Cómo Elizabeth Warren enriquece a Wall Street

Por David Williams
18 de Noviembre de 2019 Actualizado: 18 de Noviembre de 2019

Un nuevo informe de la organización económica progresista Groundwork Collaborative muestra que las cifras de pobreza en Estados Unidos han sido subestimadas en 3 millones debido a la “desigualdad inflacionaria”, que ocurre cuando los precios suben más para los que están en la base de la distribución del ingreso que para los demás.

Parece que gran parte de la culpa es de la inflación creada por el banco central de Estados Unidos, la poderosa y poco transparente Reserva Federal. Esto no es una novedad para muchos en la Casa Blanca, especialmente para el Jefe de Gabinete en funciones y Director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), Mick Mulvaney, quien, mientras estaba en el Congreso, frecuentemente señaló que la política de inflación constante de la Reserva Federal es un impuesto devastador y oculto para la clase trabajadora estadounidense.

La inflación erosiona los ahorros y socava los salarios de los trabajadores, obligándolos a trabajar más horas por menos dinero. Por el contrario, la inflación beneficia a los estadounidenses más acaudalados, cuyos activos (especialmente las inversiones comerciales de mayor riesgo) aumentan de valor. Sin embargo, como millones de estadounidenses aprendieron durante la burbuja inmobiliaria de 2008, las políticas del banco central hacen la vida más difícil a las familias trabajadoras, alimentando la desigualdad de la inflación identificada por el estudio Groundwork Collaborative.

Aunque a veces aboga por soluciones de política monetaria equivocadas, el presidente Donald Trump reconoce a la Reserva Federal por lo que es: un desastre burocrático. Sin embargo, a pesar de toda la retórica que la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) defiende sobre la desigualdad de ingresos, la candidata presidencial demócrata está actualmente abogando por incentivar a esta misma institución que obstaculiza las aspiraciones de la clase obrera.

Warren recientemente publicó la Ley de Modernización de Pagos, que haría que la Reserva Federal creara un sistema de pagos en tiempo real. Ella afirma que introdujo la legislación para defender a la institución de cualquier ataque, detener los retrasos en los tiempos de procesamiento de pagos bancarios y para que los consumidores que necesiten pagar por el cuidado de los niños y los alimentos básicos puedan evitar los retrasos que conducen al uso de prestamos de día de pago.

Pero en realidad, no hay necesidad de que la Reserva Federal actúe, lo que probablemente costará cerca de mil millones de dólares y retrasará la conectividad en tiempo real de miles de estadounidenses hasta al menos el año 2023. Muchos de los servicios de compensación en tiempo real del sector privado ya conectan a la mayoría del público sin depender de nuevos gastos burocráticos.

El repetido empuje de Warren a favor de una Reserva Federal envalentonada puede que no ayude mucho a los trabajadores estadounidenses, pero sí ofrece una tremenda ventaja a Wall Street.

A los financieros acaudalados no les gustan particularmente las opciones existentes del sector privado, debido al compromiso total de estos servicios de ofrecer precios fijos, una promesa que asegura que los bancos de Wall Street no reciban descuentos especiales para conectarse en tiempo real. Esta política allana el camino para que todos los estadounidenses -no solo los de los grandes centros financieros- utilicen los pagos en tiempo real. Garantiza que el servicio siga siendo asequible y accesible a todos los bancos, independientemente del tamaño o la ubicación, maximizando la conectividad y evitando al mismo tiempo que los costos se trasladen a los menos favorecidos.

Pero las políticas de Warren desenmarañarían ese status-quo, reforzando inevitablemente a los grandes bancos y dejando a Main Street con el billete de 1000 millones de dólares. Esto no es sorprendente, dado el historial de la candidata presidencial de proteger a la Reserva Federal de cualquier escrutinio o rendición de cuentas.

Warren vota consistentemente en contra de la auditoría de la legislación de la Reserva Federal por parte del Senador Rand Paul (R-Ky.), a pesar de saber que la última auditoría descubrió que la Reserva Federal proveyó más de 3 billones de dólares en bienestar corporativo a grandes bancos y corporaciones. Desafortunadamente, Warren puede ver sus políticas pro-Fed implementadas sin que tenga que mover un dedo. La Reserva Federal está tratando activamente de conseguir un sistema de pagos en tiempo real sin que el Congreso lo diga.

Afortunadamente, la Casa Blanca no tiene que quedarse de brazos cruzados. La orden ejecutiva de 1993 sobre la Revisión de Regulación y Planificación requiere que la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios de la OMB, ahora encabezada por Russ Vought, revise todas las acciones regulatorias importantes antes de que entren en vigor. El sistema de pagos en tiempo real de la Reserva Federal es ciertamente significativo, pero avanza sin que la OMB complete el análisis de costo-beneficio requerido para la elaboración de dichas normas.

Si la Reserva Federal continúa avanzando en esta política desastrosa, la Casa Blanca debe actuar y exigir un proceso regulatorio adecuado. Y si el tema es castigado por el Congreso, los legisladores deben oponerse firmemente a las desastrosas ideas de Warren. El liderazgo de Estados Unidos no puede permitir que un nuevo rescate bancario sigiloso se convierta en la ley del país. Los trabajadores estadounidenses sufren lo suficiente y merecen un sistema de pagos asequible.

David Williams es el presidente de la Alianza para la Protección de los Contribuyentes.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

Descubre

El régimen comunista en China los mata como animales ¿Qué podemos hacer?

 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS