Cómo afectan los pesticidas y herbicidas a los agricultores

Estas sustancias químicas cancerígenas son un riesgo en nuestros alimentos, pero son un riesgo aún mayor para las personas que los cultivan
Por Jennifer Margulis / Stephanie Seneff
03 de Noviembre de 2022 7:27 AM Actualizado: 03 de Noviembre de 2022 7:27 AM

En las últimas décadas, miles de estudios revelaron las consecuencias negativas de los herbicidas y pesticidas para la salud humana y planetaria. Pero poca gente ─incluso entre los que compran productos ecológicos─ piensa en quiénes son realmente los más perjudicados.

Según un informe publicado en junio por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el 81,4 por ciento de los estadounidenses mayores de 6 años dieron positivo en las pruebas de detección de altos niveles de glifosato, un herbicida relacionado con el cáncer.

Tres meses después, otro estudio, realizado por un grupo sin ánimo de lucro dedicado a la salud de los niños, encontró niveles detectables de glifosato en el 95,3 por ciento de los almuerzos de las escuelas públicas analizados. Las cantidades más altas estaban en los tacos blandos y en la pizza.

Una investigación de Mississippi publicada en 2014 mostró que el glifosato era el nuevo herbicida predominante detectado tanto en el aire (86 por ciento) como en la lluvia (77 por ciento) en 2007.

Cura para un asesino común (de malas hierbas)

El glifosato, el principal ingrediente del Roundup, es muy eficaz para matar las malas hierbas. Sin embargo, el herbicida también interfiere en la relación simbiótica entre las bacterias beneficiosas del suelo y las raíces de las plantas. El resultado es que los cultivos de alimentos son deficientes en los nutrientes que los seres humanos necesitan para una salud óptima.

Por eso muchos expertos en salud, incluidos los médicos funcionales y los nutricionistas, instan a sus pacientes a comprar alimentos orgánicos. Cuando los alimentos se cultivan sin pesticidas ni herbicidas y están libres de glifosato, son más nutritivos.

La buena noticia es que la demanda de alimentos orgánicos aumentó tanto que la mayoría de los supermercados ofrecen a los consumidores al menos una marca genérica y asequible.

La mala noticia es que, aunque es más fácil y asequible comprar alimentos orgánicos, la mayoría de los estadounidenses siguen comprando alimentos no orgánicos. Aunque la demanda de alimentos orgánicos parece estar aumentando, el Departamento de Agricultura sigue estimando que las ventas de alimentos orgánicos solo representan un 4 por ciento de todas las ventas de alimentos en Estados Unidos.

Hay muchas razones por las que la gente no compra productos orgánicos. Según la Organic Farming Research Foundation, la razón número 1 es el costo. Muchas personas también dicen que no pueden encontrar alimentos orgánicos en su zona. Los déficits de alimentos en las zonas urbanas lo hacen especialmente difícil.

Al mismo tiempo, incluso los consumidores más acérrimos de frutas, verduras, carnes y productos envasados orgánicos suelen comprar flores y plantas ornamentales de cultivo convencional.

Al fin y al cabo, si no se come, ¿para qué comprar productos ecológicos?

He aquí la razón: Todos los trabajadores agrícolas expuestos al glifosato corren un mayor riesgo de padecer linfoma no Hodgkin, insuficiencia renal, enfermedad de Parkinson y demencia, entre otros problemas de salud.

De hecho, pruebas científicas recientes, procedentes de estudios realizados mucho después de que se aprobara el uso del glifosato en el cultivo de alimentos, demuestran que este herbicida es un factor importante en varias enfermedades debilitantes, como las neurológicas, metabólicas, autoinmunes, reproductivas y oncológicas.

El glifosato provoca cáncer de sangre

El linfoma no Hodgkin es un cáncer de la sangre que se desarrolla en los glóbulos blancos del cuerpo. Los síntomas incluyen agotamiento, sudoración nocturna, inflamación de los ganglios, fiebre y pérdida de peso inexplicable, y la enfermedad suele ser mortal.

Los científicos llevan más de 20 años publicando estudios sobre la relación entre la exposición a los pesticidas y el riesgo de linfoma no Hodgkin.

Un estudio particularmente exhaustivo, realizado por científicos de Suecia y publicado en 2008, analizó la exposición a los pesticidas en individuos suecos de entre 18 y 74 años. Este estudio de casos y controles basado en la población encontró un riesgo dos veces mayor de linfoma para las personas expuestas al glifosato en comparación con los controles, y un riesgo tres veces mayor para el tipo raro de linfoma no Hodgkin llamado leucemia de células pilosas.

Un meta-análisis del 2019, realizado por investigadores de la Universidad de Washington y publicado en la revista Mutation Research, descubrió que la exposición al glifosato aumenta el riesgo de linfoma no Hodgkin en un 41 por ciento.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud afirma ahora que el glifosato es probablemente cancerígeno para los seres humanos.

Cuando el asunto se llevó a los tribunales, las pruebas fueron convincentes. En 2018, tras solo tres días de deliberación del jurado, un jardinero de California recibió más de 289 millones de dólares de un tribunal que consideró que Monsanto, el fabricante de Roundup, no había hecho lo suficiente para advertir a los consumidores del riesgo de cáncer. Aunque los abogados de la industria mantuvieron el caso enredado en los tribunales durante más de tres años y la cantidad que finalmente se ordenó pagar a Monsanto fue reducida por otros tribunales, el veredicto en el caso Johnson v. Monsanto Co. fue confirmado en 2020.

En 2019, un tribunal de California condenó a Monsanto a pagar 86,2 millones de dólares a una pareja que sufrió un linfoma no hodgkiniano tras usar Roundup.

Monsanto apeló, pero la decisión del tribunal inferior fue confirmada por el Tribunal Supremo de California en noviembre del 2021. Desde entonces, más de 100,000 personas presentaron demandas contra Monsanto, según HerbicideFreeCampus.org.

Cualquier agricultor o trabajador agrícola que cultive suelos tratados con glifosato y sus adyuvantes corre un mayor riesgo de padecer un linfoma no Hodgkin. Comprar todos los alimentos, flores y plantas ecológicas es una forma de mantenerlos a salvo y protegerlos de un posible desarrollo de cáncer.

Proteger a los trabajadores agrícolas de la insuficiencia renal

Los trabajadores agrícolas también deben ser protegidos de la insuficiencia renal inducida por el glifosato. De manera alarmante, los trabajadores de la caña de azúcar en América Central están experimentando una forma inusual de enfermedad renal no relacionada con la diabetes. Muchos de ellos murieron de esta enfermedad a una edad temprana.

Esta afección se denominó enfermedad renal crónica de etiología desconocida, o ERCu. Un fenómeno similar está ocurriendo entre los trabajadores de los arrozales de Sri Lanka.

En estos casos, como se explica en un estudio del 2019 (del que es coautora Stephanie Seneff), parece que el glifosato actúa de forma sinérgica con otro herbicida, el paraquat, que daña los riñones.

La caña de azúcar no es un cultivo modificado genéticamente, pero a menudo se rocía justo antes de la cosecha con glifosato, que actúa como un madurador para aumentar el rendimiento del azúcar. Los trabajadores que cosechan la caña están muy expuestos al glifosato, especialmente durante la cosecha.

De hecho, el gobierno de Sri Lanka prohibió el glifosato en 2015 en respuesta a esta clara evidencia de daño. Lamentablemente, debido a la presión de la industria agrícola, la prohibición se levantó en noviembre del 2021.

¿Principal factor de deterioro neurológico?

Otro motivo de preocupación para los agricultores es el mayor riesgo de enfermedades neurodegenerativas debido a la exposición a los pesticidas. Un estudio del 2021 publicado en la revista Gerontology descubrió una mayor prevalencia de demencia entre los trabajadores agrícolas en comparación con los demás.

Aunque varios estudios demostraron que el glifosato causa neuroexcitotoxicidad al excitar los receptores de glutamato en el cerebro, no fue hasta este mes de julio que un estudio experimental definitivo publicado en el Journal of Neuroinflammation apuntó directamente a una relación con la enfermedad de Alzheimer.

Este estudio, realizado con ratones, demostró que el glifosato se infiltraba en el cerebro y aumentaba los niveles de un conocido agente inflamatorio, así como de la forma tóxica de la beta amiloide, la proteína vinculada al Alzheimer. Además, demostró que el glifosato es directamente tóxico para las células.

Los alimentos ecológicos son más seguros y saludables para sus hijos, su familia, los trabajadores que recogen sus cultivos y el planeta. Si acude a los mercados de agricultores, puede encontrar aún más alimentos y flores locales de cultivo ecológico a precios asequibles.

Si sus bolsillos se resienten, hágase amigo de los agricultores de su zona y busque la manera de hacer intercambios. Cultivar sus propias flores y hortalizas, o unirse a un club o cooperativa de jardinería local, también le ayudará a tener un suministro constante de alimentos saludables y hermosas flores.

Además, la investigación en curso está dando lugar a soluciones tecnológicas creativas para el problema de las malas hierbas que no dependen de productos químicos tóxicos. Los alimentos ecológicos ya son más asequibles a medida que aprendemos a centrarnos en métodos agrícolas regenerativos y renovables que aumentan el rendimiento sin dañar el ecosistema.

Debemos proteger a los agricultores de las enfermedades inducidas por tóxicos. Si todos dejamos de comprar alimentos y plantas de jardín cultivados de forma convencional, la demanda de estos disminuirá, y lo orgánico no será solo un lujo para los ricos.

La doctora Jennifer Margulis es una galardonada escritora científica y colaboradora habitual de The Epoch Times. La doctora Stephanie Seneff, es científica del Instituto Tecnológico de Massachusetts y autora de “El legado tóxico: cómo el herbicida glifosato está destruyendo nuestra salud y el medio ambiente”, recientemente publicado en edición de bolsillo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.