Cómo decir “Sí” a la vida

Podemos dejar esquivar la vida aceptando más y rechazando menos
Por LEO BABAUTA
01 de Septiembre de 2020
Actualizado: 01 de Septiembre de 2020

A menudo rechazamos la experiencia que tenemos delante. Normalmente es por costumbre. Puede que no nos guste la incomodidad o la incertidumbre o que nos moleste el hecho de no conseguir lo que queremos.

Considere algunos escenarios comunes.

Puede que no le guste la forma en que actúan otras personas y se ponga a pensar cosas malas de ellas. También puede que se haga esto a sí mismo después de cometer un error que ya haya cometido antes. Usted puede retirarse para distraerse y llenarse de programas de televisión o juegos de vídeo o simplemente proclamar que ha terminado con todo y retirarse de las relaciones o situaciones difíciles.

Este rechazo de nuestra experiencia es la razón por la que a menudo nos frustramos con otras personas, nos deprimimos, o evitamos las cosas difíciles.

Es por eso que nos cuesta tanto tener buenos hábitos como la meditación, el ejercicio, comer bien, escribir, leer, usar el hilo dental, etc. Los buenos hábitos a menudo no son fáciles, así que les decimos “no”, incluso cuando realmente desearíamos poder decir “sí”.

Es por eso que recurrimos al alcohol, el tabaco, las drogas, la comida chatarra, la televisión, las redes sociales u otras distracciones para adormecernos. Así es como decimos “no” a la vida. ¿Pero qué pasa si decimos “sí”?

Cómo decir “sí” a la vida

Piense en todo lo que lo hace quejarse. Todo lo que lo hace querer seguir con “¡Ugh!”. Todo lo que quiere evitar.

Ahora imagine que podría estar abierto a todo eso.

Podría estar en una habitación con gente que normalmente no le gusta y ser compasivo con ellos. Podría ver su belleza y bondad y apreciarlos tal como son.

¿Y si pudiera ser un “sí” a todo? ¿Qué cambiaría eso para usted?

Eso no significa que no luche contra la injusticia o que no intente ayudar a los que están sufriendo. Significa que no se aparte de las cosas que le importan. No tiene que amar la injusticia, pero puede amar a la gente que sufre, incluso a aquellos cuyo sufrimiento los lleva a cometer una injusticia. Puedes ser compasivo con todos, incluso si no está de acuerdo con sus acciones o creencias.

Esta apertura es un camino hacia una libertad de tipo particular. Nuestro rechazo casi instintivo de los demás y de nosotros mismos nos deja esposados. Estamos limitados por la incapacidad de aceptar el mundo tal como es y enfrentarlo con creatividad y compasión.

¿Pero qué pasaría si pudiera ser “sí” a todas las cosas difíciles de la vida: su proyecto más aterrador, las tareas más difíciles, los momentos más aburridos?

La práctica es enfrentar todo y abrirse a ello. Ver la belleza del momento, incluso en las partes que normalmente rechaza o no le gustan.

Amar las partes de sí mismo que normalmente quiere cambiar. Amar todo.

En mi experiencia, si puede decir “sí” a la vida tal como es, la vida a cambio le dirá: “Sí”.

Leo Babauta es el autor de seis libros, el escritor de “Hábitos Zen”, un blog con más de 2 millones de suscriptores, y el creador de varios programas online para ayudarle a dominar sus hábitos. Visite ZenHabits.net


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS