Como en EE.UU. ahora los cigarros cubanos Cohiba están prohibidos en Brasil

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
11 de Julio de 2019 Actualizado: 11 de Julio de 2019

La marca de cigarros cubanos Cohiba, predilecta de Fidel Castro, fue rechazada en Brasil bajo la ley que prohíbe ciertas cantidades de aditivos en los cigarrillos. Después del bloqueo del mercado en Estados Unidos, la dictadura castrista pierde una nueva fuente de posibles ingresos.

El 23 de mayo, Anvisa rechazó la solicitud de renovación del registro de la marca y dio 30 días para que el producto fuera recogido en las tiendas.

Para la agencia, hay un exceso de ácido sórbico en el cigarro que la ley prohibe. El ácido sórbico se suele usar como conservante, informó Globo.

La empresa Emporium, que importa Cohiba desde hace dos décadas, declaró a Globo que “no hay inclusión de ningún aditivo, ya que se trata de un producto 100% natural, la hoja de tabaco”.

La marca de cigarros cubanos popularizada por el líder comunista Fidel Castro, Cohiba, ahora está prohibida en Brasil bajo la ley que prohíbe cantidades de aditivos en los cigarrillos. (Joe Raedle / Getty Images) En la imagen un recorte de periódico muestra a Fidel Castro en el escritorio donde hay un rodillo de cigarros en la fábrica de cigarros cubanos Cohiba.

En una declaración al periódico Folha de São Paulo, Anvisa dijo que su análisis de los cigarros donde se encontró ácido sórbico cumple “criterios estrictamente técnicos”.

Hasta el 30 de junio, en virtud de un recurso administrativo interpuesto ante la agencia, según Globo el cigarrillo Cohiba permanecía en las tiendas.

El 15 de mayo pasado Avisa informó que estaba tratando el tema de los aditivos de los cigarros en el Congreso en base a un proyecto de ley de 2015 ya aprobado. Sus representantes asistieron en esa fecha a una audiencia en el Senado Federal para discutir la legislatura cuyo propósito “es prevenir la publicidad y el uso de aditivos que confieren sabores y aromas a los cigarrillos y otros cigarrillos”. El proyecto de ley La ley PLS 769/2015, está cargo del senador José Serra y el 10 de julio había vencido el plazo de los recursos a la legislación.

Según el medio Folha, la izquierda brasileña insinua que la medida de Avisa es “totalmente política e ideológica” y está vinculada a la oposición de Bolsonaro a esta ideología revolucionaria castrista.

Bolsonaro ha sido evidentemente crítico con el régimen comunista cubano por las tropas enviadas a ayudar a Maduro cerca de su frontera y aseguró tomar medidas.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro habla durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente argentino Mauricio Macri (fuera de marco) en el Palacio de Planalto en Brasilia, el 16 de enero de 2019. (Foto de EVARISTO SA/AFP/Getty Images)

En una reciente entrevista Bolsonaro dijo estar preocupado por la situación de la región. “Dejar a Venezuela que no puede continuar como está, con el pueblo sufriendo y con gran parte de ellos huyendo para Colombia o para Brasil. Hay que poner punto final a aquello“.

“La debilidad de Maduro es la fuerza de la dictadura..¿Por qué eso?. Quien decide dónde Maduro son 2000 generales. La mayoría que decide ahí son narcotraficantes, los cubanos, son 60.000 cubanos”, quienes, se envían “30.000 barriles de petróleo al día“, y “las milicias”, dijo el Presidente.

“No podemos dejar que Venezuela se transforme en una nueva Cuba o hasta en una Corea del Norte“, dijo Bolsonaro quien manifestó su preocupación por “los terroristas” que salen de Venezuela y “se van a actuar a Colombia y puedan volverse hacia Brasil”.

Cohiba pierde el mercado en EE.UU. a causa del régimen

Cuba comercializa 27 marcas de habanos, según el medio Gramma, y sus principales compradores son España, China, Francia, Alemania y el propio Cuba. Europa es la región con más volumen de consumo.

El régimen castrista aspiraba vender sus cigarrillos a Estados Unidos, después de la apertura que le dio el gobierno demócrata de Barack Obama, pero la ayuda que presta a la dictadura en Venezuela le han significado una serie de sanciones por parte del actual gobierno de Estados Unidos.

Desde diciembre de 2014, el presidente Barack Obama sorprendió al autorizar a los ciudadanos de su país que visitaran Cuba con permisos de Washington, a comprar e importar ron y habanos, incluyendo los Cohíbas, sin embargo pesaba el embargo que prohíbe el comercio global entre Cuba y Estados Unidos, impuesto luego de la nacionalización unilateral de parte de Castro décadas atrás a las empresas estadounidenses en la isla caribeña.

En abril de 2019, Estados Unidos anunció máximas sanciones al régimen de Cuba si no cesaba su apoyo a Venezuela y por el contrario beneficios. Después de la negativa de Cuba, el presidente Donald Trump quitó la suspención al titulo III de la llamada Ley de Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, o Ley Helms Burt y con ello abrió las puertas a los juicios en tribunales del país contra las compañías extranjeras que “trafican” con estas propiedades de estadounidenses forzosamente confiscadas por el régimen comunista de Cuba.

Esta medida correspondiente al titulo III de la llamada Ley de Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, o Ley Helms Burt había sido aprobada con la legislatura por el expresidente demócrata Bill Clinton, pero luego el título III fue inmediatamente suspendido por el mismo Clinton y más adelante por Obama.

El régimen castrista aspiraba ganar unos 134,5 millones de dólares en el mercado estadounidense, según Gramma, y ahora pierde además el mercado brasileño.

“Los Republicanos no creemos en el socialismo”, dijo Trump al referirse al régimen totalitario en Cuba.

El presidente Donald Trump aborda el Air Force One en la Base Conjunta Andrews en Maryland el 26 de junio de 2019. (Brendan Smialowski/AFP/Getty Images)

“En Latinoamérica nuestro país está en contra de regímenes socialistas y comunistas corruptos y apoyamos a la gente de Cuba y Venezuela en su fuerte lucha por la libertad”, dijo Trump durante la presentación de su candidatura presidencial.

“Sabemos lo que puede hacer la libertad en Venezuela porque hemos visto ese futuro aquí en el Doral; sabemos lo que puede hacer la libertad en Cuba porque lo hemos visto aquí en Miami; (…) un día pronto, con la ayuda de Dios, veremos lo que la gente hará en Caracas, en Managua y en La Habana”, dijo el Presidente.

En otra entrevista dada en junio, Trump reconoció el efecto de sus medidas. “He sido muy, muy duro con Cuba. Nadie ha sido como yo con Cuba. Vamos a hacer que Cuba funcione apropiadamente. No de la forma que lo hizo Obama, que fue un desastre que yo revoqué”.

“Vamos a encargarnos de Cuba”, dijo el Mandatario al hablar de la vecina isla, hoy suspendida en el régimen de dictadura desde 1959, lo que hizo que más del 20% de su población migrara en su mayoría a Estados Unidos.

El Comite Internacional de Derechos Humanos CIDH acusó en su último informe anual al régimen comunista de Cuba por crímenes de lesa humanidad así como por restricciones arbitrarias al derecho al voto y a la libertad de expresión, además de violaciones al debido proceso.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

TE RECOMENDAMOS