Comité Judicial de Senado avanza con nominación de Barrett a pleno del Senado, pese a boicot demócrata

Por JANITA KAN
22 de Octubre de 2020
Actualizado: 22 de Octubre de 2020

El Comité Judicial del Senado votó el jueves para que la nominación de la jueza Amy Coney Barrett para la Corte Suprema avance hacia el pleno del Senado, a pesar de la decisión de los senadores demócratas de boicotear el voto.

El comité, controlado por los republicanos, votó 12-0 para recomendar a Barrett para una votación en el pleno del Senado. No hubo demócratas presentes.

“Esa fue su elección. Mi elección será la de votar por la nominada para que supere el comité”, dijo el presidente del comité, el senador Lindsey Graham (R-S.C.), el jueves por la mañana.

“No vamos a permitir que ellos controlen el comité. Ellos eligieron no participar”.

Los senadores demócratas dijeron el miércoles que boicotearían el voto del comité sobre Barrett. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), y miembros demócratas del comité dijeron en una declaración que “no concederán (…) mayor legitimidad” a la confirmación de Barrett para la Corte Suprema.

El impulso de los republicanos por confirmar a Barrett para el máximo tribunal ocurre pocas semanas antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, lo que provocó críticas de sus colegas demócratas, quienes argumentan que quien sea que gane las elecciones debería tener la oportunidad de elegir al nominado para reemplazar a la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg.

Los demócratas también cuestionan el hecho de iniciar los procedimientos durante la pandemia y al ajustado calendario de los republicanos.

“Este ha sido un proceso impostor desde el principio”, dijo Schumer y otros demócratas en sus declaraciones del miércoles, acusando a los republicanos de “apresurarse a confirmar una jueza de la Corte Suprema”, para “quitarle el seguro médico a millones”.

“No le daremos más legitimidad a este proceso al participar en una aceleración del comité con esta nominación solo doce días antes de la culminación de unas elecciones que ya están en marcha”, dijo Schumer.

A pesar del anuncio de los demócratas, Graham dijo el miércoles que celebrará una votación independientemente de si los senadores demócratas participan o no, rompiendo antiguas reglas del comité.

Las reglas del Comité Judicial estipulan que doce miembros tienen que estar presentes para llevar un asunto a votación en el pleno del Senado, y que dos personas del partido minoritario tienen que estar presentes “con el fin de tramitar los asuntos”. Los republicanos pueden cumplir el primer requisito por su cuenta si todos los senadores republicanos están presentes. Sin embargo, la última regla requeriría la presencia de al menos dos demócratas.

Las reglas también establecen que no se puede remitir ninguna candidatura “a menos que una mayoría del Comité esté realmente presente al momento en que se tome tal medida y una mayoría de los presentes apoye la medida tomada”.

“La jueza Barrett merece un voto y recibirá un voto. La jueza Barrett merece ser remitida por el comité y será remitida del comité. La jueza Barrett merece estar en la Corte Suprema y será confirmada”, dijo Graham en una declaración.

En lugar de asistir al proceso, los demócratas del Senado dijeron que darán dos conferencias de prensa.

Se espera que el pleno del Senado comience a considerar la nominación de Barrett el 23 de octubre con una votación final programada para el 26 de octubre. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), dijo a los periodistas que tiene los votos para confirmar a la jueza y que “se mantendrá en ello hasta que terminemos”.

Los únicos senadores republicanos que dijeron que no votarán a favor de Barrett son las senadoras Susan Collins (R-Maine) y Lisa Murkowski (R-Alaska). No se espera que ningún senador demócrata vote para confirmar a Barrett para el máximo tribunal.

El líder de la mayoría elogió a Barrett el 16 de octubre diciendo que el juez había “exhibido toda la brillantez intelectual, la experiencia legal y el temperamento judicial de mente abierta que necesitamos en la Corte Suprema”.

El voto del comité se produce después de cuatro días de audiencias en las que los senadores hicieron preguntas a Barrett y examinaron sus cualificaciones y su trayectoria. Los miembros del comité la interrogaron sobre una serie de temas que incluyeron el aborto, la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), el derecho al voto, el cambio climático y los derechos de los LGBTQ, entre otros temas sociales. Barrett en general se negó a expresar sus opiniones personales, y en cambio invocó precedentes y normas que rigen la conducta judicial.

Los demócratas del Senado pasaron mucho tiempo durante la audiencia presentando a Barrett como una amenaza para la cobertura de salud de Estados Unidos. Se unificaron para tratar de presentar a Barrett como alguien que no dudaría en anular la ley ACA, también conocida como Obamacare, en un próximo caso en la Corte Suprema. Barrett podría ser confirmada a tiempo para incorporarse a la corte para escuchar ese caso, cuyos argumentos orales están programados para el 10 de noviembre.

Sin embargo, Barrett expresó en repetidas ocasiones durante las audiencias que no tiene animosidad u hostilidad hacia la ley ACA.

Tras la nominación de Barrett, la jueza fue blanco de varias y extensas exposiciones por parte de los medios de comunicación, que pretenden dar una imagen negativa de sus puntos de vista religiosos. Algunos artículos apuntaron a que Barrett es miembro de People of Praise, una organización comunitaria cristiana. A su vez, un reciente artículo de The Associated Press se centró en el tiempo que Barrett se desempeñó en una junta de escuelas cristianas privadas con políticas “anti-gay”.

Estos intentos de desprestigiar a Barrett tienen de antecedente su audiencia de confirmación en 2017 para su nominación a la 7º Corte de Circuito, en la que la entonces profesora respondió numerosas preguntas sobre su fe católica.

Los artículos hicieron que los legisladores republicanos denuncien los “continuos ataques” a su fe como “una vergüenza”.

“Estos eufemismos no engañan a nadie. Los senadores de Estados Unidos están sugiriendo que la jueza Barrett es demasiado cristiana o del tipo de cristiana equivocada para ser una buena jueza”, dijo McConnell este mes.

“Todos los jueces de la Corte Suprema de la historia han tenido opiniones personales. Los jueces tienen un trabajo que hacer y juran hacerlo de manera imparcial. Afirmar que la fe particular de la jueza Barrett la descalifica de manera particular para este ascenso es la definición de discriminación”, agregó.

Con información de Mimi Nguyen-Ly y Jack Phillips.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 

Brasil y EE.UU. necesitan reducir la dependencia de China: Pompeo | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS