Comienzan los Juegos del Hambre del PCCh

Por Maura Moynihan
02 de Febrero de 2022 1:30 PM Actualizado: 02 de Febrero de 2022 1:30 PM

Comentario

Es todo un espectáculo ver a los medios de comunicación estadounidenses entusiasmados con los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de la China comunista mientras encubren simultáneamente la mayor atrocidad del mundo: el genocidio uigur del Partido Comunista Chino (PCCh).

Tres mil millones de espectadores de todo el mundo verán los juegos en Beijing, cuando en la lejana región de Xinjiang, millones de uigures son esclavizados en enormes campos de concentración y en fábricas que pueden participar en las cadenas de suministro de algunos patrocinadores del Comité Olímpico Internacional (COI). La misión del COI es “fomentar y apoyar la promoción de la ética y la buena gobernanza en el deporte… el juego limpio… al servicio de la humanidad y así promover la paz”. Pero ni el COI, ni las Naciones Unidas, ni una sola democracia occidental hicieron ningún esfuerzo para detener los Juegos Genocidas del PCCh, lamentable prueba que la República Popular China puede violar descaradamente todas las reglas y normas vinculantes entre las naciones con absoluta impunidad.

Los uigures cautivos persiguen a los patrocinadores corporativos, que trabajaron vigorosamente la marca olímpica de Tokio 2021, pero han guardado un silencio absoluto sobre su inversión en Beijing 2022. El ministro de Asuntos Exteriores del PCCh, Wang Yi, reprendió al presidente Joe Biden por un “boicot diplomático”, afirmando supuestamente: “Estados Unidos debería dejar de interferir en los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing, dejar de jugar con fuego en la cuestión de Taiwán y dejar de crear todo tipo de pequeños círculos antichinos”. El débil gesto de Biden se ve eclipsado por el hecho de enviar al equipo olímpico de Estados Unidos a una zona de peligro, donde será sometido a pruebas y vigilancia invasivas, y explotado para validar la matanza del PCCh contra uigures, tibetanos y practicantes chinos de Falun Gong.

The New York Times acaba de publicar un ridículo artículo de propaganda en el que alaba al líder del PCCh, Xi Jinping: “China ha cumplido. Ha superado los obstáculos que una vez hicieron que la candidatura de Beijing pareciera una posibilidad remota, y se ha enfrentado a otros nuevos, incluyendo una pandemia interminable y la creciente preocupación internacional por su comportamiento autoritario”. Por lo tanto, el “Periódico de referencia” afirma claramente que el PCCh se libra de la responsabilidad de paralizar el planeta con su virus. ¿Y perseguir el genocidio? Eso es tan del siglo pasado.

The New York Times también se deshizo en elogios hacia los “cielos azules” de Beijing, pero AirVisual.com ha clasificado el smog tóxico de Beijing en el nivel púrpura, extremadamente peligroso para los atletas de alto rendimiento. El portavoz del Ministerio de Medio Ambiente del PCCh, Liu Youbin, declaró: “Cuando se prevea una fuerte contaminación, todas las localidades pondrán en marcha planes de emergencia”. En 2015, el PCCh declaró la “guerra a la contaminación” cuando ganó su candidatura para los Juegos de 2022, y planeó mostrar proyectos de “energía verde”, pero hoy China tiene 42 de las 100 ciudades más contaminadas del mundo y acaba de construir muchas nuevas centrales de carbón, y el cielo de Beijing parece un cenicero.

El Daily Mail del Reino Unido acaba de publicar un extracto de un nuevo libro, “Cómo sobreviví a un campo de ‘reeducación’ chino”, de Gulbahar Haitiwaji, una madre uigur que sobrevivió tres años en un “campo de esterilización” del PCCh, donde, según ella, los prisioneros eran torturados de forma rutinaria y se les aplicaban inyecciones que causaban esterilidad.

Gulbahar escribe: “El proceso comienza despojándote de tu individualidad. Te quitan tu nombre, tu ropa, tu pelo. Luego te obligan a recitar repetidamente las glorias del Partido Comunista durante 11 horas al día en un aula sin ventanas. Si fallas, te castigan. … Escuchamos en silencio, absolutamente quietos, los aullidos que atravesaban la noche. Eran los gritos de mujeres que enloquecían, suplicando a los guardias que no les hicieran más daño. La muerte acechaba en cada esquina”.

Otro rasgo obsceno del genocidio uigur es el multimillonario negocio de la sustracción de órganos del PCCh: la venta de partes del cuerpo humano, arrancadas de prisioneros vivos de Falun Gong y uigures. Los aeropuertos internacionales de Xinjiang tienen canales de inmigración especiales para los clientes de órganos; muchos pagan un extra por órganos frescos extraídos en 24 horas. Kash Patel, exjefe de gabinete del Secretario de Defensa de Estados Unidos en funciones, dijo: “Deberíamos hacer público y ofrecer a todos los atletas estadounidenses que vayan a representar a Estados Unidos, y tal vez no solo a Estados Unidos, a Canadá, a los países europeos que son nuestros aliados, que tomen este compromiso [de no recibir nunca un órgano de China], yo lo haré con ustedes”. Pero Human Rights Watch, conocida por ser blanda con el PCCh, dijo: “Estamos aconsejando a los atletas que no hablen. Queremos que compitan y que usen su voz cuando vuelvan a casa”.

Los Juegos de 1936 de Hitler envalentonaron a los nazis para exterminar a 6 millones de judíos y lanzar la Segunda Guerra Mundial. Los Juegos de Beijing de 2008 dieron al PCCh licencia para expandir su estado policial con métodos de barbarie que harían sentir orgulloso al Dr. Mengele. Los medios de comunicación del PCCh están animando a los terroristas en Cachemira publicando vídeos de milicianos enmascarados que empuñan armas estadounidenses, el regalo de Biden a los talibanes cuando se retiró de Kabul. El PCCh también se burla de Biden por el despliegue de tropas en Ucrania, mientras deja la frontera sur de Estados Unidos abierta a los terroristas, a los traficantes de personas y al fentanilo fabricado en China, que ahora es la principal causa de muerte en Estados Unidos entre los adultos de 18 a 45 años. Con Estados Unidos envuelto en el caos interno y el conflicto en Europa del Este, la costa está despejada para que el PCCh ataque a Taiwán, Japón e India después de las festividades olímpicas.

El COI y sus patrocinadores multinacionales conocen perfectamente las atrocidades del PCCh hoy, al igual que en 2008. Tienen las manos ensangrentadas y están atadas, ya que afirman enérgicamente la postura de “justicia social” de los Woke, mientras apoyan al equipo del PCCh. Pero no todo está bien en el dominio de Xi; si el PCCh se pasa de la raya con su vigilancia, sus pruebas, sus virus furiosos, sus cortes de energía, su aire envenenado y su nieve falsa, veamos cómo los medios de comunicación estadounidenses se apresuran a cubrir el torneo olímpico de Xi.

Me viene a la mente un proverbio tibetano: “Ya sabes lo que dicen del karma: paga ahora o paga después”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.