Como en “Mundo Jurásico”: Aldeano tropieza con la cueva más grande del mundo oculta en la selva

Por Michael Wing
29 de Diciembre de 2022 4:27 PM Actualizado: 29 de Diciembre de 2022 4:27 PM

En lo más profundo de las selvas montañosas de Vietnam se esconde un mundo subterráneo que parece perdido en el tiempo. La cueva de Son Doong, una gigantesca oquedad en una montaña de piedra caliza, estuvo en su día totalmente oculta para nosotros, pero ahora se considera la mayor cueva del mundo.

Un aldeano llamado Ho Khanh tropezó con la gigantesca gruta en 1990, mientras buscaba la preciada madera de agar en un bosque tropical de la provincia de Quang Binh, cerca de la frontera con Laos. Atrapado por una tormenta, se metió en una cavidad de piedra que parecía no tener fin. Como la zona está plagada de formaciones de este tipo, se olvidó casi por completo del descubrimiento, hasta que en 2008 conoció a los espeleólogos británicos Howard y Deb Limbert y les habló de la cueva. Por sus expediciones anteriores, sabían que allí había algo; Son Doong era realmente lo que habían estado buscando.

Así que Khanh volvió sobre sus pasos, la encontró por segunda vez y les llevó hasta allí.

En 2009, los Lambert inspeccionaron meticulosamente la cueva. Khanh la llamó cueva de Son Doong: Son significa montaña y Doong es el valle donde habita la minoría étnica Bru Van Kieu. El estudio concluyó que Son Doong es la cueva más voluminosa del mundo, como reconoce el Récord Guinness. Su sección transversal duplica en tamaño a la de la siguiente cueva más grande del mundo, Deer Cave, en Malasia. Son Doong recorre más o menos en línea recta unos 8 kilómetros, mientras que su volumen es de unos 38.5 millones de metros cuadrados. Es tan grande que puede albergar una manzana entera de Nueva York, con rascacielos y todo, tan grande que un Boeing 747 podría volar a través de algunas secciones de la cueva.

Hoy, los visitantes pueden explorar Son Doong. En la entrada, algo premonitorio, se puede sentir el aire fresco que fluye como aliento. La cueva tiene dos entradas, una en cada extremo, que permiten la circulación del aire. Mientras tanto, dos enormes dolinas —donde el techo de la caverna se ha derrumbado, dejando el cielo al descubierto— permiten que tanto el aire como la luz penetren en el subsuelo. A menudo, una fina niebla provocada por la evaporación de los caudalosos ríos subterráneos recorre la cavidad, añadiendo un aire de misterio a la experiencia.

Estalagmitas gigantes en el interior de la cueva de Son Doong. (Dave Bunnell/CC BY-SA 4.0)

Los alrededores rocosos de Son Doong consisten en piedra caliza impecable que fue erosionada por las aguas que fluyen de dos cuevas vecinas, y este río hace que Son Doong crezca en tamaño cada año. Estos cursos de agua también conectan Son Doong con otras cavidades subterráneas —como la cercana cueva Thung, cuyo volumen es de 1.6 millones de metros cúbicos— lo que significa que Son Doong podría ser aún mayor de lo que se pensaba en un principio.

Al entrar en la cavidad, con la ayuda de guías, los visitantes acampan dentro de sus fauces gigantescas. Aquí comienza una caminata de cuatro días hasta la otra entrada, en el otro extremo. La visión de tiendas diminutas y personas dentro del espacio cavernoso hace que la comparación de tamaño sea alucinante. Tras levantar el campamento, pronto oirán el rugido de ríos subterráneos, cruzarán arroyos helados y llegarán a la estalagmita más grande del mundo. Una gigantesca columna mineral —formada por depósitos que han ido goteando desde el techo de la cueva a lo largo de los siglos— se eleva unos 80 metros por encima del suelo de la cueva.

La cueva de Son Doong, situada en la provincia de Quang Binh, en el centro de Vietnam. (Nhac Nguyen/AFP vía Getty Images)
Una vista aproximándose al Doline 2. (Thinhakapete/CC BY-SA 4.0)

Más adentro, entre ríos y rocas con incrustaciones fósiles, la luz de la primera dolina puede verse desde un kilómetro y medio más allá. Serpenteando como hormigas, los exploradores se acercan a una visión surrealista, como sacada de “Mundo Jurásico”. Donde en su día se derrumbó una enorme sección del techo de la cueva, una ventana del tamaño de un cañón permite ahora la entrada de luz natural. A determinadas horas del día, la luz solar penetra en la oscuridad e ilumina la niebla, lo que permite que la exuberante flora de “Parque Jurásico” prospere en el ecosistema de la cueva. Canalizando este tema prehistórico, la dolina fue bautizada caprichosamente como “Cuidado con los dinosaurios”.

Tras atravesar este país de las maravillas, cruzando la marca de una milla de la cueva, los aventureros acampan. Al día siguiente, llegarán a la segunda dolina, la mayor y más antigua de las dos, donde árboles de 30 metros de altura cubren un cono de escombros milenarios de 850 metros de altura. La sensación sublime de entrar en un mundo perdido es palpable. Quizá por esta sublimidad, la segunda dolina fue apodada “Jardín de Edam”.

La dolina 2 de Son Doong es tan grande que crecen árboles en su interior. (Dave Bunnell/CC BY-SA 4.0)

Gran parte de Son Doong está impregnada por la luz de estos dos portales titánicos y las entradas de ambos extremos. Pero más allá de la segunda dolina se encuentra el pasadizo más oscuro, donde la cueva se estrecha y un lago subterráneo de más de 600 metros obliga a los exploradores a viajar en barca. Fue aquí donde los Limbert se adentraron en un canal fangoso hasta las caderas que bautizaron como “Passchendaele”, en referencia a la Primera Guerra Mundial. El nivel del agua suele subir y bajar en Son Doong, dependiendo de la época del año; las expediciones a la cueva se detienen durante la temporada de tormentas, de septiembre a diciembre, ya que las fuertes lluvias pueden causar peligrosas marejadas o inundaciones y el nivel del agua puede subir entre 60 y 100 pies.

Visitantes exploran un lago subterráneo en la cueva de Son Doong. (Nhac Nguyen/AFP vía Getty Images)
Visitantes exploran un lago subterráneo en la cueva de Son Doong. (Nhac Nguyen/AFP vía Getty Images)
Un visitante explora un lago subterráneo en la cueva de Son Doong. (Nhac Nguyen/AFP vía Getty Images)

Más allá de Passchendaele, los Limbert se encontraron al principio con una colosal pared de piedra calcita que les impidió avanzar y les obligó a retroceder. Este muro natural, al que acertadamente llamaron la “Gran Muralla de Vietnam”, se eleva unos 90 metros por encima de ellos. Al mirar hacia arriba en este punto, ninguna luz puede penetrar la oscuridad total para encontrar el techo de la caverna. Hoy en día, los visitantes escalan este difícil obstáculo con ayuda de arneses, cuerdas, lámparas y guías. Finalmente, llegan a la luz del día y a la entrada de la caverna en el otro extremo.

Tras su descubrimiento, este magnífico mundo perdido recibió el nombre de “Octava Maravilla del Mundo” y se abrió a los visitantes en 2013. Para mantener prístino este ecosistema subterráneo único, solo se permite el acceso a 1000 visitantes al año. Los guías solo pueden llevar a Son Doong lo que pueden sacar. No hay instalaciones permanentes en el interior, ni se deja basura o residuos de ningún tipo. La excursión corre a cargo de Oxalis, una empresa de aventuras que opera en Vietnam.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.