Cómo el régimen chino presiona a los cristianos de China para que abandonen su fe

Por La Gran Época
01 de Septiembre de 2018 Actualizado: 01 de Septiembre de 2018

La minoría cristiana de China ha estado bajo una renovada presión a medida que las autoridades del régimen comunista aplican medidas coercitivas para hacerlos renunciar a sus creencias.

El 23 de agosto, el clérigo chino-estadounidense Francis Liu escribió en Twitter que a los cristianos chinos en muchas ciudades, incluyendo Anyang de la provincia de Henan y Ma’anshan de la provincia de Anhui, se les dijo que firmaran unas declaraciones sosteniendo que abandonaban el cristianismo.

Una típica declaración, preparada por las autoridades para que firmen los creyentes firmes, dice: “Mis creencias fueron el resultado de seguir ciegamente una tendencia. […] Llegué a un entendimiento más sobrio de mis necesidades espirituales. De ahora en adelante he decidido dejar de participar en actividades religiosas cristianas y ya no creo en el cristianismo”.

Un cristiano que asiste a la “Iglesia Urbana” en la provincia de Henan, en el centro de China, declaró a NTD, una cadena de televisión asociada a La Gran Época, que había visto la declaración de renuncia, la cual fue distribuida por funcionarios locales del Partido Comunista Chino (PCCh).

La publicación del clérigo Francis Liu que muestra la declaración de renuncia que los cristianos chinos deben firmar. (Twitter)

“El jefe del pueblo entregó la declaración a un líder de la iglesia. El funcionario le pidió que entregara la declaración a otros cristianos para que la firmaran. El líder de la iglesia dijo que no repartiría la declaración ni la firmaría. Más tarde mostró la declaración a cada trabajador de la unidad. En nuestra iglesia, un cristiano señaló que el jefe de su pueblo y el secretario del PCCh del pueblo también le dieron tales declaraciones y esperaban que la firmara, pero se negó”.

Francius Liu describió que el año pasado hubo incidentes similares en la provincia de Jiangxi, dirigidos a los cristianos que solicitaron beneficios del gobierno.

“Los cristianos locales y los sacerdotes me dijeron que en la provincia de Jiangxi, los funcionarios pidieron a los cristianos que cumplían los requisitos para recibir asistencia social o  que estaban recibiendo beneficios del gobierno que abandonaran su fe”, comunicó Liu a NTD. “El año pasado no apuntaban a todos los cristianos”.

Ahora, en las provincias de Henan y Anhui, la campaña del PCCh para hacer que los creyentes renuncien al cristianismo se ha extendido a la comunidad cristiana en general.

Hasta ahora, NTD solo ha recibido noticias de la campaña en estas dos provincias. Es difícil saber si la campaña fue prerrogativa de los funcionarios locales o si fue organizada por autoridades superiores como una prueba en lugares donde viven muchos cristianos.

Sin embargo, algunos cristianos en Henan le dijeron a NTD que desde que entró en vigencia el nuevo Reglamento sobre Asuntos Religiosos en febrero de este año, las autoridades han reforzado la vigilancia y restringido las actividades de las principales religiones, al tiempo que interfieren con sus enseñanzas y servicios.

“Se instalarán cámaras de vigilancia en la iglesia, y la iglesia desplegará la bandera roja [comunista]”, detalló un cristiano de Henan llamado Chen. “La iglesia también tendrá que incluir propaganda del PCCh. Los sacerdotes tendrán que pasar por una evaluación de las autoridades y se prohibirá la entrada a menores de 18 años”.

“Mientras hacemos nuestras oraciones, se nos requerirá cantar canciones patrióticas. No nos desagrada nuestro país, pero no nos dejan adorar a Dios. Nos obligarán a cantar estas canciones antes del oficio. El objetivo de esto es atacar la esencia de nuestra fe”.

En algunas ciudades chinas, incluidas las de Henan, las autoridades del PCCh han eliminado un gran número de cruces e iconografía con la excusa de renovar edificios ilegales.

En las iglesias del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías, controladas por el PCCh, hay un límite para el número de fieles y el clero debe predicar los “valores centrales socialistas” del Partido con el objeto de “sinificar” la religión.

Dijo Francis Liu: “Siendo un partido ateo, el PCCh no confía en ninguna religión. Se da cuenta de que no tiene manera de controlar completamente la fe religiosa usando su propia ideología. La llamada religión sinificada en verdad significa que está siendo controlada por el Partido Comunista. Significa que la religión y sus creyentes deben estar subordinados al Partido y su régimen”.

El PCCh suprimió las religiones chinas y otras creencias espirituales desde que tomó el poder en 1949. En la década de 1950, millones de seguidores religiosos fueron ejecutados o encarcelados, y las enseñanzas tradicionales de Confucio, Buda y Lao Zi fueron severamente denigradas durante la década que duró la Revolución Cultural. El PCCh se ha infiltrado en templos e iglesias con sus agentes para tergiversar las enseñanzas y adaptarlas a su molde ideológico ateo. En 1999, el PCCh comenzó una campaña violenta contra los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, muchos de los cuales han sido asesinados por no renunciar a su creencia.

***

¿Sabías?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS