Cómo el régimen chino se sale con la suya con una falsa historia sobre la Segunda Guerra Mundial

19 de Julio de 2015 Actualizado: 19 de Julio de 2015

Reunidos ante un museo en las afueras de Beijing, soldados y escolares de pie en silencio la semana pasada para conmemorar el 78º aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial en China, un conflicto que se cobró la vida de unos 20 millones de chinos.

Pero también silenciado es un claro recuerdo de esta brutal lucha por la supervivencia, en la que el gobierno nacionalista chino condujo victoriosamente ocho años de guerra de resistencia contra la invasión de Japón, antes de ser expulsado en 1949 por las fuerzas comunistas siguiendo cuatro años adicionales de guerra civil.

Una historia caricaturizada, hilada y repetida hasta la saciedad por la propaganda estatal y alentada en el sistema educativo nacional, se convirtió en un elemento principal de los medios de comunicación en China, pesando fuertemente en el sentimiento de las masas chinas y de la identidad nacional aún siete décadas después de que la guerra terminó, como se destaca en frecuentes y a veces destructivos disturbios anti-japoneses.

Por ejemplo, en 2013, cuando el régimen chino y Japón se enfrentaron por las disputadas islas Senkaku cerca de Okinawa en el Mar de China Meridional, un video que representa la destrucción nuclear de Tokio se volvió viral entre los internautas chinos.

Exageradas y a veces completamente fabricadas representaciones de las tropas comunistas heroicas e invencibles, enfrentando a los ridículos y siniestros “demonios japoneses” se encuentran por toda la cultura popular china. Especialmente en los últimos años, la “guerra contra el Japón”, conocida localmente como la Segunda Guerra Mundial, ha demostrado ser un tema popular, políticamente seguro para los productores de cine y televisión.

En lugar de una verdadera ilustración y enseñanza, a los chinos se les inculca con una narrativa adulterada que ignora o reduce en gran medida, campañas nacionalistas lideradas y batallas que marcan el curso de la guerra. La contribución histórica de China al esfuerzo general aliado revela un cuadro totalmente diferente, el de una dura batalla desesperada contra una potencia de fuego superior, de equipo y de cohesión.

Los cautivos en poder de las tropas japonesas cerca de la montaña Mufu entre la frontera norte  de la ciudad de Nanjing y la orilla sur del río Yangtze, el 16 de diciembre de 1937. (Wikimedia Commons)
Los cautivos en poder de las tropas japonesas cerca de la montaña Mufu entre la frontera norte de la ciudad de Nanjing y la orilla sur del río Yangtze, el 16 de diciembre de 1937. (Wikimedia Commons)

La verdad de una guerra olvidada

El 7 de julio de 1937, dos años antes de la invasión de Polonia por la Alemania nazi, las tropas chinas se enfrentaron con unidades de una guarnición japonesa del extranjero al sur de Beijing, lo que desencadenó la chispa que encendería ocho años de guerra total a través de Asia y el Pacífico.

Desde la década de 1920, las facciones militaristas del gobierno japonés, protegido por la autoridad imperial, fueron invadiendo el continente asiático. Corea había sido una colonia japonesa desde 1910, y en 1931, los oficiales del Ejército Imperial Japonés ocuparon y anexaron Manchuria, una región del norte de China que contenía unos 35 millones de personas y recursos naturales abundantes.

En 1937, las tropas japonesas no sólo habían ocupado Manchuria, también habían tomado la mayor parte de lo que hoy es Mongolia Interior, ampliando su zona de control a Pekín (entonces llamado Beiping; la capital de China en ese momento era Nanjing, que estaba más al sur). Para Chiang Kai-shek, líder militar del gobierno nacional chino, estaba claro que más apaciguamiento de los japoneses solamente traería más desgracia.

Las tropas japonesas obtienen una muda recepción mientras desfilan por la  vencida Hong Kong en 1941. (STR / AFP / Getty Images)
Las tropas japonesas obtienen una muda recepción mientras desfilan por la  vencida Hong Kong en 1941. (STR / AFP / Getty Images)

A finales de julio, la lucha en torno a Beijing se había intensificado a medida que los chinos se negaron a dar marcha atrás a las demandas militares japoneses. Chiang ordenó a los ejércitos chinos a que se movieran a Shanghái, que contenía una presencia militar japonesa de tamaño considerable, con la esperanza de atraer a un gran número de tropas enemigas que podría ser usado ​​en una batalla decisiva.

La batalla de Shanghái cobró más de 200.000 chinos y 70.000 vidas japonesas en combate urbano en espacio limitado. Fue sólo la primera de más de 20 batallas importantes libradas por fuerzas chinas nacionalistas, chocando contra la típica narrativa comunista que alega que sus opositores políticos rehuían luchar en favor de la retirada hacia el interior de China.

Pese a los valientes esfuerzos chinos, incluyendo un episodio en el que una unidad alemana entrenada y equipada conocida como los “800 Héroes” mantuvieron a raya a decenas de miles de japoneses desde un almacén fortificado, los japoneses finalmente forzaron a los chinos de Shanghái. Con la llegada de refuerzos, la invasión continuó desde el delta del río Yangtze con una velocidad alarmante, amenazando la capital china de Nanjing.

Resistencia prolongada

Los primeros meses de la guerra no vieron casi ninguna actividad comunista de importancia significativa. La única pequeña victoria anotada por los comunistas, la batalla en Pingxingguan Pass, dio lugar a sólo unos cientos de víctimas japonesas, todavía se resalta por la propaganda estatal.

Mientras tanto, los ejércitos nacionalistas continuaron luchando con uñas y dientes contra el ataque japonés, perdiendo cientos de miles de hombres. En Nanjing, donde la incompetente defensa de la ciudad capital llevó a una derrota de las fuerzas chinas, por lo que muchos soldados fueron hechos prisioneros y ejecutados por los japoneses, el número de bajas militares chinas todavía no está claro. Las tropas imperiales llevaron más lejos su ira sobre la población civil de Nanjing, matando a cientos de miles de personas.

Demoledor como las derrotas de Shanghái y Nanjing y la brutalidad cometida contra civiles debe haber sido para la moral china, que en última instancia, tuvieron poco efecto sobre la voluntad de los nacionalistas para continuar la resistencia. En 1938, la mayor batalla de la guerra tuvo lugar en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, donde más de un millón de tropas nacionalistas frenaron una endurecida fuerza japonesa durante más de cuatro meses.

A pesar de la abrumadora movilidad y la fuerza brutal de los ejércitos imperiales de Japón, que se extendió a cientos de ataques con gas venenoso, finalmente obligaron a los chinos a retirarse de Wuhan, las muertes japonesas, que sumaban más de 100.000,  estancó cualquier avance por muchos años.

La marina japonesa aterriza en Xiaguan con la dirección del Comandante Hasegawa y entran en el castillo Nanking a través de la puerta Yijiang sosteniendo la bandera naval el 17 de diciembre de 1937. (Wikimedia Commons)
La marina japonesa aterriza en Xiaguan con la dirección del Comandante Hasegawa y entran en el castillo Nanking a través de la puerta Yijiang sosteniendo la bandera naval el 17 de diciembre de 1937. (Wikimedia Commons)

Apuñalado por la espalda

Desde la toma del poder comunista en 1949, espectáculos y películas en china continental representan un esfuerzo partidista generalizado y concertado que tiene lugar en el territorio ocupado por los japoneses, siempre con los revolucionarios comunistas en la vanguardia.

En realidad, la actividad del Partido Comunista se limita principalmente a la infiltración gradual de las regiones donde la guerra y la ausencia de orden (las fuerzas japonesas fueron a menudo presionadas fuertemente  para ejercer control efectivo sobre el territorio que había conquistado a los nacionalistas) hizo guaridas ideales para el crecimiento del movimiento político.

Los nacionalistas, bajo Chiang Kai-shek, fueron asistidos por Estados Unidos, pero este proceso se vio obstaculizado por la desconfianza diplomática y desacuerdo entre los participantes principales, en particular entre Chiang y el legendario general Joseph Stilwell.

Los comunistas chinos hicieron pleno uso de la difícil situación de los nacionalistas, y nunca ayudaron de manera significativa con el fin de preservar sus propias fuerzas; un diplomático soviético estacionado en el área de la base comunista señaló en su momento que Mao presidente del Partido se mostró reacio a mover tropas contra los japoneses.

El líder del Partido Comunista Mao Zedong (izquierda) y el ex primer jefe chino Zhou Enlai (derecha), posan para la foto en Yunnan en 1945 durante la guerra entre China y Japón. (AFP / Getty Images)
El líder del Partido Comunista Mao Zedong (izquierda) y el ex primer jefe chino Zhou Enlai (derecha), posan para la foto en Yunnan en 1945 durante la guerra entre China y Japón. (AFP / Getty Images)

Mientras que el Partido Comunista era de hecho militarmente insignificante en el inicio de la guerra, construyó un ejército potente y bien organizado en el corto plazo, tal como se refleja en la única operación militar importante realizada por las fuerzas comunistas, la Ofensiva de los Cien Regimientos de 1940. Mao, sin embargo, criticó a Peng Dehuai, quien dirigió la exitosa campaña, por revelar la fuerza de las tropas comunistas. Durante la Revolución Cultural (1966-1976), Mao usaría la “traición” de Peng como parte de la excusa de haberlo purgado.

Cuando Japón se rindió finalmente en 1945, fue primero a Estados Unidos, luego a las tropas nacionalistas chinas. Serían otros cuatro años de brutal lucha en la que las fuerzas del PCCh, ahora atrincheradas en el norte de China y con el aumento de la ayuda soviética, dominarían a los nacionalistas, la cual Estados Unidos vio como una causa perdida.

El intento de silenciar el pasado

El Partido Comunista de China tiene todas las razones para distorsionar la historia de la Segunda Guerra Mundial: el papel que realizó en la guerra fue poco, y darle crédito a los nacionalistas-que salieron a hacerse cargo de la isla de Taiwán, la cual evolucionó en su propia sofisticada democracia, esto debilitaría su propia legitimidad (del partido).

Así que el Partido oculta la historia real, y haciéndolo así le roba al pueblo chino la verdad de su propia historia, de acuerdo con Xin Haonian, historiador chino que ha escrito un libro sobre los generales del VIII Ejército en Ruta, parte de las fuerzas armadas comunistas. “El Partido Comunista de China hace todo esto para hacerse lucir glorioso, pero de hecho, el resultado es ridículo”, dijo Xin durante una conferencia, que salió al aire en New Tang Dynasty Television.

Pero incluso con su incesante propaganda y control del sistema educativo, muchos chinos son cada vez más cautelosos acerca de la veracidad de la información que reciben de los canales estatales sobre la guerra. El escepticismo incluye representaciones de antaño de la Revolución Cultural sobre “Tunnel Warfare” (guerra en túneles) y “Guerra de minas”, mostrando pequeñas bandas de guerrilleros comunistas chinos montados sobre la resistencia de los “diablos” japoneses, así como las representaciones más contemporáneas de la guerra, un elemento básico de todas las noches de televisión que invitan a la burla de las audiencias.

Sin embargo, tales tácticas poco sofisticadas funcionan algunas veces. Y sirven para crear un ambiente general de cómo los chinos ven la guerra, y lo más importante, los “enemigos” de China.

Como es de esperar, entre los más primordiales de estos están los japoneses, como se evidencia en los disturbios anti-japoneses de los últimos años, en los que incluso las marcas de los coches japoneses han sido volcados e incendiados. En esta narrativa, China es una perpetua víctima. Las disculpas de los líderes japoneses se consideran poco sinceras, y el ala pequeña pero ruidoso de extrema derecha de esa nación es alegremente retratado como real política japonesa.

El cinismo de la representación de la guerra del Partido Comunista chino, y el papel que otorgan a Japón como enemigo público número 1, no puede ser mejor expresado que por el propio Mao Zedong.

El insurgente comunista que pasó a fundar la República Popular de China entregó un agradecimiento personal al primer ministro japonés Tanaka Kakuei en 1972, cuando la República Popular de China y de Japón establecieron relaciones diplomáticas. Según el relato de Kakuei, y respaldado por el médico personal de Mao, Mao dijo que Kakuei “no tenía que decir lo siento”.

De acuerdo con el médico de Mao, “Mao le aseguró que fue la” ayuda” de la invasión japonesa la que hizo posible la victoria comunista y a la vez hizo posible esta visita entre el líder comunista y el líder japonés”.

Teniendo en cuenta toda esta “ayuda”, la oferta de las reparaciones por parte de Japón fue rechazada.

TE RECOMENDAMOS