Comisión de Corte Suprema de Biden pierde a 2 miembros conservadores entorno al debate de ampliarla

Por GQ Pan
17 de Octubre de 2021
Actualizado: 17 de Octubre de 2021

Dos miembros conservadores de la comisión bipartidista del presidente Joe Biden que examina el debate público sobre la reforma de la Corte Suprema de Estados Unidos, incluido el aumento del número de magistrados, ya no están en el grupo.

Caleb Nelson, profesor de derecho en la Universidad de Virginia que fue secretario del juez de la Corte Suprema Clarence Thomas, y Jack Goldsmith, profesor de derecho en Harvard que fue secretario del juez retirado de la Corte Suprema Anthony Kennedy, renunciaron a la comisión presidencial, según Bloomberg.

“Estos dos comisionados optaron por poner fin a su participación”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Andrew Bates, en un comunicado enviado por correo electrónico a Bloomberg. “Respetamos su decisión y apreciamos mucho las importantes contribuciones que hicieron durante los últimos 5 meses en términos de preparación para estas deliberaciones”.

La Casa Blanca no especificó el motivo de las decisiones de Nelson y Goldsmith.

Las renuncias se produjeron antes de que la comisión celebrara una reunión pública el viernes para discutir un borrador de conclusiones preliminares, en la que los comisionados expresaron opiniones favorables sobre la creación de límites de mandato para los magistrados de la Corte Suprema, pero advirtieron la adición de más magistrados a la corte, una idea defendida por los demócratas.

“Los comisionados están divididos sobre si la ampliación de la corte sería prudente”, se lee en una lectura de la discusión de la comisión. “Es probable que la ampliación de la corte socave, en lugar de mejorar, la legitimidad de la Corte Suprema y su papel en el sistema constitucional, y hay razones importantes para ser escéptico de que la ampliación sirva a los valores democráticos”.

“Las encuestas recientes indican que la mayoría del público no apoya la ampliación de la Corte”, continuó el grupo. “Y como incluso algunos partidarios de la ampliación de la Corte reconocieron durante las audiencias públicas de la Comisión, la reforma—al menos si se hiciera en el próximo período y de una vez—sería percibida por muchos como una maniobra partidista”.

Dicho esto, los comisionados coincidieron en que el Congreso tiene “amplios poderes” para cambiar el número de magistrados de la corte superior.

“Como cuestión legal, llegamos a la conclusión de que el Congreso tiene un amplio poder para estructurar la Corte Suprema ampliando (o contrayendo) el número de jueces”, escribieron.

La comisión de 36 miembros, establecida en abril mediante una orden ejecutiva, está compuesta por un grupo bipartidista de expertos en la Corte y el debate sobre la reforma de la Corte. Los comisionados incluyen académicos de ciencias legales y políticas, antiguos jueces federales y profesionales que han comparecido ante la Corte, así como defensores de la reforma del sistema judicial.

El propósito de la comisión, según la Casa Blanca, es brindar un análisis de los principales argumentos en el debate público contemporáneo a favor y en contra de la reforma de la Corte Suprema. Los temas que examinará incluyen la génesis del debate sobre la reforma; el papel de la Corte en el sistema constitucional; la duración del servicio y la rotación de los magistrados de la Corte; el número de miembros y el tamaño de la Corte; y la selección de casos, las normas y las prácticas de la Corte.

El número de jueces de la Corte Suprema se fijó en seis cuando George Washington, el primer presidente de Estados Unidos, promulgó la Ley Judicial de 1789. Se cambió brevemente a 10 durante la Guerra Civil bajo Abraham Lincoln. En 1869, el Congreso controlado por los republicanos aprobó otra ley judicial para volver a establecer el número en nueve, que ha permanecido intacto durante más de 150 años.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS