Comer tarde por las noches, ¿colabora en el aumento de peso?

05 de Noviembre de 2015 Actualizado: 05 de Noviembre de 2015

La discusión acerca de comer tarde por la noche y si es o no un factor que contribuye de forma importante al aumento de peso ha sido instalada desde hace décadas.

Es un comportamiento que con mayor o menos frecuencia casi todos llevamos a cabo, ya sea porque terminamos demasiado tarde de trabajar o porque nos encontramos aburridos frente al televisor y buscamos algún bocado extra que nos deje más satisfecho que la cena de unas horas antes.

Como introducción al tema me gustaría describir un período durante la secundaria en la que participé intensamente en las actividades extra escolares con mi equipo de handball. Todos los viernes era día de partido y éstos terminaban aproximadamente a las 22hs.

En el curso de cada partido sin duda quemaba cientos de calorías al correr de lado a lado en la cancha. Al finalizar éste, siempre íbamos con mis amigas algún local de comida rápida en las que de forma intercalada nunca faltaban las hamburguesas, pizzas o sánguches completos.

En mi mente de adolescente comer todas aquellas calorías y alimentos poco saludables era justificable porque había trabajado verdaderamente duro. Lo mejor de todo era que sencillamente no aumentaba el peso. Pero, ¿qué ocurrió cuando la temporada de juego terminó?

Las reuniones afuera con mis amigas continuaron y sin el ejercicio comencé a ganar más y más peso de grasa indeseada. Puede que tú no consumas la cantidad o calidad de comida que yo en aquella época, pero estoy segura que a más de algún lector se le ha antojado consumir a medianoche una buena medida de helado o alguna porción de torta, por poner algunos ejemplos.

Y cuando se trata de discutir acerca de si comer tarde influye en el aumento de peso o no, es importante analizar directamente los hechos.

¿Te has preguntado alguna vez si existe alguna hora en particular en la que el cuerpo decide reducir o disminuir el ritmo de metabolismo provocando que todas las calorías extra se conviertan en grasas? SI lo has hecho, afortunadamente la respuesta a esta pregunta es un enfático no.

Peses a esto, hay 3 simples hechos que debemos tener en cuenta si decidimos seguir comiendo hasta bien entrada la noche:

1. ¿Soy yo quien decide o es mi organismo?:

Según un estudio realidad por la universidad Oregon Health and Science en conjunto con la Harvard Medical School, los investigadores encontraron que cada individuo posee un reloj interno conocido como ritmo circadiano, que es responsable por el aumento del hambre durante la noche y la aparición de antojos de alimentos dulces o salados (1).

De esto podemos inferir que existe una predisposición biológica para satisfacer ciertos antojos durante la noche.Desde luego esto no debe servir como excusa para llevar una dieta insalubre, pero si las investigaciones señalan estos hechos, no hay por qué negarlos.

Y esto nos lleva inmediatamente al siguiente hecho.

2. Tendemos a elegir alimentos menos saludables en la noche:

Investigadores de Brigham Young University encontraron que el cerebro humano posee una tendencia natural a satisfacer las ansias de alimentos dulces o salados durante la noche (2). Los científicos tomaron a un grupo de sujetos de prueba que fueron expuestos una serie de imágenes que poseían alimentos bajos o altos en calorías.

Los participantes tenían que indicar si les apetecía dicho alimento o no; al mismo tiempo, se les realizaban una resonancia magnética para ver la actividad cerebral durante la selección.

La inclinación general hacia los alimentos con alto contenido calórico obviamente no sorprendió a nadie, sin embargo lo interesante fue que durante la noche la parte del cerebro relacionada con la recompensa mostraba menor actividad al exponer al individuo a alimentos bajo en calorías.

La conclusión es entonces que no solo tenemos predisposición a satisfacer nuestros antojos alimenticios al ser tarde, sino que además estamos menos inclinados a consumir alimentos saludables durante la noche.

Pero… ¿y si tenemos hambre de noche? la clave esta en preparan tentempiés o snacks saludables para casos en donde uno se levanta en mitad de la noche con un hambre voraz. Alimentos como el goji, banana, manzana, y toda clase de frutas saludables llenas de fibra, nos mantendrán llenos para volver a dormir sin problema.

3. La falta de sueño y el consumo durante la noche contribuye al aumento de peso:

La revista Journal Obesity publicó un estudio (3) que involucró a hombres y mujeres que poseían ciclos normales de sueño y otros que no. Se les indicó a los participantes de un grupo que durmieran de cinco a serios horas, mientras que quienes no poseían ningún inconveniente seguirían durmiendo siete u ocho.

Tras el estudio, los pacientes que poseían menos horas de sueño habían mostrado una ganancia en el índice de masa corporal superior en promedio a la de los individuos que descansaban de forma normal.

De modo que si tienes la costumbre de comer hasta tarde, consumir alimentos no muy saludables y además de esto privarte de las horas de sueño recomendables, estás dándole a tu organismo todo lo necesario para que comience a acumular grasa y a ganar peso.

Conclusiones:

Foto: www.freepik.es
Foto: www.freepik.es

Al final del día es importante destacar que tanto yo como usted poseemos cierto número de calorías, proteínas y grasas que es necesario consumir ya sea para aumentar nuestro peso actual o para adelgazar.

Se trata de simples matemáticas y comer durante la noche no nos pone en un estado donde facilitamos el exceso de calorías per se. Una buena dieta, suficiente ejercicio para quemar cualquier caloría extra y un ciclo de sueño adecuado será más que suficiente para derrotar cualquier inclinación natural del organismo para aumentar de peso.

TE RECOMENDAMOS