por los indios —viruela, sarampión, etc.— que fueron traídas por el hombre blanco y contra las que los nativos no tenían inmunidad.

Esto es trágico, sin duda, trágico a gran escala, pero no es un genocidio, porque el genocidio implica la intención de exterminar a una población. Cualquiera que lea los diarios de Colón puede ver que estaba muy bien dispuesto hacia los indios. Alabó especialmente la dulce disposición de los nativos que encontró en su primer viaje, aunque hay que reconocer que tenía una visión menos benigna de los llamados Caribes, que tenían fama de capturar y comer a sus enemigos. El propio término caníbal deriva de los Caribes.

Podemos ver la injusticia de utilizar el término “genocidio” preguntando si la liberación del virus COVID, ya sea accidentalmente desde un mercado húmedo chino o por negligencia del laboratorio de Wuhan, constituye un genocidio. Mi respuesta sería que no—a menos que el virus se descargara deliberadamente como un arma biológica destinada a acabar con un segmento considerable de la población mundial.

Además, algunas enfermedades que el hombre blanco trajo a las Américas, Europa las contrajo de los invasores mongoles que vinieron de Asia. Una vez más, los mongoles trajeron las enfermedades sin saberlo. El resultado no fue menos catastrófico. Las llamadas pestes negras del siglo XIV acabaron, según algunas estimaciones, con un tercio de toda la población de Europa. Sin embargo, nadie llama a esto genocidio, porque no lo es.

Es difícil apreciar hoy el logro de Colón porque nos cuesta imaginar las condiciones de finales del siglo XV: barcos pequeños y estrechos, sin instrumentos modernos de navegación, marineros que subsisten a pan y agua, mares enormes y turbulentos, cartas y mapas ridículamente inexactos, peligros de motín, hambre y naufragio, y un destino imaginado pero en gran medida desconocido.

Contrasta esto con, por ejemplo, el programa espacial moderno. Los astronautas no tienen la idea de ir, por ejemplo, a la Luna o a Marte. Simplemente se entrenan para tripular el vehículo espacial que cuenta con el apoyo de miles de científicos, personal técnico, solucionadores de problemas, etc., equipados con un profundo conocimiento de lo que se necesita para ir de aquí a allá y cientos de millones, si no miles de millones, de financiación para hacerlo posible. Colón, en cambio, concibió su misión, consiguió la escasa financiación que la hizo posible y la llevó a cabo él mismo, abriéndose camino hacia el Nuevo Mundo no una sino cuatro veces.

A los que dicen que los nativos americanos vivían en un paraíso que Colón destruyó de alguna manera, les digo lo siguiente. Si esa vida era tan maravillosa, ¿por qué los nativos americanos no vuelven a ella ahora? Ciertamente, en las reservas los nativos americanos, que controlan su propio destino, podrían renunciar a la electricidad, los teléfonos móviles, el aire central, los casinos, los coches y las hamburguesas con queso. Podrían volver a subirse a sus caballos e ir a buscar comida, como en los buenos tiempos.

Mi escenario, me doy cuenta incluso mientras lo compongo, es imperfecto. Los nativos americanos que realmente querían recuperar su antigua vida no podían subirse a sus caballos, porque no tenían caballos antes de la llegada de Colón. (El caballo fue traído a las Américas por los españoles.) Pero mi argumento general se mantiene, y el hecho de que ningún grupo de nativos americanos haya emprendido este proyecto de vivir de la misma manera que lo hacían sus antepasados me transmite, al menos, que los viejos tiempos no eran tan buenos después de todo, y que los beneficios de la civilización moderna, una vez establecidos, son difíciles, si no imposibles de rechazar.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS