Cómo la ideología protege a los jóvenes para que no maduren nunca

Por James Bowman
10 de Julio de 2021
Actualizado: 10 de Julio de 2021

Comentario

Durante el fin de semana del 4 de julio, una encuesta ampliamente difundida reveló que solo el 36% de la cohorte demográfica más joven encuestada, de 18 a 24 años, se sentía muy o extremadamente orgullosa de ser estadounidense. En todos los demás grupos, incluidos los negros y los hispanos, el número de personas que se sentían orgullosas de ser estadounidenses superaba el 50%.

No es mi intención rebatir a los que ven en estas cifras un presagio de la ruina de nuestro país en unos pocos años, pero solo quiero mencionar que no nos pueden sorprender.

Por un lado, las encuestas llevan años demostrando que los jóvenes son menos patriotas que sus mayores. Esto forma parte de lo que significa ser joven al menos desde la aparición de la cultura juvenil de los años sesenta.

Por otra parte, la ola de publicidad emocional que siguió a la muerte de George Floyd el año pasado a manos de (o bajo la rodilla de) la policía y la reacción a ella del movimiento Black Lives Matter debe haber tenido más que una pequeña influencia en la disminución del número de aquellos de todas las edades que se inclinan a sentir orgullo por su país, aunque de manera desproporcionada en el caso de los jóvenes.

Estos son, casi por definición, más susceptibles que otros a las apelaciones emocionales y menos propensos a buscar los hechos que se esconden tras la hipérbole de los medios de comunicación partidistas sobre la supuesta ola de asesinatos de personas negras a manos de la policía.

También es cierto que, desde hace algunos años, las encuestas también muestran una tendencia creciente, especialmente entre los jóvenes, a ver el socialismo de forma favorable y el capitalismo de forma desfavorable.

Esto es un fenómeno internacional, lo sugiere otra encuesta reciente, ésta del Instituto Británico de Asuntos Económicos, que muestra que al 67% de los jóvenes de 16 a 34 años en Gran Bretaña “les gustaría vivir en un sistema económico socialista”.

Y sin embargo, como señaló el sitio web UnHerd, otra encuesta británica publicada al mismo tiempo mostró que “el apoyo a la reducción de impuestos es dos veces mayor entre los jóvenes de 18 a 24 años que entre los votantes conservadores”.

¿Así que tal vez los jóvenes no saben realmente lo que piensan? O, más probablemente, piensan cosas contradictorias al mismo tiempo y no ven la necesidad de consistencia o coherencia en sus respuestas a encuestadores oportunistas que buscan comercializar sus respuestas a los medios de comunicación.

En cualquier caso, estos resultados tienden a confirmar lo que ya sabemos por la más superficial observación de la cultura popular: que, en comparación con las generaciones anteriores de jóvenes adultos, los de hoy son asombrosamente inmaduros.

Esta es una generación, después de todo, que fue instruida en gran medida por la anterior, la que aparentemente encontró algo profundo en la absurda idea de que “Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en el jardín de infancia”.

Ciertamente, ellos no parecen haber aprendido mucho desde el jardín de infancia si son tan ingenuos como para caer en las promesas vacías del socialismo, la teoría económica más ampliamente desacreditada que ha existido.

¿Y qué es sino la inmadurez y la ignorancia sobre el mundo lo que permite a cualquier persona, de cualquier edad, caer en los cuentos tristes de aquellos que, desde una posición de “privilegio” igualada por pocos, blancos o negros, en la historia del mundo, sin embargo afirman estar “oprimidos” por la cultura dominante que tanto les ha enriquecido?

Hasta cierto punto, por supuesto, esto no es culpa de los jóvenes. Están dispuestos a creer que exigir un documento de identidad con foto para votar equivale al regreso de las leyes de Jim Crow, porque no tienen conocimiento de lo que fueron realmente esas leyes y no recuerdan el más de medio siglo de progreso en las relaciones raciales que ha habido desde que fueron abolidas.

Y sin embargo, no es como si esto fuera un conocimiento recóndito, conocido solo por unos pocos eruditos en sus polvorientas torres de marfil. Si a los jóvenes se les hubiera enseñado que el estudio de la historia tiene algún valor, podrían haber adquirido esos conocimientos sin un esfuerzo excesivo.

En cambio, parecen haber aprendido en el jardín de infancia que la historia no es más que un capítulo de atrocidades practicadas por la cultura blanca, masculina y heterosexual sobre las mujeres, los homosexuales, los transexuales y la gente de color, y no han mostrado ninguna curiosidad al respecto desde entonces, ni ningún deseo de examinar la plausibilidad de un punto de vista tan absurdo.

Hace tiempo que sabemos que la adolescencia —un concepto inventado hace solo dos o tres generaciones— se prolonga ahora hasta los treinta e incluso los cuarenta años, pero aquí está la prueba de ello.

Todo el mundo ha oído alguna variante de la cita, atribuida en su día a Winston Churchill, según la cual quien no es socialista a los 20 años no tiene corazón, mientras que quien sigue siendo socialista a los 30 no tiene cerebro. Es simplemente una forma inteligente y memorable de expresar lo que antes se entendía por madurez.

Pero ahora puede que tengamos que modificar la edad de 20 años por la de 30 y la de 30 por la de 40. O, tal vez, abolir por completo el concepto de madurez, junto con el de la sociedad que no se fija en el color. Y del Estado de Derecho. Y del sexo biológico.

Solo así podremos estar al tanto de la tendencia cultural de nuestro tiempo a proteger a los jóvenes del conocimiento del mundo y a sustituirlo por una ideología basada en la fantasía, una ideología que, cuidadosamente alimentada y atendida por el establishment educativo, puede preservar su inmadurez hasta una edad extremadamente avanzada.

Un signo de esperanza para nosotros, los veteranos, dejados atrás por la revolución juvenil, es una camiseta que vi el otro día en una persona de mediana edad.

“Si no puedes mirar atrás a tu yo más joven y darte cuenta de que eras un idiota”, decía, “probablemente sigas siendo un idiota”.

Eso siempre ha sido cierto, pero nunca lo ha sido más que hoy, cuando la filosofía educativa parece basarse en la suposición de que todo lo importante que hay que saber ya ha sido averiguado por los “expertos” y puede serte entregado, preempaquetado, desde el jardín de infancia.

Es una receta perfecta para la creación y conservación de la idiotez. Pero al menos algunos de los jóvenes, al salir de su confinamiento educativo, probablemente no se contenten con seguir siendo idiotas.

James Bowman es académico residente en Centro de Ética y Políticas Públicas. Autor de “Honor: A History”, Bowman es crítico de cine en The American Spectator y crítico de medios de comunicación en New Criterion.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS