Traficantes compran placentas a las funerarias chinas

Por Nicole Hao
22 de Marzo de 2021
Actualizado: 22 de Marzo de 2021

A pesar de que el régimen chino ha prohibido su comercio, un grupo de traficantes está comprando en secreto placenta humana en hospitales, plantas de tratamiento de residuos médicos e incluso funerarias para venderla a los consumidores como alimento, o a los talleres de procesamiento como medicina, sin realizar ninguna prueba de virus o bacterias.

La placenta es el órgano del útero de los mamíferos preñados. Nutre y mantiene al feto a través del cordón umbilical. Algunos chinos creen que la placenta es nutritiva y comen placentas frescas después de cocinarlas.

La placentofagia también se denomina Ziheche en la medicina china, y se utiliza para tratar las enfermedades relacionadas con el útero, la tuberculosis, el asma bronquial y la anemia. Sin embargo, la medicina occidental no cree que la placentofagia sea útil y no recomienda a ningún paciente que la utilice.

El medio de comunicación estatal chino The Paper citó el 15 de marzo a varios comerciantes de la ciudad de Haozhou, en la provincia oriental china de Anhui, diciendo que cada uno de ellos vende más de dos toneladas métricas de placenta cada mes, lo que equivale a unas 30,000 placentas humanas.

Los comerciantes dijeron claramente que la placenta que compraron podría estar infectada con diferentes tipos de virus de las mujeres parturientas, y no se atreven a comerlas.

El doctor Liu Yi, de Wuhan, también dijo a The Paper que “la placenta fresca que no ha sido procesada profesionalmente a altas temperaturas no puede ser esterilizada por métodos de cocción simples”, y añadió que “comer placenta infectada puede dañar la salud de las personas”.

“Solo garantizamos que las placentas son de verdad, pero no nos importa lo que hay en su interior [como la hepatitis, el VIH y la sífilis]”, dijo recientemente a The Paper Yan Jun (seudónimo), un procesador de Pizhou, en la provincia oriental china de Jiangsu.

Situación legal

Según la base de datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de China, hay más de una docena de fábricas farmacéuticas que están autorizadas a fabricar medicamentos relacionados con la placenta, lo que significa que tienen derecho a comprar la placenta humana fresca legalmente.

Otro tipo de comercio de placenta humana fresca es ilegal en China, pero el comercio de la placenta (placenta cocida al vapor y deshidratada) entre comerciantes y médicos es legal, y el régimen no comprueba dónde recibieron los fabricantes la placenta fresca.

La ley china —Reglamento de Gestión de Residuos Médicos— establece que cualquier personal médico que venda placenta se enfrenta a una multa de entre 5000 y 20,000 yuanes (entre 769 y 3075 dólares).

En la mayor página web china de compras, Taobao, se venden 86 tipos de productos relacionados con la placenta, incluyendo la placenta humana fresca, la placenta cocida y la placenta en polvo, aunque su venta en internet se considera ilegal.

Taobao vende productos relacionados con la placenta (una práctica ilegal en China) el 17 de marzo de 2021. (Captura de pantalla/Taobao)

Compraventa

La agencia estatal de noticias Xinhua informó el 22 de mayo de 2017 que empresarios chinos compraron en secreto placenta y la procesaron para convertirla en medicina y venderla a los consumidores.

En general, todas las placentas humanas son empaquetadas y enviadas a las plantas de tratamiento de residuos médicos por los hospitales, según las órdenes oficiales chinas. En algunas ciudades, el régimen incluso ordena a las plantas de tratamiento de residuos médicos que envíen la placenta a las funerarias para su incineración.

Sin embargo, el largo proceso de eliminación ofrece a los empresarios múltiples vías para comprarla.

“Los comerciantes compran la placenta fresca a los hospitales, a las plantas de tratamiento de residuos médicos y a las funerarias, con un precio de 60 yuanes (9.22 dólares) por placenta en el distrito de Zengcheng en Guangzhou [en la provincia de Guangdong]”, escribió The Paper. “Las venden a talleres de procesamiento”.

El artículo enumeraba a otro comerciante de Shaoyang, en la provincia de Hunan, en el sur de China, que compraba la placenta a un precio de entre 70 y 80 yuanes (10.76-12.3 dólares) a las plantas locales de tratamiento de residuos médicos y a las funerarias.

“Comercio al menos 10,000 placentas cada mes”, decía el artículo, citando al comerciante.

Un puesto de medicina tradicional china en el mercado de Caizhuanyue en Yulin, en la región de Guangxi, al sur de China, el 21 de junio de 2015. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

Un tercer comerciante entrevistado por The Paper compró la placenta en Yongcheng, en la provincia central china de Henan. Compró principalmente en las plantas de tratamiento de residuos médicos, donde puede comprar fácilmente una gran cantidad. “Las plantas de tratamiento de residuos médicos recogían la placenta de muchos hospitales”.

Este comerciante dijo a The Paper que la placenta comprada en las plantas de tratamiento de residuos médicos no puede consumirse como alimento porque “la placenta es como la carne. Es muy fácil que se estropee”. Sugirió que solo la placenta comprada directamente en los hospitales puede venderse como alimento crudo.

En Taobao, los vendedores afirman que la placenta fresca que venden tiene todos los certificados de pruebas negativas del hospital, y es segura para ser consumida como alimento.

Como el comercio es ilegal, The Paper no expuso los nombres reales de los vendedores. Se puso en contacto con ellos haciéndose pasar por un comprador.

Procesamiento y venta

La medicina china tiene un método estándar de procesamiento de la placenta, que puede resumirse en lavar, dar forma, hervir, hornear, volver a lavar, cocer al vapor y deshidratar.

Según el informe de The Paper, los talleres clandestinos se saltan algunos de los pasos de procesamiento que exige la medicina china y añaden otros pasos para que el producto tenga un mejor aspecto y sea más pesado, como el lavado con peróxido de hidrógeno, la mezcla de almidón y cola, y el uso de colorantes.

Cada taller de elaboración tiene sus propios canales de venta. Algunos de ellos venden a fábricas farmacéuticas de medicina china de pequeño tamaño, otros venden a las tiendas de los mercados de medicamentos.

El periódico informó que varios puestos del mercado de medicina china de Haozhou venden la placenta y pueden suministrar el medicamento a gran escala, hasta varias toneladas métricas. Un vendedor llegó a decir que tenía 10,000 placentas humanas frescas congeladas a la venta.

La mayoría de los vendedores se negaron a revelar dónde habían comprado la placenta.

“El fabricante no se dedica al comercio. No vende directamente al mercado”, citó The Paper a un vendedor. “Tiene miedo de posibles problemas”.

El vendedor explicó que el fabricante compra la placenta fresca de forma ilegal y no quiere que la policía conozca su existencia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS