Comenzando a sanar después de la perdida de un ser querido

Por Linda Zelik
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

Dado que el duelo es tan individual como una huella digital, el camino de cada persona a través de él es único. Compartiré algunas sugerencias que me ayudaron a superar los devastadores primeros años después de la pérdida de mi hijo con la esperanza que puedan hacer que el duelo sea un poco menos doloroso.

Grupos de duelo

Hay un proverbio sueco que dice: “La pena compartida se reduce a la mitad, pero la alegría compartida se duplica”. Creo que esto es cierto. Los grupos de duelo no son para todos, pero mi esposo y yo encontramos que The Compassionate Friends es un salvavidas, especialmente al principio. Al principio, estaba asustada y apenas podía hablar sobre mi historia. Sin embargo, a medida que cada persona en el grupo compartió sobre su pérdida, nos sentimos conectados y no tan perdidos o solos en nuestro dolor.

Aprendimos que la ira, la pérdida de memoria, la ansiedad, la incapacidad para tomar una decisión, el llanto excesivo y los problemas para dormir eran “normales” después de perder a un hijo. Teníamos la esperanza de que nosotros también pudiéramos sobrevivir y eventualmente reconstruir nuestras vidas como lo habían hecho estos otros padres que estaban más “avanzados” en su dolor. The Compassionate Friends tiene más de 600 sucursales en todo el país, uno cerca de usted se puede encontrar en el sitio web nacional del grupo.

Además, hay grupos de hospicio que combinan un consejero profesional de duelo con un grupo de personas que experimentan tipos similares de duelos (como la pérdida de un hijo). También encontramos que esto es muy útil. Nuestro grupo se reunió semanalmente durante nueve semanas y tenía una tarifa muy pequeña.

Personalmente, descubrí que los grupos generales de apoyo de duelo en los hospitales o iglesias locales no fueron tan útiles. Perder a un padre o cónyuge anciano es difícil, pero no se puede comparar con la pérdida de un hijo. Fue mucho más útil estar con otras familias que habían experimentado una pérdida como la nuestra.

Asesoramiento profesional

Una pérdida de esta magnitud puede justificar la ayuda de un buen profesional. Animo a cualquier padre o hermano desconsolado a considerar esto. Mi médico me diagnosticó un “trastorno de duelo complicado”, lo que significa que las emociones dolorosas después de una pérdida son tan graves que el paciente tiene dificultades para reanudar las actividades normales de la vida. Los psiquiatras que visité solo querían recetar medicamentos contra la depresión o la ansiedad. Esto no fue útil en mi caso, ya que sufrí efectos secundarios graves de cada uno. Sin embargo, muchos padres desconsolados sí encuentran ayuda en estos medicamentos. En cuanto a los psicólogos, encontrar el adecuado para usted puede ser un desafío. Intenté varios antes de encontrar a alguien que realmente me ayudó. En solo un par de visitas, me dio “herramientas” prácticas que podría usar para ayudarme a superar muchos de mis desafíos emocionales.

Meditación

La meditación puede ser extremadamente útil en muchos niveles: reduciendo la ansiedad, permitiendo un respiro al dolor, ayudando a manejar las responsabilidades de la vida diaria, etc. La meditación, aunque suena simple, puede ser un desafío.

Por mi personalidad, sentarme en silencio mientras empujaba una miríada de pensamientos fuera de mi cabeza parecía imposible. La mayoría de las técnicas implican sentarse en una silla cómoda, lejos del ruido y las distracciones. El control de la respiración a veces está involucrado, con técnicas de respiración lenta y controlada. El objetivo es despejar su mente de todos y cada uno de los pensamientos.

Existen muchas técnicas: algunas implican un mantra (la repetición de un sonido o una palabra), otras hacen que mires una llama de vela y / o toques música de meditación, y otras usan imágenes guiadas. Personalmente, tuve el mayor éxito al experimentar imágenes guiadas. Hay muchos libros sobre el tema. Como con cualquier cosa que valga la pena, se necesita práctica y perseverancia.

Televisión, música y libros

Recomiendo examinar todo lo que ves en la televisión o en las películas. Los informes de noticias contienen tantas historias sobre la muerte y la violencia que puede ser difícil para un corazón frágil. En cambio, encontré suficientes noticias simplemente leyendo el periódico. También evité cualquier programa o película violenta. Mi corazón acongojado no podía soportar ver algo que no fuera alentador o reconfortante. Si algo que estás viendo te hace sentir peor, cambia el canal o apágalo.

La música se puede usar para reflejar tu estado de ánimo o incluso para cambiarlo. Ponía una canción sentimental cuando sentía la necesidad de llorar. Las lágrimas son curativas y una buena forma de liberar emociones. Por el contrario, si quisiera levantar mi ánimo, escucharía algo más optimista.

En lugar de mirar televisión o escuchar música, la lectura puede ser una fuente de relajación y/o aprendizaje. Me encantaba leer sobre experiencias cercanas a la muerte, comunicaciones posteriores a la muerte y medios psíquicos. Me sentí obligada a saber qué sucedió después de la muerte y cómo era el cielo.

Ejercicio

Alguna forma de ejercicio es importante incluso si necesita esforzarse al principio. Cambiar su entorno y hacer que su circulación y energía fluyan bien, vale la pena para ayudar en su proceso de curación. Nuevamente, lo que es apropiado para cada persona varía mucho. Puede ser tan simple como una caminata corta o tan vigoroso como el kick-boxing.

Usaría una caminata rápida en un parque con senderos y colinas para disminuir mi ansiedad. El yoga era mi otra forma favorita de ejercicio. Me permitió trabajar en varias cosas a la vez; estiramiento, equilibrio, fortalecimiento del núcleo, flujo de energía, control de la respiración y meditación. Otras personas prefieren nadar, correr, practicar deportes o bailar salsa. Por supuesto, cualquier actividad con la que comience puede cambiar para adaptarse a sus necesidades a medida que se recupera.

Mascotas

Bernard Williams dijo una vez: “No hay mejor psiquiatra en el mundo como un cachorro que te lame la cara”. Hay grandes beneficios curativos del amor incondicional de una mascota. Ya sea un gato, un perro o incluso un caballo, una mascota querida puede recorrer un largo camino para llenar el agujero en un corazón roto. Atribuyo gran parte de mi curación a mi Golden Retriever intuitivo y amoroso. Nunca se cansaba de que la abrazara o llorara en la nuca.

Linda Zelik perdió a su hijo de 24 años en 2010. Actualmente es la facilitadora del capítulo South Bay / LA de TCF. El artículo anterior fue adaptado de su libro recientemente publicado, “From Despair to Hope, Survival Guide for Bereaved Parents”, que se puede encontrar en el sitio web: www.GriefHelp4Parents.Weebly.com o en Amazon.com

*****

Descubre:

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

TE RECOMENDAMOS