Cómo China usa su fondo de “mantenimiento de la estabilidad social” en el extranjero

24 de Mayo de 2017 Actualizado: 25 de Mayo de 2017

Llegaron por cientos con sus camisetas y pancartas de color verde lima. Alineándose en las aceras, hicieron gestos amenazantes y lanzaron estridentes insultos en un desfile de 1.200 personas marchando por una vía en el distrito central de negocios de Hong Kong el 23 de abril.

Los miembros de la Asociación de Asistencia a los Jóvenes en Hong Kong y otras organizaciones de fachada comunista, así como las asociaciones de los clanes provinciales pro-Beijing, son vistos comúnmente en los últimos años protestando contra los grupos locales pro democracia o practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual china que es perseguida en China continental.

Las recientes provocaciones de los grupos a favor del régimen chino en el evento de Falun Gong el 23 de abril le costaron una pequeña fortuna. La Gran Época se enteró de que los manifestantes recibieron un promedio de un millón de dólares en total de las autoridades provinciales chinas. Estas provocaciones también son representativas y forman parte de la persecución que se hace en el extranjero de una brutal campaña de persecución que fue lanzada en la China continental hace 18 años por el ex líder del Partido Comunista Jiang Zemin.

Jiang se sintió amenazado por la popularidad de Falun Gong, que era practicada por entre 70 y 100 millones de chinos en su apogeo, de acuerdo con estimaciones del estado y de los practicantes. Jiang se comprometió a “eliminar” a Falun Gong y encabezó la creación de un aparato extralegal, la Oficina 610, con el propósito expreso de apuntar a los practicantes. El 20 de julio de 1999, la persecución comenzó con arrestos en todo el país.

En China, cientos de miles de practicantes se encuentran recluidos en alguna forma de detención, donde reciben sesiones de lavado de cerebro y tortura en un intento de hacerles renunciar a su fe. Los practicantes detenidos también corren el riesgo de ser asesinados para abastecer al creciente comercio de órganos del régimen chino, según investigadores sobre la sustracción forzada de órganos en China.

Fuera de China, el régimen chino reúne a grupos pro-Beijing para hostigar a los practicantes de Falun Gong por sus esfuerzos públicos para crear conciencia sobre la persecución que se lleva a cabo en la China continental.

Un ejemplo de la divulgación de Falun Gong en el extranjero sería los eventos organizados en Hong Kong este 23 de abril para conmemorar el aniversario de una apelación pacífica en Beijing el 25 de abril de 1999. Cerca de 1.200 practicantes de Hong Kong, Taiwán y otros países asiáticos vecinos se habían reunido en Edinburgh Place, una plaza pública cerca del puerto de Victoria, para realizar unos suaves ejercicios y efectuar una manifestación para denunciar la persecución. Más tarde, los practicantes llevaron pancartas que llaman la atención de la persecución mientras marchaban a través del distrito central con rumbo a la Oficina de Enlace Chino.

Cerca de 1.200 practicantes de Falun Dafa de Hong Kong y países vecinos realizan ejercicios de pie en Edimburgo Place, Hong Kong, el 23 de abril de 2017. (Song Bilong / La Gran Época)
Cerca de 1.200 practicantes de Falun Dafa de Hong Kong y países vecinos realizan ejercicios de pie en Edimburgo Place, Hong Kong, el 23 de abril de 2017. (Song Bilong / La Gran Época)

Cientos de varios grupos a favor del régimen chino en Hong Kong estaban por llegar para protestar por las actividades de Falun Gong. Los más notorios eran los miembros de la Asociación de Asistencia a los Jóvenes con sus camisas de color verde lima, pancartas con consignas anti-Falun Gong y fuertes voces buscando interrumpir el evento. Cerca de 50 miembros de la Asociación de Asistencia a los Jóvenes se pusieron camisas rojas y tocaron discordantes melodías “rojas” comunistas con instrumentos de banda militar.

La Asociación de Asistencia a los Jóvenes fue fundada en 2012, y se cree que es una organización fachada de la Oficina 610. Tiene su sede en el mismo edificio que la sucursal en Shenzhen de la Oficina 610, según el periódico de Hong Kong, Apple Daily.

Las recientes excentricidades maoístas de la Asociación de Asistencia a los Jóvenes enfurecieron al jefe de una asociación local pro-Beijing y lo inspiraron a exponer detalles del apoyo del régimen chino a este periódico. Debido a que el jefe del clan está estrechamente familiarizado con funcionarios de la Oficina de Enlace y Beijing y desea proteger su identidad, quiere ser referido en este artículo como “el señor Lam”.

El señor Lam señaló que el acoso de los grupos a favor del régimen chino contra Falun Gong el 23 de abril fue el más grande en escala hasta la fecha. Conoció de un alto funcionario de la oficina de seguridad pública en Shenzhen, la ciudad china vecina de Hong Kong, que el régimen chino gastó un promedio de HK$10 millones (aproximadamente 1,28 millones de dólares) para financiar esta operación de protesta.

El señor Lam dijo que el dinero de la protesta provenía de los fondos para el “mantenimiento de la estabilidad social” de las provincias chinas cerca de Hong Kong, tales como Guangdong y Fujian, y entregada a las asociaciones de clanes participantes en Hong Kong o a los manifestantes procedentes de China continental.

El régimen chino gasta decenas de miles de millones cada año para el “mantenimiento de la estabilidad social”, o aplicación de la seguridad interna, lo cual incluye la represión de activistas de derechos humanos y grupos espirituales como Falun Gong.

El ministerio chino de finanzas sitúa el gasto de 2016 en 166.800 millones de yuanes (unos 26.000 millones de dólares), aunque los analistas dicen que la cifra podría ser mucho mayor si se incluye el gasto en instalaciones de detención extralegal o a los matones que contrata.

El señor Lam dijo que cada uno de los manifestantes se le pagó entre HK $ 500 a HK $ 600 (aproximadamente 64 a 77 dólares) por su asistencia.

Los jefes de los diferentes grupos recibieron pagos sustancialmente más altos. Por ejemplo, el líder de una asociación local de clanes de Fujian recibió HK $ 2 millones (aproximadamente 260.000 dólares) de las autoridades de seguridad pública de Fujian. El líder del clan ya había hecho una pequeña fortuna organizando actividades anti-Falun Gong en Hong Kong, según el señor Lam, citando la propiedad del líder del clan de dos cafeterías y el reloj Rolex usado por la esposa del líder del clan como signos de su riqueza mal obtenida.

Pero los dólares del régimen chino no compran fácilmente apoyo en Hong Kong en estos días, dijo Lam. Muchos lugareños tienen ahora una buena comprensión de Falun Gong y no desean unirse al esfuerzo de persecución del régimen. Varios miembros participantes de la asociación de clanes de Fujian también optaron por no acosar a Falun Gong el 23 de abril.

TE RECOMENDAMOS