Comisión internacional para buscar desaparecidos abrirá oficina en Colombia

Por EFE
19 de Abril de 2018 Actualizado: 19 de Abril de 2018

La Comisión Internacional para las Personas Desaparecidas (ICMP, en inglés) tiene previsto abrir una oficina en Bogotá “en mayo o junio” para asistir la búsqueda de víctimas por el conflicto entre el Estado y la guerrilla de las FARC, dijo hoy su directora, Kathryne Bomberger.

En una entrevista con Efe, Bomberger explicó que la apertura de su oficina en Bogotá está pendiente de la firma de un convenio con la Unión Europea, que será la proveedora de los fondos, y la confirmación de un acuerdo con el Estado colombiano.

“Espero que suceda lo antes posible, calculo que entre mayo y junio”, dijo Bomberger.

La ICMP tiene su sede en La Haya, Holanda, y sus orígenes se remontan a 1996, cuando se fundó para tratar las desapariciones sucedidas durante las guerras de la antigua Yugoslavia.

Esta organización, según Bomberger, puede “ayudar a construir instituciones para tratar” el tema de las personas desaparecidas, “crear legislación”, y “ayudar con el trabajo técnico”.

“En Colombia va a haber fosas comunes porque hay muchos casos de desapariciones forzadas. Podemos proveer asistencia y estándares para excavarlas de forma correcta y hacer test de ADN”, añadió.

Tras más de 20 años de trabajo, la ICMP ha localizado el 75% de los cuerpos de las aproximadamente 40.000 personas registradas como desaparecidas en los países balcánicos.

Bomberger se refirió al Acuerdo de Paz entre Colombia y las FARC, firmado en noviembre de 2016, que puso fin a más de 50 años de conflicto y tuvo como una de sus consecuencias la desaparición de 87.000 personas.

“Fue muy importante que nos invitaran las partes implicadas en el Acuerdo de Paz. Si trabajamos con el Estado, tenemos que asegurarnos de que hay voluntad política”, dijo la directora de la ICMP.

La holandesa calificó de “emocionantes” los nuevos tiempos abiertos en Colombia tras la firma del Acuerdo de Paz y celebró la creación de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, un organismo permanente creado al calor del alto el fuego.

“Durante un conflicto es muy difícil tener el nivel de transparencia que estamos discutiendo ahora. Con la paz, afortunadamente, te mueves hacia instituciones públicas que rinden cuentas ante los ciudadanos”, añadió.

Entre los retos a los que se enfrenta Colombia, Bomberger citó la relación entre la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas “con otras instituciones ya existentes”, que tratan el mismo asunto, y mantener un banco de datos efectivo, con muestras de ADN, al que puedan acceder los parientes de las víctimas.

“Las familias tienen que entender cómo funciona el sistema y como informar de la desaparición de alguien. Cuanto más simple sea el sistema, más fácil será asegurar sus derechos”, añadió Bomberger.

La recuperación de los cuerpos de las víctimas podría servir, en un futuro, para llevar a cabo investigaciones criminales.

En el caso de la antigua Yugoslavia, las identificaciones de la ICMP se utilizaron como pruebas en 30 de los juicios del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), que procesó a decenas de sospechosos por crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Las circunstancias del conflicto colombiano son “muy políticas”, reconoció Bomberger, pero defendió que familiares y supervivientes tengan la posibilidad de acudir “a la Justicia” y obtener eventuales “reparaciones económicas”.

Según la directora de la ICMP, Colombia podría servir de modelo a otros países de la región como México, donde según estadísticas oficiales hay más de 30.000 desaparecidos, muchos de ellos víctimas de “guerra contra el narcotráfico” iniciada por el expresidente Felipe Calderón.

Para que la ICMP abriera una oficina en ese país, necesitaría por un lado “que México nos dijera que nos quiere allí” y, por otro, la existencia de un donante que apoyara el proyecto, dijo Bomberger.

TE RECOMENDAMOS