Cómo la ingeniería puede ayudar a reinventar la atención de la salud pública

La ingeniería de la salud es un nuevo campo interdisciplinario centrado en el ámbito más amplio de la prestación de servicios médicos
Por WOODROW W. WINCHESTER III
03 de Febrero de 2021
Actualizado: 03 de Febrero de 2021

De las muchas cosas que COVID-19 nos ha dejado bien claras, sin duda, una de ellas es la constatación de que la salud pública se ha vuelto cada vez más compleja. Entender los retos de la salud pública, es decir, la tarea de velar por el bienestar de la población estadounidense, es ahora más esencial que nunca.

Como ingeniero, futurista del diseño y director de un programa de posgrado, he visto cómo COVID-19 ha transformado la forma en que se ve y se entiende la preparación de la salud pública. Algunos dicen que la pandemia ha hecho que reinventar la salud pública sea un asunto urgente.

Desde problemas en la producción de equipos de protección personal que demuestran las vulnerabilidades en las cadenas de suministro esenciales, hasta soluciones en los desafíos de distribución de vacunas que aprovechan alianzas público-privadas innovadoras, se necesitan nuevas perspectivas y enfoques para la salud pública.

Una forma de lograr esto es mediante el uso de la ingeniería salud, o más específicamente, la aplicación de la ingeniería de sistemas en la atención médica.

“Los investigadores en ingeniería de sistemas de atención médica buscan aumentar la eficiencia, reducir los errores y mejorar el acceso y la calidad general de la atención médica”, señala una descripción en el sitio web de Mayo Clinic.

La ingeniería de sistemas se define como un enfoque interdisciplinario y un medio para permitir la realización de sistemas exitosos. Es la combinación de ingeniería y gestión de la ingeniería que se enfoca en cómo diseñar, integrar y administrar sistemas complejos a lo largo de sus ciclos de vida. Estos podrían incluir sistemas tan complejos como sistemas de aeronaves y naves espaciales.

Este concepto ya está floreciendo. Los centros de investigación en todo Estados Unidos, incluidos los de la Clínica Mayo y  la Ingeniería de Sistemas de Salud de la Universidad Northeastern, sugieren que desafíos como la seguridad del paciente podrían mejorarse aplicando principios y técnicas de ingeniería de sistemas a través de enfoques más holísticos y centrados en el ser humano para el diseño de sistemas.

Estos esfuerzos han demostrado ser útiles para la prestación de atención médica en respuesta al COVID-19. Pero se requiere más, particularmente en el uso de la ingeniería de sistemas para informar las respuestas e intervenciones de salud pública. Se necesita un campo de la ingeniería de sistemas de salud pública.

Su propósito: desarrollar y aplicar enfoques sistémicos e integrados para comprender y resolver problemas de salud pública. La formalización de un campo de la ingeniería de sistemas de salud pública, centrado en la atención de la salud a nivel de la población, ofrece las vías de investigación y educación necesarias para avanzar en este trabajo.

Es imprescindible la ingeniería de sistemas

Algunos ejemplos de ingeniería de sistemas incluyen el diseño y desarrollo de equipos de protección personal, la reparación de las vulnerabilidades en la cadena de suministro de alimentos y la lucha con la logística de las vacunas. COVID-19 ha dejado en claro la creciente naturaleza interconectada, interdisciplinaria y multifacética del futuro de la salud pública. Al asociarse con la salud pública, la ingeniería de sistemas puede madurar las mentalidades (pensamiento de sistemas) y las prácticas que pueden ayudar a afrontar este futuro.

Ilustrando esta idea están los esfuerzos de Pinar Keskinocak, cofundadora y directora del Centro de Salud y Sistemas Humanitarios del Instituto de Tecnología de Georgia, y sus colegas. En una entrevista reciente, Keskinocak dijo: “Siempre que hay un problema complejo, se necesita un análisis o tecnología serios y ahí es donde entra un ingeniero. Esta es exactamente la situación ahora, muy compleja, dinámica e incierta. Es difícil entender qué está pasando o tomar decisiones simplemente sentándose alrededor de una mesa y discutiendo. Necesitamos experiencia en ingeniería”.

Y no se trata solo de preocupaciones técnicas o tecnológicas. La integración de sistemas humanos o las consideraciones de factores humanos son igualmente centrales en los enfoques de ingeniería de sistemas. Por ejemplo, generar confianza con los estadounidenses negros es vital para el éxito del rastreo de contactos. La ingeniería de sistemas de salud pública podría impulsar los esfuerzos  para desarrollar prácticas más  equitativas  que podrían mejorar la participación de los negros. Un ejemplo son los trabajos que fomentan el desarrollo de técnicas de adquisición de conocimientos, como la narración de historias, que permiten comprender mejor a los usuarios y su contexto de uso. Estas prácticas más inclusivas considerarían el contexto histórico y apoyarían más compromisos de diseño de salud pública dirigidos por la comunidad.

Una ‘prueba que no podemos fallar’

A menudo se ha dicho que COVID-19 es una prueba de resistencia para la salud pública. COVID-19 no será nuestra última ni la peor pandemia. Nuestra comprensión emergente de las implicaciones del cambio climático para la salud pública destaca aún más esta creciente necesidad.

Dado que  es probable que el futuro de la salud pública se vuelva cada vez más digital, la comprensión técnica y el enfoque holístico que ofrece la ingeniería de sistemas comenzarán a llenar esta brecha crítica de conocimiento de salud pública. Afortunadamente, están surgiendo esfuerzos para satisfacer estas necesidades. Health DesignED de Emory University, el Design Institute for Health de la Dell Medical School, el Programa de desarrollo de innovadores médicos de Vanderbilt e iniciativas recientes como la de Johns Hopkins son ejemplos. Ha llegado el momento de hacer evolucionar el campo de la ingeniería de sistemas de salud pública. Es algo que el sistema de salud pública de Estados Unidos necesita desesperadamente.

Woodrow W. Winchester III  es director de programas de posgrado de ingeniería profesional en la Universidad de Maryland– Condado de Baltimore. Este artículo se publicó por primera vez en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS