Cómo la nueva coalición de Lacalle Pou enfrentó y derrotó a la izquierda en Uruguay

Por Mamela Fiallo Flor
28 de Noviembre de 2019 4:00 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2019 11:13 AM

En medio de las brisas bolivarianas que acechan al continente americano, aparece una alternativa de cambio: Uruguay. Donde el candidato de centroderecha, Luis Lacalle Pou, se enfrentó y derrotó en las urnas a Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio y miembro del Grupo de Puebla, la versión actualizada del Foro de Sao Paulo.

Tras la primera vuelta electoral, en la que Lacalle ocupó el segundo lugar, quienes se enfrentan a la izquierda castrochavista decidieron respaldarlo, lo que le permitió derrotar en el balotaje al partido de Gobierno. En orden, de acuerdo a la cantidad de votos que obtuvo cada candidato en las elecciones primarias, la “coalición multicolor” que se conformó el 5 de noviembre, está compuesta por líderes opositores del Partido Nacional, Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido de la Gente y Partido Independiente. Juntos firmaron el documento Compromiso de país. Su objetivo: sacar al Frente Amplio del Gobierno.

La tercera fuerza, después del Frente Amplio y el Partido Nacional, es el Partido Colorado, cuyo candidato presidencial fue Ernesto Talvi, quien obtuvo el 12 % de los votos en la primera vuelta. Tiene en su interior a la Agrupación Libertad, formada por libertarios que fomentan el emprendimiento por medio del libre mercado en un país tan sindicalizado como Uruguay. Fueron los diputados de este partido quienes se pusieron de pie y se retiraron cuando el partido de gobierno le hizo un homenaje al Che Guevara en el aniversario de su muerte.

Por otro lado, la cuarta fuerza política de Uruguay, Partido Cabildo Abierto, que también hace parte de la coalición, surgió en rechazo a la suplantación de los ídolos nacionales, reemplazados por los íconos del internacionalismo socialista, pues el día que históricamente se honra al general Artigas, libertador del Uruguay, fueron homenajeados el Che y Hugo Chávez.

“El referente ideológico del Partido Cabildo Abierto es el ideario artiguista, es decir, el conjunto de ideas que emanan de los documentos firmados por nuestro Prócer en la década en la que fue protagonista de nuestra Historia”, reza la Carta de Principios de la cuarta fuerza política de Uruguay.

Cabildo Abierto, cuyo líder es el general retirado Guido Manini Ríos, lleva apenas cinco meses de existencia y obtuvo el 11 % de los votos en la primera vuelta electoral. Dicho número le permitió obtener representación parlamentaria y ahora Manini es senador, al igual que su esposa, quien fue diputada distrital del Partido Nacional, hoy presidido por Lacalle Pou.

Una vez confirmado que Lacalle Pou pasó a segunda vuelta, Manini fue personalmente de ciudad en ciudad recaudando votos para su aliado.

En vista que la agenda del Grupo de Puebla es abiertamente progresista, la coalición de centro-derecha deberá decidir si abrazar parte de la “agenda enemiga” o hacerle el contrapeso necesario desde diferentes frentes.

Ahora Lacalle Pou deberá mostrar que no cometerá los mismos errores de su vecino Mauricio Macri, que buscó empatizar con el progresismo y perdió buena parte de sus votantes en el camino, o si se afirmará en una posición más cercana a lo que pregona Bolsonaro en Brasil, liberal en lo económico, conservador en lo cultural.

Por el momento, los matices pasarán a segundo plano, la primera prioridad es derrotar a la izquierda castrochavista, deseo que la mayoría de los uruguayos manifestaron en las urnas.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

*****

A continuación

Cómo el comunismo corrompió el pensamiento humano

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.