Cómo los fabricantes están modificando los procesos para conservar el agua

Por Rachel Hartman
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

El atractivo de lo verde es cada vez mayor: entre los estadounidenses, el 77 por ciento dice estar preocupado por el impacto medioambiental de los productos que compra, según un estudio realizado este año por GreenPrint, una empresa de tecnología medioambiental.

Además, casi ocho de cada diez consumidores indican que la sostenibilidad es importante para ellos, y más del 70 por ciento pagaría una media del 35 por ciento más por las marcas que demuestran responsabilidad medioambiental, según una encuesta de IBM publicada en 2020 (pdf). Estas preferencias suponen un cambio con respecto a varios años atrás, cuando un estudio de Euromonitor International descubrió que los consumidores eran ambivalentes con respecto a las afirmaciones medioambientales de las empresas.

En la práctica, los fabricantes de todo el mundo están escuchando estas tendencias de los consumidores. También están atentos a las preocupaciones sobre la escasez y la disponibilidad de agua, especialmente en lo que se refiere a los procesos que se sabe que utilizan grandes cantidades del recurso. Producir un coche nuevo, por ejemplo, requiere aproximadamente 39,000 galones de agua, mientras que una camiseta puede necesitar unos 700 galones y un microchip requiere ocho galones.

“Muchos fabricantes están empezando a darse cuenta de que conseguir suficiente agua no es tan fácil como antes”, dijo a The Epoch Times Stephen Katz, experto en reutilización de agua de Suez, que se especializa en tecnologías y soluciones para el agua.

He aquí un vistazo a lo que se está llevando a cabo para conservar el agua entre los fabricantes, y cómo estos cambios pueden afectar al resultado final.

Un conductor pasa junto a un cartel que anima a la conservación del agua durante un evento “Drought Drive Up” en la sede del Marin Municipal Water District en Corte Madera (California) el 12 de junio de 2021. (Justin Sullivan/Getty Images)

Control del consumo de agua

La cantidad de agua que se utiliza a diario y semanalmente depende en gran medida de los procesos en cuestión.

“Uno de los medios más eficaces para ahorrar agua es establecer un comité de encuesta que haga una evaluación trimestral del uso del agua en la planta”, dijo a The Epoch Times Alex Mastin, fundador y CEO de Homegrounds, que trabaja en estrecha colaboración con los fabricantes de café. Una vez que la encuesta ha identificado los niveles de agua utilizados en cada paso del proceso de fabricación, se pueden hacer sugerencias para ayudar a reducir el uso del agua en determinados puntos.

“Una gran parte de este proceso consiste en identificar las fugas y el despilfarro”, dijo Mastin. “Estas fugas suelen ser responsables de una cantidad sustancial de desperdicio de agua”. Incluso un grifo que gotee lentamente puede suponer la pérdida de miles de litros de agua a lo largo de un año.

Existen varias herramientas para ayudar a las empresas a evaluar su uso del agua y sus riesgos en relación con la disponibilidad de agua en las regiones donde operan. Entre ellas se encuentran la Evaluación de la Huella Hídrica de la Water Footprint Network, la Herramienta del Agua Local del Global Environmental Management Institute y la Herramienta del Acueducto del World Resources Institute.

Reutilización de las aguas residuales tratadas

Para los fabricantes que tradicionalmente enviaban las aguas residuales por el desagüe, cambiar a una mentalidad de reciclaje puede reducir el consumo total de agua. Esto implica echar un vistazo a cómo se utiliza el agua en cada proceso, y señalar las oportunidades en las que se podrían reutilizar las aguas residuales tratadas.

Cuando se aplican métodos para tratar y reciclar el agua, “la curva de aprendizaje no suele ser enorme”, dijo Katz. Los empleados suelen estar acostumbrados a trabajar con equipos y a seguir procedimientos, por lo que poner un sistema para tratar el agua y volver a utilizarla en determinadas áreas de una planta puede requerir simplemente que los trabajadores se acostumbren a los nuevos pasos.

Algunas empresas están estableciendo la conservación del agua como un indicador clave de rendimiento (KPI).

“Esto no solo sirve para mejorar sus iniciativas ecológicas, sino que también ayuda a crear un uso más eficiente de los recursos en todo el proceso de producción”, dijo Mastin. Los fabricantes podrían aspirar a utilizar un determinado porcentaje, como un 15 por ciento menos de agua de un año a otro. Otros KPI podrían referirse a los procesos, a las cuestiones de calidad y a los costes relacionados con el uso del agua.

El Mesa Water District en Costa Mesa (California) el 1 de junio de 2021. (John Fredricks/The Epoch Times)

Al ayudar a los trabajadores a comprender la importancia del consumo de agua y los objetivos de la empresa asociados a él, los fabricantes abren las puertas de la creatividad.

“Hay que educar a los empleados en los beneficios de la conservación del agua”, dijo a The Epoch Times Christina Giaquinto, analista medioambiental de Modular Closets.

Los individuos pueden aportar sus propias ideas o innovaciones para ayudar a reducir el consumo de agua. Si se ponen en marcha programas que contengan premios o bonificaciones por alcanzar determinadas métricas de agua, los empleados pueden verse incentivados a unirse a la campaña.

Crear valor a partir del agua

En lugar de centrarse únicamente en las estrategias de reducción del uso del agua, algunos fabricantes están empezando a considerar este recurso como un flujo de valor. Los de las industrias alimentarias, por ejemplo, pueden decidir convertir las aguas residuales de alta resistencia en biogás, que luego puede utilizarse como fuente de energía.

“Esta idea de tomar energía para destruir o tratar las aguas residuales de alta resistencia se ha transformado en ver las aguas residuales de alta resistencia como una gran fuente de combustible”, dijo Katz.

En un enfoque similar, los productores de alimentos que tienen flujos de residuos que contienen nutrientes como el nitrógeno y el fósforo pueden utilizarlos para crear fertilizantes que, a su vez, añaden valor a los cultivos.

En general, el mayor beneficio puede ser la posibilidad de superar los obstáculos creados por el suministro limitado de agua.

“El agua en el mundo es finita”, dijo Katz. “Estamos viendo zonas con poblaciones importantes y una demanda de agua creciente”.

Desempeñar su papel en la conservación del agua, por tanto, permite a los fabricantes mantener un enfoque sostenible para operar en los tiempos actuales y en los años venideros.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS