Cómo cuidar el sueño en la era digital

Por GEORGE YANG AND JINGDUAN YANG
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

Hoy en día, tenemos un estilo de vida digital. Utilizamos tecnologías digitales para trabajar, gestionar proyectos, comunicarnos y buscar cualquier cosa.

Los adultos estadounidenses pasaron un promedio de tres horas y 35 minutos al día utilizando dispositivos móviles en 2018, un aumento anual de más de 11 minutos. Este año, se espera que el móvil supere a la televisión como el medio que más minutos atrae en Estados Unidos.

Las tecnologías digitales avanzadas nos han proporcionado comodidad en la vida diaria, como el control de nuestras actividades, el tiempo de sueño y la ingesta de calorías, y nos han permitido trabajar de forma productiva con personas del otro lado del planeta.

Pero, ¿cuál es el precio de esta comodidad, no en el sentido monetario, sino en términos de nuestro activo más valioso: nuestra salud?

Tecnología y privación del sueño

Cuando se trata de nuestra salud, probablemente el efecto más significativo de la tecnología digital es en el sueño. Según un estudio publicado por el Journal of Clinical Sleep Medicine, aproximadamente el 90 por ciento de los estadounidenses, especialmente los adultos jóvenes, usan la tecnología antes de irse a dormir, para enviar mensajes de texto, navegar, enviar correos electrónicos, trabajar, jugar, publicar o leer justo antes de tomar una siesta.

Además, el 22 por ciento se va a dormir con los timbres de los teléfonos celulares en su dormitorio y el 10 por ciento informa que sus teléfonos los despiertan al menos unas cuantas noches a la semana.

El canciller de la UCLA, Gene Block, un científico de biocomportamiento, declaró que “hace 50 años, el adulto promedio dormía 8 horas y media; ahora, en promedio, dormimos menos de siete horas por noche”.

La luz brillante reduce los niveles de la hormona melatonina, que regula el sueño, y disminuye la hormona leptina, que te hace sentir satisfecho. Al mismo tiempo, la luz brillante aumenta la grelina, la que hace que se sienta hambre. Así que más tiempo frente a las computadoras y los teléfonos puede hacer que las personas aumenten de peso, no sólo porque son más sedentarias, sino por el efecto que las pantallas tienen en los ciclos de sueño.

Dormir en el momento adecuado

La antigua medicina china trata el sueño como la mejor medicina para sanar, restaurar y rejuvenecer el cuerpo y la mente. Qué tan bien duerme uno por la noche determina qué tan bien funciona durante el día, y probablemente cuánto tiempo vivimos.

Desde el punto de vista de la medicina china, de las 9 de la noche a las 5 de la mañana -las ocho horas que se supone que las personas deben dormir- la energía vital y la sangre de una persona se concentra en los órganos importantes para reponerlos después de haber trabajado duro durante el día.

Por ejemplo, de 9 p.m. a 11 p.m., los tres compartimientos del pecho, el abdomen y la pelvis -conocidos como el “triple recalentador” en la medicina china por sus importantes funciones metabólicas- reciben la mayor parte de la energía vital y la sangre para sostener todos sus órganos. El triple recalentador es responsable de la respiración del aire, la transformación de los alimentos en energía, la distribución de la energía en todos los órganos internos importantes y la eliminación de los desechos del cuerpo.

En los días en que una persona tiene el control de su hora de acostarse, un horario de 9 p.m. es igual al mejor tratamiento de spa disponible. Las personas que se quedan despiertas hasta tarde para trabajar utilizando tecnologías digitales deben acostarse a esta hora siempre que sea posible.

Desde las 11 p.m. hasta las 3 a.m., la energía vital y la sangre se concentran en la vesícula biliar y el hígado. Estos órganos son los centros energéticos que logran sus funciones críticas a través de una red muy complicada y larga. Ayudan a almacenar la sangre por la noche, desintoxicar el cuerpo, regular la digestión, mantener la energía vital y la sangre circulando en la dirección correcta, y modular la visión, el sueño, el humor y las funciones ejecutivas. Nutren los tejidos conectivos, tendones y ligamentos del cuerpo, y también regulan las funciones de los genitales.

Si no desea tener problemas con estas importantes funciones mentales y físicas, debe asegurarse de dormir durante estas cuatro horas. Si a una persona se le diagnostica fibromialgia, depresión mayor, síndrome del intestino irritable o de la vejiga, insomnio, fatiga crónica, ADHD/ADD, GERD (reflujo de ácido esofagogástrico), apoplejía o epilepsia, realmente debe proteger estas cuatro horas de sueño diariamente porque todas ellas están relacionadas con la disfunción energética del hígado y la vesícula biliar.

De 3 a.m. a 5 a.m., la energía vital y la sangre circulan a los pulmones durante dos horas en gran concentración para nutrir estos órganos críticos, que trabajan constantemente para mantener la vida.

Pocas personas aprecian el trabajo constante de sus pulmones hasta que tienen dificultades. La medicina china sostiene que los pulmones y su red energética hacen más que ayudar a absorber oxígeno y expulsar dióxido de carbono; también nutren la piel, regulan el estado de ánimo y las funciones sensoriales motoras, defienden al cuerpo de las infecciones, modulan el metabolismo del agua modificando la micción y los movimientos intestinales, y apoyan el sistema cardiovascular.

Los pulmones también se asocian energéticamente con el intestino grueso, que es donde se concentra la energía vital y la sangre de las 5 a.m. a las 7 a.m. Este es el mejor período de tiempo para tener una evacuación intestinal. Tener evacuaciones intestinales cuando uno se despierta por primera vez -y luego mantener los intestinos limpios y vacíos tanto como sea posible- ayuda a que los pulmones funcionen mejor durante el día.

Si tiene que quedarse despierto hasta tarde, o trabajar un turno de noche, y perderse la hora de acostarse, debe encontrar maneras de cuidar estos importantes órganos.

El Dr. Jingduan Yang es neurólogo, psiquiatra y experto en acupuntura, medicina china y medicina integral. Fundó el Instituto Yang de Medicina Integral, la Clínica Tao de Acupuntura y el Instituto Americano de Acupuntura Clínica. El Dr. Yang es coautor de dos libros: “De cara al Este: “Secretos antiguos de salud y belleza para la edad moderna” y “Acupuntura clínica y medicina china antigua”.

El Dr. Chi-Ao (George) Yang se graduó en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín en Beijing. Después de graduarse, aprobó todos los exámenes requeridos en Estados Unidos. Ahora trabaja junto al Dr. Yang como asistente de investigación clínica. Le gustaría realizar una residencia en medicina familiar en un futuro cercano.

*****

Te presentamos

Una introducción a Falun Dafa

A través de sus principios Verdad, Benevolencia y Tolerancia, es posible mejorarse como persona y elevarse continuamente dentro del ambiente de la sociedad. Más información http://es.falundafa.org

TE RECOMENDAMOS