Cómo animar a los niños a leer: ¿cualquier libro sirve?

Por BARBARA DANZA
17 de Abril de 2021
Actualizado: 17 de Abril de 2021

Algunos dicen que cuando se trata de animar a los niños a leer, siempre que estén leyendo, cualquier libro servirá.

¿En serio? ¿Ha visto algunos de los libros que están dirigidos a niños y “adultos jóvenes” en estos días?

No diríamos que cualquier alimento servirá mientras estén comiendo, ¿verdad? No alimenta a su hijo con Twinkies para el desayuno, el almuerzo y la cena.

Lo que alimentamos en la mente de nuestros hijos se queda con ellos y se convierte en una parte de ellos, al igual que los alimentos con los que nutrimos sus cuerpos. Los contenidos pueden nutrir o envenenar la mente.

Lo maravilloso de los libros es que son tan abundantes. Los seres humanos han estado en el camino de la escritura de libros desde hace bastante tiempo y el volumen de contenido que hemos creado es enorme.

Hay tantos libros maravillosos que se adaptarán a los intereses y preferencias únicas de su hijo. No necesitamos conformarnos solo con lo que se lanzó este año, lo que se promociona en los estantes de Barnes & Noble, o el más pedido en la biblioteca de la escuela. De hecho, encontrar un libro de alta calidad en estos lugares tiende a ser un desafío. Es posible, pero raro.

Al ampliar la búsqueda, los padres pueden ofrecer a sus hijos lo mejor de lo que se ha escrito: lo mejor de la cosecha. ¿Por qué alguien se conformaría con menos para sus hijos?

Lectores reacios

“Cualquier libro sirve, con tal de que lean” suele ser un sentimiento que se refiere a los lectores reticentes: niños que parecen no estar interesados en la lectura o que incluso la desprecian.

El antídoto para su resistencia a leer, no está necesariamente relacionado con las opciones de libros que los niños tienen a su disposición, sino con su experiencia global con la lectura en general.

Si quiere curar a su hijo de ser un lector reacio, en primer lugar, deje de lado toda la ansiedad que tiene sobre su renuencia a leer. Lo logrará en algún momento. No es una carrera. Puede dejar de preocuparse por eso.

Lo que quiere usted es hacer de la lectura una experiencia alegre y positiva para sus hijos. Si tienen problemas para aprender a leer o para retener y comprender lo que leen, alivie la presión.

Lea a sus hijos. Incluso si son mayores, léales. Haga que toda la experiencia sea tranquila y amorosa. El simple hecho de disfrutar de los libros juntos les dará el ejemplo que necesitan para ver que la lectura es una parte positiva de la vida.

Ignore los niveles de lectura. Si un libro es demasiado difícil de leer para su hijo actualmente, léaselo. Si un libro es tremendamente fácil pero atrae al niño y ofrece valor literario, disfrútelo plenamente.

Los libros influyen en la mente

El principal defecto de la idea de que “cualquier libro sirve” es que algunos libros fomentan e incluso promueven abiertamente el carácter pobre o el comportamiento inapropiado; algunos retratan mensajes cuestionables sobre conceptos básicos como el bien y el mal. De hecho, el contenido de algunos libros probablemente sorprendería a muchos padres si tuvieran tiempo para leer previamente todos los libros que su hijo consideró.

Los cuentos de hadas, los mitos y las leyendas se usaban tradicionalmente con el propósito de enseñar lecciones morales y de vida a los niños, ya sea a través de una moraleja directa al final de una historia o ejemplos establecidos por los personajes.

Las mentes jóvenes son particularmente impresionables y todavía están desarrollando conceptos básicos de carácter. Es aún más importante no llenarlos de ideas distorsionadas.

“Tonterías”

Además del contenido moral, los estándares literarios también impactan al lector.

La educadora clásica británica Charlotte Mason, una de las favoritas entre los educadores en casa de hoy en día, se refirió al término “tonterías” en relación con la literatura infantil de baja calidad, describiendo la escritura que no brinda ningún servicio a las mentes de los niños, como tonta y sin valor.

“La imaginación no se despierta con material débil y muy difuso que con demasiada frecuencia se ponen en manos de los niños”, escribió Mason.

Señaló libros que “hablan mal” a los niños, subestiman la inteligencia de los niños, distorsionan el significado de los textos originales y ofrecen poco valor literario.

Mientras lee esto, puede pensar en algunos ejemplos obvios de tonterías en este momento. Como puede imaginar, la tontería es muy fácil de encontrar.

Busque libros vivos

En lugar de conformarse con tonterías, Mason pidió la importancia de lo que ella consideraba “libros vivos”.

“Los niños deben tener libros, libros vivos; los mejores no son demasiado buenos para ellos; nada menos que lo mejor no es suficiente”, enfatizó.

Entonces, ¿qué es un libro vivo?

Según el blog SimplyCharlotteMason.com, un libro vivo tiene cuatro características clave:

“En primer lugar, suele estar escrito por un autor apasionado por el tema”. Compare esto con una versión resumida de una pieza de literatura clásica en un libro de texto, por ejemplo. El original es mucho más valioso y atractivo.

“En segundo lugar, está bien escrito; presenta historias bien contadas, no frases cortas, entrecortadas y tontas”.

“En tercer lugar, toca sus emociones y enciende su imaginación; puede imaginar lo que dice el autor en su mente”.

“Y cuarto, un libro vivo contiene ideas, no solo hechos a secas. Contiene ideas que alimentarán su mente y su corazón, moldearán quién es como persona y, a menudo, despertarán otras ideas propias”.

Recursos

Entonces, ¿dónde puede encontrar buenos libros para sus hijos?

Un buen lugar para comenzar son las listas de libros enfocadas en libros vivos o de fuentes confiables que reflejen los valores que espera inculcar en sus hijos.

La bloguera Amy Andrews  (AmyLynnAndrews.com/Living-Books-List/) ha elaborado una impresionante lista de más de 650 libros vivos.

Jenny Phillips (JennyPhillips.com/Good-Beautiful-Book-List/), creadora del plan de estudios de educación en el hogar “The Good and the Beautiful”, tiene una lista completa de libros que tiene como objetivo abordar las preocupaciones de los padres sobre la “falta de respeto, el lenguaje y los materiales inapropiados y de bajo valor educativo y literario” en los libros para niños.

A Thomas Jefferson Education, otro favorito de los educadores en el hogar, también ofrece una lista completa de libros que han considerado “clásicos”, disponible en TJed.org/Resources/Classics/. Según el sitio web, “Las grandes obras inspiran grandeza, así como las obras mediocres o malas suelen inspirar logros mediocres y pobres. Los grandes logros de la humanidad son la clave para una educación de calidad”.

La Gran Época también ha elaborado una lista, “Cuentos que enseñan a los niños a amar la bondad”, con historias [que] ayudan a guiar a los niños que suelen imitar la bondad que se encuentra en los héroes y heroínas de los cuentos que leen o escuchan.

Para obtener más inspiración, consulte Norton Anthology of Children’s Literature y Project Gutenberg (Gutenberg.org) para libros de dominio público.

Una vez que tenga una lista de libros para recopilar, consulte su biblioteca (haga uso de sus recursos en línea y en el sitio) y librerías usadas como A beBooks.com, además de los lugares donde compra libros habitualmente.

Como curar su jardín, observe cómo la biblioteca de sus hijos crece y florece mientras hace de la lectura y el amor por los libros una alegría que se celebra en su hogar. El obsequio que dará a lo largo del tiempo será invaluable y probablemente se beneficiará usted mismo.

Sigue a Barbara en Twitter: @barbaradanza

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS