Cómo barrera de investigaciones antimonopolio podría impactar la Gran Tecnología, dicen expertos

Por Yeny Sora Robles
26 de Febrero de 2020
Actualizado: 26 de Febrero de 2020

A medida que continúan los sondeos antimonopolio en la Gran Tecnología, aumenta el debate sobre si tales plataformas se dividen se enfrentarían a una restricción menos impactante o no verían ninguna repercusión en absoluto.

La posibilidad de que una o más de las “Cuatro Grandes” (Facebook, Google, Amazon y Apple) se separe es muy discutida. Entre un puñado de expertos en antimonopolio e informática, algunos dijeron a The Epoch Times que la probabilidad de que esto ocurra era casi nula, pero otros fueron inflexibles en cuanto a que al menos una empresa se enfrentaría a alguna forma de desinversión.

El actual e intenso escrutinio contra las plataformas titán: Facebook, Google, Amazon y Apple, es algo que no se había visto antes, ya que el Congreso las está investigando a las cuatro, mientras que el Departamento de Justicia (DOJ) y la Comisión Federal de Comercio están supuestamente revisando una o más de las empresas.

Las investigaciones se han extendido también hasta el nivel estatal; docenas de fiscales generales del estado están investigando las prácticas de Facebook y Google en casos separados. El aluvión de investigaciones, que parecen estar todavía en sus etapas iniciales,ha ocurrido en medio de una amplia preocupación por los efectos que las empresas tienen sobre la competencia y los consumidores.

¿Separarse?

Doug Melamed, un profesor de derecho de la Universidad de Stanford con experiencia en derecho antimonopolio y propiedad intelectual, dijo que las investigaciones podrían dar lugar a una amplia gama de resultados teóricos, “desde una nueva legislación hasta la ausencia de litigios”.

“Como cuestión práctica, creo que los resultados más probables están en algún lugar medio, algún tipo de litigio que probablemente resulte en un acuerdo con restricciones en la conducta de una o más de las plataformas”, dijo Melamed a The Epoch Times por correo electrónico.

La posibilidad de que una de las plataformas se separe es “cercana a cero”, según Melamed, quien dijo que es más probable que se utilice otra forma de alivio estructural menos impactante, o un “remedio de conducta” que pueda restringir futuras adquisiciones.

“Si bien es posible una victoria litigiosa para los demandados, creo que el resultado más probable es algún tipo de remedio de conducta que restrinja al demandado de usar su plataforma dominante para darle una ventaja inapropiada en los mercados complementarios”, dijo.

Sally Hubbard, exfiscal general encargada de la Oficina Antimonopolio del Estado de Nueva York, dijo a The Epoch Times que algunos de los posibles resultados podrían incluir “demandas por parte de los ejecutores por conductas que violen las leyes antimonopolio, la anulación de las fusiones consideradas como anticompetitivas y nuevas leyes o normas reglamentarias que rijan la Gran Tecnología”.

Hubbard, quien ahora es directora de estrategia de aplicación en el Instituto de Mercados Abiertos, dijo que la ruptura de una empresa es solo un tipo de remedio antimonopolio y “relativamente raro”. En su trabajo, Hubbard se relaciona con los fiscales generales del estado que tienen una autoridad significativa sobre el poder del monopolio.

La Gran Tecnología debería dirigir sus plataformas o competir en ellas, “pero no ambas”, dijo. Separar una empresa podría comenzar a resolver algunos de los conflictos de intereses existentes, pero no resolvería los problemas de competencia en la industria.

Se espera que el Comité Judicial de la Cámara de Representantes termine un informe final sobre sus hallazgos en la primera parte de este año, dijo el presidente del comité, Rep. David Cicilline (D-R.I.), a los periodistas el año pasado. No es claro cuál sería la fecha exacta.

Los líderes del comité y su subcomité antimonopolio han exigido a las cuatro compañías que entreguen una amplia gama de documentos, incluyendo correos electrónicos internos sensibles de los altos ejecutivos de las compañías, así como información financiera detallada, entre otros registros de la compañía.

“En mi opinión, veremos al menos una ruptura de la empresa como resultado de las investigaciones actuales, pero se producirá en forma de un acuerdo en lugar de una ruptura forzosa por parte del Departamento de Justicia”, dijo Sean Herman, fundador y Director General de Kinzoo, una aplicación de mensajería privada, a The Epoch Times por correo electrónico.

“Creo que la acción más probable será la división de Amazon Web Services, su división de computación en nube, en una entidad separada”, dijo Herman. “Debería haber fuertes argumentos para separar YouTube de Google, e Instagram de Facebook también, siempre y cuando el bienestar del consumidor no sea el factor decisivo”.

Cualquier acción potencial contra estas compañías depende en gran medida del papel que el bienestar del consumidor juega, en las investigaciones, dijo Herman.

En una de las primeras audiencias del panel antimonopolio en julio, los ejecutivos de las cuatro empresas se retractaron de las acusaciones de los legisladores de que operan como monopolios, estableciendo formas en las que dicen que compiten de manera justa, pero vigorosa, contra sus rivales en el mercado. Cicilline dijo que no estaba convencido con las respuestas de los ejecutivos, calificando su testimonio de “evasivo”.

John E. Lopatka, erudito en antimonopolio y distinguido profesor de derecho de la Facultad de Derecho Dickinson de la Universidad Estatal de Pennsylvania, dijo a The Epoch Times que las investigaciones podrían implicar demandas que aleguen “monopolio, acuerdos de restricción del comercio, adquisiciones ilegales y las correspondientes demandas bajo la Ley de la Comisión Federal de Comercio por métodos de competencia desleal”.

Lopatka dijo por correo electrónico que “espera plenamente” que algunas demandas antimonopolio “sean presentadas por algunos demandantes públicos contra al menos algunas de las grandes empresas de tecnología”. Las probabilidades de que una empresa estatal obligue a algunas grandes compañías de tecnología a deshacerse de algo es “excelente”, dijo, siendo Facebook y Google los más probables.

“Estas empresas están en la mira”, dijo. “La investigación del Congreso podría llevar a una nueva legislación. Esa legislación podría definir ciertas prácticas de las grandes empresas de tecnología como anticompetitivas o podría imponerles algún tipo de regulación gubernamental. El alcance de la posible legislación es amplio”.

Pero si los demandantes tienen éxito en su caso en el tribunal es otra cuestión, dijo.

En julio de 2019, el Departamento de Justicia anunció que su división antimonopolio está “revisando si las plataformas líderes en la web han logrado poder de mercado y están realizando prácticas que han reducido la competencia, sofocado la innovación o perjudicado de alguna forma a los consumidores, y de qué manera”.

En esta etapa, parece que las grandes compañías de tecnología preferirían adelantarse a involucrarse en cualquier posible caso antimonopolio e “intentar aplacar las preocupaciones de los reguladores y hacer ciertas concesiones en sus propios términos”, dijo Attila Tomaschek, experto en privacidad digital de ProPrivacy.com, a The Epoch Times por correo electrónico.

Comparación con el caso de Microsoft

La última vez que tanto el nivel estatal como el federal formaron parte de un importante caso antimonopolio fue den 2001 en el caso de Estados Unidos en contra de Microsoft Corp. por un supuesto monopolio de los computadores personales en el mercado. Sin embargo, esas pruebas solo se centraron en una empresa, en contraste con el clima actual.

En noviembre de 2001, el Departamento de Justicia llegó a un acuerdo con Microsoft que imponía una “amplia gama de restricciones” a la empresa. El tribunal no terminó ordenando ninguna desinversión.

Esas restricciones incluían “crear la posibilidad de que los vendedores de software independientes desarrollaran productos que fueran competitivos con los productos de middleware de Microsoft” y dar a los fabricantes de computadoras “la flexibilidad de contratar con los desarrolladores de software de la competencia y colocar sus productos de middleware en el sistema operativo de Microsoft”.

El caso de Microsoft sentó un importante precedente, ya que mostró cómo las leyes antimonopolio se pueden utilizar para abordar la conducta anticompetitiva de las principales plataformas, así como para “establecer el principio de que un monopolista puede perjudicar la competencia simplemente levantando barreras de entrada a la nueva competencia contra su posición de monopolio”, según Melamed.

En 2012, el gobierno de EE.UU. permitió las adquisiciones a Facebook de Instagram en 2012 y de Whatsapp en 2014. Lopatka dijo que los tribunales son cautelosos de deshacer las fusiones varios años después del hecho y que Facebook, por ejemplo, se esforzaría por mantener que cualquier desafío de fusión ahora sería injusto.

“No sé qué posibilidades hay de que este tipo de desafío tenga éxito, pero si alguna empresa va a ser disuelta, la razón sería casi seguro, que la empresa adquirió ilegalmente competidores”, dijo Lopatka.

Lopatka dijo que se podrían poner argumentos similares en el caso de Microsoft en contra de Facebook y Google en particular, ya que Microsoft mantuvo un monopolio del mercado de sistemas operativos para PC aplastando el navegador web Navigator, y las tecnologías Java.

Hubbard dijo que hay similitudes con los sondeos actuales y el caso Estados Unidos contra Microsoft.

“Al igual que Microsoft, Google, Amazon, Facebook y Apple están involucrados en conductas que, en mi opinión, equivalen a una monopolización ilegal”, dijo. “La monopolización ilegal requiere tanto 1) poder de monopolio, como 2) que la empresa adquiera, mejore o mantenga ese poder excluyendo la competencia”.

También hay diferentes formas de dividir las empresas. Durante el caso de Microsoft, algunos observadores abogaron por una desinversión vertical que habría separado el negocio de sistemas operativos de Microsoft del negocio de aplicaciones, dijo Lopatka. Otros abogaron por la desinversión horizontal, que habría implicado la divulgación de código propietario para crear varios competidores de sistemas operativos.

“El ejemplo de Microsoft solo pretende dar una idea de la amplia gama de desinversiones que se podrían proponer”, dijo. “Pero Microsoft fue un caso de mantenimiento de monopolio, no un caso basado en adquisiciones ilegales”.

Según Melamed, los hechos y las teorías del caso Microsoft son “muy diferentes” de lo que las sondas actuales probablemente se desarrollen. Microsoft trataba de usar el poder del monopolio en los sistemas operativos de PC para proteger ese monopolio de la nueva competencia. No está claro si las pruebas actuales consistirán en acusaciones de esa misma conducta.

Lopatka dijo que si la teoría sobre las violaciones de las normas antimonopolio son adquisiciones anticompetitivas, “el remedio más fácil es exigir al infractor que se desprenda de las empresas que adquirió ilegalmente”, aunque señaló que sería problemático si las adquisiciones se realizaron años antes.

“Como cuestión general en los mercados de tecnología, tratar de crear una competencia efectiva a través de remedios estructurales es excepcionalmente difícil”, dijo. “Y los remedios estructurales son un remedio drástico y se desaprueban cuando una empresa adquiere el poder de monopolio mediante una conducta excluyente”.

 

TE RECOMENDAMOS