¿Compras comida fresca de China? Esto es lo que deberías saber sobre los peligros de ésta industria

Por Robert Jay Watson
21 de Agosto de 2019 Actualizado: 21 de Agosto de 2019

China es infame por su terrible calidad del aire, se ha vuelto tan mala en algunas ciudades que los paneles solares muestran una eficacia reducida debido a la gruesa capa de smog que bloquea la luz solar para convertirla en energía solar. Este aire contaminado va de la mano con una forma más insidiosa de contaminación: la del agua y la del suelo.

Debido a los impactos de la globalización, las frutas, las verduras y los productos agrícolas van mucho más allá. De hecho, incluso los países reconocidos por sus productos, como los tomates italianos, utilizan cada vez más las importaciones de China para reducir costes, a menudo sin revelar la fuente a los consumidores.

¿Qué tan seguro es el producto de China? ¿Y cómo pueden los consumidores protegerse a sí mismos y a sus familias?

Alimentos Convencionales Contaminados

verdura infectada de china
Imagen ilustrativa. (Shutterstock| zimmytws)

Mientras que los consumidores estadounidenses a menudo oyen hablar de escándalos en China relacionados con alimentos contaminados o aditivos peligrosos, como la fórmula infantil falsificada o la carne caducada que se vuelve a envasar y se vende como fresca, estas historias por lo general se centran en lo que está sucediendo en la propia China.

Pero es posible que la gente en Estados Unidos no sepa cuánta de la comida que consume proviene de China y cuán problemática es la seguridad alimentaria. Incluso si se vende un producto auténtico y no adulterado, podría estar contaminado de diversas maneras.

río contaminado Pekin, China
BEIJING, CHINA: Un joven trabajador migrante palea lodo y agua fuertemente contaminados. (STEPHEN SHAVER/AFP/Getty Images)

Muchas partes de China no cuentan con una infraestructura de alcantarillado adecuada, lo que conduce a una posible contaminación fecal de las verduras. Además, la contaminación procedente de fuentes industriales, como los productos químicos peligrosos o la escorrentía de las fábricas, se vierte en los ríos.

Esto significa que las verduras pueden regarse con agua que contenga toxinas venenosas. Estudios publicados en The Guardian mostraron que el 20 por ciento de las tierras agrícolas de China tienen niveles peligrosos de contaminación demostrada.

Los trabajadores limpian un río que ha sido contaminado por los desechos químicos de los incineradores el 1 de febrero de 2007 en Lianjiao, ciudad de Foshan, provincia de Guangdong, China. (Cancan Chu/Getty Images)

Dados todos estos peligros, no es de extrañar que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) haya rechazado con frecuencia los envíos de frutas, verduras, carne y pescado que no cumplían con los reglamentos federales.

En un caso en 2016, un barco que transportaba bagre regresó a China en lugar de ser inspeccionado en los Estados Unidos. Es probable que la compañía naviera supiera que los peces estaban contaminados y que no pasarían. Con un historial como este, muchas personas querrán evitar por completo las importaciones convencionales de alimentos procedentes de China.

Alimentos Orgánicos

Los productos orgánicos están a la venta el 28 de noviembre de 2016 en el Supermercado Ralph’s en Irvine, California. (ROBYN BECK/AFP/Getty Images)

Si los consumidores evitaran los alimentos convencionales de China debido al riesgo de contaminación, ¿sería mejor lo orgánico? Al menos en teoría, los productos orgánicos no deben ser tratados con pesticidas, ni las plantas deben recibir fertilizantes artificiales. Todo el proceso de crecimiento debe ser natural.

¡Pero debería ser la palabra clave! Recuerda que las certificaciones orgánicas varían de un país a otro, siendo algunas más estrictas y otras más laxas. Tal como está ahora, el USDA y el Ministerio de Agricultura de China no tienen un acuerdo sobre lo que define “orgánico”.

manzanas rojas organicas
Una exhibición de tomates orgánicos es vista en la nueva tienda “Lifestyle” de Safeway el 18 de julio de 2007 en Livermore, California. (Getty Images| Justin Sullivan)

Cuando estés buscando productos, asegúrate de que tengan la certificación orgánica del USDA o la certificación chinaGreenFood“, que se centra en las buenas prácticas agrícolas que evitan la contaminación. Es muy probable que estos alimentos sean seguros.

Lavar y pelar

manzana lavada, grifo, agua
Imagen ilustrativa. (Shutterstock| Photographee.eu)

Independientemente de lo bien que la comida esté certificada, siempre, siempre, siempre necesitas lavar adecuadamente tus frutas y verduras. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aconseja los siguientes pasos para asegurarse de que elimines cualquier contaminante.

manzanas verdes
Imagen ilustrativa. (Pixabay| stevepb)
  1. Enjuaga el producto ANTES de pelarlo para que la suciedad y las bacterias no se transfieran del cuchillo a la fruta o verdura.
  2. Frota suavemente los productos mientras los mantienes bajo agua corriente. No hay necesidad de usar jabón ni de lavar los productos.
  3. Usa un cepillo para verduras limpio para fregar productos firmes como melones y pepinos.

Para los productos con cáscara, especialmente los que están en la lista “Dirty Dozen” y tienden a recibir la mayoría de los pesticidas (incluso los naturales, orgánicos) como manzanas, nectarinas, melocotones, peras y patatas, asegúrate de quitarles las cáscaras.

naranjas, agua
Imágen ilustrativa (Créditos: Pixabay| Peggychoucair)

Como es de esperar, las pieles son el lugar donde se concentran los posibles contaminantes. Asegúrate de lavarte las manos y el pelador mientras lo haces para evitar propagar el riesgo. Además, si estás usando cítricos para poner en platos o bebidas, recuerda pelar primero antes de hacer jugos para asegurarte de que las toxinas en las cáscaras no entren en lo que estás cocinando o bebiendo.

Mariscos

mariscos, pescados contaminados
Imagen ilustrativa. (Pixabay | Free-Photos)

Por último, pero no menos importante, es especialmente importante evitar los mariscos chinos dada la contaminación masiva de sus ríos, lagos y mares. Una gran cantidad de mariscos baratos en las tiendas americanas vienen de China y pueden contener químicos tóxicos ingeridos por los peces o crustáceos.

¡Increíble: éste hombre atrapa a un pez con ayuda de un DRON!

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS