Cómo cuidar a sus padres ancianos cuando no quieren ayuda

Concéntrese en preservar la confianza y en mantener la relación en los últimos años de sus padres
Por JUDITH GRAHAM , KAISER HEALTH NEWS
13 de Enero de 2020 Actualizado: 13 de Enero de 2020

La madre de David Solie, Carol, de 89 años, era inflexible. “No, no me mudaré”, le decía a su hijo cada vez que él le sugería que dejara su casa y se mudara a una residencia para gente mayor.

Aunque Carol sufría una enfermedad de las arterias coronarias, osteoporosis severa, fracturas por compresión de la columna vertebral y un equilibrio inestable, no quería ayuda. Cuando Solie trajo ayudantes para asistirla después de una mala caída y una cirugía posterior, su madre los despidió en cuestión de días.

“En su mente, consideraba una desgracia tener a alguien en su casa”, dijo Solie. “Este fue su dominio por más de 50 años, un lugar donde hacía todo por sí misma y a su manera”.

Conflictos de este tipo a menudo amenazan las relaciones entre padres ancianos y sus hijos adultos justo cuando más se necesita comprensión y apoyo. En lugar de trabajar juntos para resolver los problemas, las familias se encuentran enemistadas y divididas por sentimientos de angustia y resentimiento.

Solie se puso tan nervioso que consideró ir a la corte y pedir una tutela, un arreglo legal que le habría dado control sobre los asuntos de su madre. (La situación se complicó porque el hermano de Solie, que tiene síndrome de Down, vivía en la casa de la familia). Pero el abogado de Solie le aconsejó que este curso de acción destruiría la relación con su madre.

Hoy en día, Solie, consultor de atención de la salud y escritor con un blog muy reconocido sobre el envejecimiento, parece tener el mismo tema cuando consulta a los hijos adultos que cuidan de sus padres. Haga de la preservación de la confianza y mantener su relación intacta —no de los argumentos ganadores— una prioridad, sugiere. Lo que sus padres más necesitan es la confianza de que usted los escuchará, tomará sus preocupaciones seriamente y permanecerá a su lado sin importar lo que suceda, dice.

La forma en que los hijos adultos se comunican con sus padres puede contribuir en gran medida a aliviar las tensiones, dice Solie. En vez de decirle a su padre lo que tiene que hacer, pregúntele cómo prefiere resolver los problemas. Elija sus prioridades y reconozca sus valores cuando haga sugerencias. Dé opciones siempre que sea posible. Esté en sintonía con sus necesidades y temores no expresados.

Cuando el Dr. Lee Lindquist, jefe de geriatría de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, preguntó a 68 adultos mayores en ocho grupos de enfoque por qué se resistían a recibir ayuda, las respuestas variaron. Dijeron que temían perder su independencia, convertirse en una carga para sus seres queridos,que se aprovecharan de ellos y renunciar al control de sus vidas.

Cuando se les preguntó qué podría marcar la diferencia, los adultos mayores dijeron que les gustaba la idea de la “interdependencia”, es decir, reconocer que las personas se necesitan unas a otras desde la infancia hasta una edad más avanzada. Y encontraron útil pensar que “al aceptar ayuda, a su vez ayudaban a la persona que la proporcionaba”, según el estudio de Lindquist, publicado el año pasado en la Journal of the American Geriatrics Society.

Desafortunadamente, ninguna cantidad de paciencia, compasión o tolerancia funcionará en algunas circunstancias conflictivas. Pero aquí está algo de lo que los expertos han aprendido:

Sea paciente

Dé tiempo a sus padres para que se adapten. Al principio, la madre de Jane Wolf Frances, de 87 años de edad, Lillian Wolf, no consideró mudarse con el padre de Jane de la ciudad de Nueva York al área de Los Ángeles, donde vivía Frances, su única hija.

Aunque Lillian tenía enfermedad de Alzheimer y Frances había planeado dar su casa de un piso a sus padres, “Aplacé el temor de que mi madre iba a perder algo esencial”, dijo.

Durante tres años de cuidado, Frances había aprendido a no apurar a sus padres. Sabía que habían disminuido la velocidad y que necesitaban tiempo para procesar el cambio.

Así que Frances esperó hasta que el asistente de salud en el hogar de sus padres llamó con preocupaciones sobre su capacidad para vivir de manera independiente. Después de discutir la situación con el médico, Frances se acercó de nuevo a su madre. El cambio a la vida asistida sería un nuevo comienzo, que permitiría a la familia pasar más tiempo juntos, dijo. Después de varias conversaciones, su madre finalmente aceptó.

Jane Wolf Frances (centro) con sus padres, Jack y Lillian Wolf, en 1963. (Cortesía de Jane Wolf Frances)

Frances, una psicóloga, es la autora de un nuevo libro, “Parenting Our Parents”: Transforming the Challenge Into a Journey of Love” y fundadora de www.parentingourparents.org. Ella les dice a las familias que mantengan la calma cuando surjan desacuerdos con sus padres ancianos y que atenúen sus reacciones emocionales. Escuche atentamente las preocupaciones de sus padres y hágales saber que usted está tratando de ayudarlos a lograr sus metas, no de imponer su agenda.

“A menudo es útil decirles a tus padres: ‘Estoy haciendo esto por ti; me gustaría que hicieras algo por mí'”, dijo Frances. “Las personas que son buenos padres se animan con eso y preguntan: ‘OK, ¿qué puedo hacer por ti?’. Entonces, puede decirle: ‘Puedes dejar que te ayude más'”.

Hágales saber que está de su lado

Denise Brown estaba convencida de que sus padres, Roger y Sally Loeffler, estaban tomando una decisión terrible. El año anterior, Roger, de 84 años, había sido diagnosticado con cáncer de vejiga y de próstata y se había sometido a una extensa cirugía. Sally, de 81 años, había sufrido tres hemorragias internas y le habían extirpado un tercio de su estómago.

Brown no creía que pudieran seguir viviendo por su cuenta, y sus padres se habían mudado a una comunidad de jubilados por recomendación suya. Pero entonces, en una reunión familiar, su madre se puso de pie y dijo: “No me voy a morir en este basurero. Odio este lugar”. Cuando Brown y sus hermanos se volvieron hacia su padre, él dijo: “Haré lo que tu madre quiera”.

Cuando sus padres decidieron mudarse a un apartamento, Brown se enfrentó. “Levanté la voz y dije: ‘Esto no es bueno, esto es terrible'”, dijo. “Estaban sorprendidos, pero dijeron: ‘No importa; esto es lo que vamos a hacer'”.

Mientras Brown pensaba en su reacción, se dio cuenta de que pensaba que sus padres estarían más seguros y tendrían una muerte más “suave” en la comunidad de jubilados: “Entonces se me ocurrió que esto no era lo que mis padres querían. Ellos valoraban su independencia. Es su decisión cómo se desarrollaría el final de su vida”.

Denise Brown (centro) con sus hermanos y padres, Sally y Roger Loeffler. (Cortesía de Denise Brown)

Brown les hizo saber a sus padres que respetaría sus deseos pero que necesitaría establecer límites. Su trabajo —Brown es la fundadora de www.CareGiving.com— tenía que ser una prioridad, y sus padres tendrían que organizar otra asistencia si ella no podía estar disponible. (Los dos hermanos y la hermana de Brown la ayudan). Y tendrían que estar dispuestos a hablar abiertamente sobre cómo sus decisiones la afectaban.

Lo que no funciona: Tratar de comunicarse cuando alguno de ellos está cansado o enojado. “Nunca llegamos a ninguna parte”, dijo Brown. “Todo el mundo se pone a la defensiva y se cierra”.

Lo que sí funciona: “Hacerles preguntas tales como: ¿Cómo crees que deberíamos tratar de resolver este problema? Es interesante escuchar sus respuestas, y hace que trabajar juntos sea mucho más fácil”.

Comprender que sus padres cambiarán

Después de la muerte de su padre, Loi Eberle se angustió cuando su madre, Lucille Miller, se involucró con un hombre que a ella y a sus hermanos no les gustaba. Con su estímulo, Miller invirtió en bienes raíces y perdió una gran cantidad de dinero.

Pero nada de lo que dijeron Eberle o sus hermanos pudo convencer a su madre de que esta relación era destructiva.

Eberle luchó con el resentimiento y la ira mientras las necesidades de su madre aumentaban después de un ataque cardíaco y un diagnóstico de miastenia grave, una severa enfermedad neurológica. “Mamá y yo tuvimos esta relación de amor/odio toda mi vida, y había una gran necesidad de curación en esta relación”, dijo.

Loi Eberle y su madre, Lucille Miller, en 2012. (Cortesía de Loi Eberle)

En 2012, Eberle trasladó a Miller, que entonces tenía 89 años, de su antiguo hogar en Minneapolis a un hogar de ancianos en el norte de Idaho, cerca de donde ella vive. Gradualmente, se dio cuenta de que su madre “había hecho la transición a ser otra persona”, alguien que era vulnerable y que estaba al final de su vida.

“Creo que durante mucho tiempo tuve la idea de que iba a ayudar a mamá a volver a ser quien era, y pasé mucho tiempo tratando de hacerlo”, dijo Eberle. “Finalmente tuve que perdonarme por el fracaso y entender que este es el proceso de la vida”.

Con este cambio de perspectiva, la tensión emocional se disipó. “Cuando la visitaba, mi madre siempre se alegraba mucho de verme”, dijo Eberle. Miller murió en marzo de 2017 a la edad de 94 años.

Deje de lado las expectativas poco realistas

Esta es la etapa final del viaje con sus padres. Trate de poner la angustia a un lado y ayude a que este tiempo sea significativo para ellos y para usted. Sobre todo, sus padres quieren sentirse emocionalmente conectados y aceptados, incluso en un estado disminuido.

Judith Graham es una columnista contribuyente de Kaiser Health News, que originalmente publicó este artículo. La cobertura de KHN de estos temas es apoyada por The John A. Hartford Foundation, Gordon and Betty Moore Foundation y The SCAN Foundation.

****

Le puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS