La música clásica puede hacer maravillas en tus hijos, solo tienes que aprender a guiarlos

Por La Gran Época
02 de Enero de 2019 Actualizado: 02 de Enero de 2019

Mucho se ha hablado sobre el poder y los beneficios de la música, y de la música clásica en particular.

En la antigua China, se creía que la música podía curar. De hecho, el carácter chino de medicina proviene del carácter de música.

“El efecto Mozart”, un término acuñado en 1991 por el investigador francés Alfred A. Tomatis, es la idea, basada en una serie de estudios, de que escuchar a Mozart mejora la capacidad cognitiva.

También en la década de 1990, el difunto Masaru Emoto, un médico japonés de medicina alternativa, realizó experimentos con agua. Emoto encontró que el agua sometida a palabras positivas o música clásica formaba hermosos cristales cuando se congelaba, y que el agua sometida a palabras negativas o música heavy metal formaba cristales deformes e irregulares.

(FADEL SENNA/AFP/Getty Images)

Otro estudio encontró que la música clásica reducía los índices de criminalidad. En el 2003, los funcionarios de Londres reportaron una reducción del 33 por ciento en robos y del 37 por ciento en vandalismo cuando introdujeron música clásica en la estación de metro de Elm Park.

Hoy en día, la musicoterapia es un campo en crecimiento que se ha utilizado para tratar a pacientes con epilepsia, autismo, demencia e innumerables afecciones. En el 2016, un estudio alemán descubrió que las composiciones de Mozart y Strauss reducían la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Más allá de simplemente entretenernos, la música claramente impacta nuestras vidas.

(Schmitz/Photothek via Getty Images

A muchos padres les gustaría exponer a sus hijos a la música clásica. Sin embargo, puede ser una perspectiva intimidante, especialmente si los padres no crecieron escuchando música clásica o no saben mucho sobre ella.

Anthony Rudel, director de la emisora 99.5 WCRB Classical Radio de Boston, y director ejecutivo de Classical.org, ofrece algunas ideas para los padres que buscan introducir a sus hijos a los beneficios de la música clásica. Esto es lo que dijo.

La Gran Época: ¿Por qué es importante exponer a los niños a la música clásica?

Anthony Rudel: Hay una riqueza y profundidad en la música clásica que abre la mente de los niños a la imaginación, la exploración y la curiosidad intelectual. También hay una reacción química en el cerebro que la música clásica crea, que hace que el cerebro mismo esté más abierto al conocimiento.

La Gran Época: ¿Qué consejo le darías a los padres que no saben mucho de música clásica pero que quieren presentarla a sus hijos?

Sr. Rudel: La música clásica nos rodea. Lo escucharás en los comerciales de televisión, en Internet y en la radio. Encuentra algo que te parezca hermoso y comparte esa experiencia musical con tus hijos. Sugiero introducir la música clásica a los niños como entretenimiento, no como educación.

La Gran Época: ¿Qué consejos, pasos o recursos recomendarías para que los padres expongan a sus hijos a la música clásica?

Sr. Rudel: Encuentren un flujo de música que le guste en Internet y permitan que se conviertan en parte de su vida. Comiencen con  ClassicalWCRB.org, que cuenta con cuatro siglos de música. O prueben nuestro recién relanzado Classical.org, la iniciativa digital de la Fundación Educativa de WGBH para hacer que la música clásica sea accesible y relevante para todos. Classical.org [recientemente] se ha transformado en un destino digital para la música navideña, por lo que también hay grandes ofertas de temporada.

La Gran Época: Para empezar, ¿qué obras o compositores le recomendarías a los padres para centrarse?

Sr. Rudel: Comiencen con algunas de las primeras composiciones de Mozart y háganles saber a sus hijos que él mismo escribió estas obras cuando era un niño pequeño. Algunos de los más grandes compositores también vivieron grandes vidas. Si a tu hijo le gusta la historia, esta es otra manera de empezar a explorar la música clásica.

También recomendaría tocar algunas obras corales emocionantes, piezas más cortas, y cambiar frecuentemente los estilos para encontrar lo que te gusta a ti y a tus hijos. Lo más importante es que recuerden que debe ser entretenido y no estrictamente educativo.

Sigue a Barbara en Twitter: @barbaradanza

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS