¿Cómo podemos educar mejor a nuestros hijos?

Por James Sale
09 de Octubre de 2021
Actualizado: 09 de Octubre de 2021

Los padres y todas las personas de buen criterio quieren lo mejor para los niños, y un aspecto importante a la hora de elegir lo mejor para ellos es reflexionar sobre su educación.

¿Cuál es el proceso con el que se están “educando”?, ¿qué significa tener una “educación”? Creo que no basta con seleccionar el “mejor” colegio al que queremos enviarlos; tenemos que pensar más profundamente, porque el “mejor” colegio no es necesariamente el mejor para su hijo en particular. De hecho, vemos esto claramente cuando los padres con más de un hijo toman decisiones diferentes para cada uno de ellos.

Además, “lo mejor” puede significar muy poco. Puede significar simplemente el más caro o exclusivo, si vamos a un colegio privado, o si vamos a un colegio público, puede que signifique que sea el más popular o con la marca más visible, y que la reputación dependa de un único factor, como los resultados de los exámenes.

Que el simple hecho de aprobar muchos exámenes signifique que estamos educados debería hacer que todas las personas reflexivas se estremezcan. Sin duda, la verdadera educación es mucho más que labrarse una carrera en un campo estrecho aprobando series de exámenes cada vez más arduas.

Esto nos lleva de nuevo a los primeros principios. ¿Qué queremos conseguir con la educación? ¿Cómo sería la educación de nuestros hijos? Y —de lo que trata este artículo— ¿podemos aprender algo del pasado, y en particular de los antiguos griegos?

Los antiguos griegos y la educación

Yo creo que sí. Exploremos tres ideas sencillas de Platón. Digo sencillas, pero no es un término despectivo. Como bromeó el poeta y dramaturgo irlandés Oscar Wilde, “Soy un hombre de gustos sencillos, siempre me satisface lo mejor”; y como dijo más seriamente el experto en negocios Donald G. Krause en su libro “The Way of the Leader”, “Solo lo simple puede producir un éxito extraordinario”. Es interesante que esta cita provenga de un libro sobre liderazgo, porque la etimología de la educación proviene de una palabra latina que significa “llevar adelante”. Los niños no se van a convertir accidentalmente en personas “educadas” ni van a surgir espontáneamente como adultos maduros; se necesita guiarlos hasta allí.

Pero regresando a Platón, ¿cuáles son las tres ideas simples que tiene, o más exactamente qué ideas comparten Sócrates, Platón y Aristóteles? Según el escayolista tradicional y ornamental Patrick Webb, ellos sentaron las bases de 2400 años de investigación filosófica y “su conclusión provisional fue que el Bien, la Verdad y la Belleza en la más alta actualización de la realidad última eran indistinguibles como una unidad: el Uno. Y el amor es la fuerza que nos atrae hacia él”.

Desde entonces ha habido mucho desarrollo en estos temas, pero el hecho es que, a primera vista, todos podemos entender lo bueno, lo verdadero y lo hermoso y esto se relaciona con la educación y lo que queremos para nuestros hijos.

Platón (izq.) y Aristóteles en el fresco de 1509 de Rafael, “La escuela de Atenas”. (Dominio público)

Lo verdadero, lo bueno, lo hermoso

Podemos preguntarnos, sí, pero ¿qué es lo bueno, lo verdadero y lo hermoso? ¿Y cómo se relacionan con las instituciones de enseñanza a las que podríamos o no desear que asistan nuestros hijos?

En última instancia, como señaló Webb, estas tres ideas son una sola: una unidad indistinguible. Es decir, cuando vemos que una de ellas funciona, normalmente las tres operan simultáneamente. Donde tenemos una, tendemos a encontrar las otras.

Si nos alejamos del ámbito de las abstracciones teóricas (la filosofía propiamente dicha) y nos limitamos a considerar cómo se desarrollan estas ideas en la práctica, es decir, en los seres humanos reales, ¿qué encontramos? Encontramos que cuando una persona es buena o actúa según su percepción de la bondad, hay un comportamiento que lo manifiesta. Invariablemente, observamos que hacer algo bueno también tiende a exhibir las cualidades de la veracidad —la verdad— y también se vuelve en sí mismo hermoso.

Si consideramos las buenas acciones de personas como San Francisco de Asís o la Madre Teresa, nos sorprende tanto su verdad y honestidad al hacer lo que se comprometieron a hacer, como una cierta belleza —a menudo por su sencillez e inmediatez— que emerge de su comportamiento.

Lo que pretendo decir es que, en última instancia, lo que queremos para nuestros hijos es una educación que les ayude a conducirse (y nosotros, por supuesto, como padres, somos una parte esencial de este proceso) hacia comportamientos que sean sistemáticamente buenos, verdaderos y nobles. Y la palabra para esto es muy anticuada: Queremos una educación que conduzca al desarrollo del carácter, del verdadero carácter.

Se podría esperar una oposición a esto. El psicólogo James Hillman, en su obra “La fuerza del carácter”, observó que “el carácter murió en el siglo XX” (y, según el ensayista estadounidense Norman Mailer, “el ego es la gran palabra del siglo XX”).

El comentarista político y cultural David Brooks, en su obra “The Road to Character” (El camino hacia el carácter), amplía esta noción al señalar que “el uso de palabras como ‘carácter’, ‘conciencia’ y ‘virtud’ disminuyó a lo largo del siglo XX. El uso de la palabra “valentía” ha disminuido en un 66% a lo largo del siglo XX. ‘Gratitud’ ha bajado un 52% y ‘bondad’ un 56%”.

Sin embargo, a pesar de esto, cuando pensamos en el lugar al que enviamos o vamos a enviar a nuestros hijos, la pregunta es: ¿Esa institución se enfoca, promueve y se compromete realmente con el desarrollo del carácter de sus alumnos? ¿Cómo podemos saberlo? ¿Sus declaraciones de misión? Difícilmente, ¡están a dos centavos!

Cómo encontrar una escuela que construya el carácter

Busque quizás tres cosas. Lo que es similar siempre atrae a lo que es similar, de ahí la expresión “los pájaros de una pluma se juntan”, así que el primer paso no es centrarse en los resultados de los exámenes, sino en la reputación y el prestigio de los propios maestros y profesores, especialmente de su director. Al fin y al cabo, no vamos a conseguir que nuestros hijos desarrollen su carácter de la mano de personas que tienen poco carácter.

Descubrir si los profesores tienen carácter significa profundizar un poco más que simplemente revisar sus calificaciones académicas en el manual de la institución. ¿Qué bien hacen más allá de lo que se les paga por hacer? ¿Qué verdad defienden y qué es hermoso en sus vidas? A menudo aprendemos lo que es valioso sabiendo cuáles son sus aficiones o pasiones. Afortunadamente, con las redes sociales como son hoy en día, no es difícil encontrar mucha información sobre los individuos que ellos mismos han puesto en el dominio público.

El segundo paso es un examen minucioso del plan de estudios que se ofrece. Evidentemente, aquí es donde se ponen de manifiesto las verdaderas prioridades de la institución. Aquí hay dos cosas que me parecen realmente importantes. En primer lugar, el equilibrio: Esto significa, casi con toda seguridad, asegurarse de que las humanidades y las artes no queden subvaloradas y supeditadas a la ciencia, la tecnología y las materias generalmente utilitarias.

Se trata de resaltar la importancia de la imaginación en un plan de estudios que pretende desarrollar el carácter y la personalidad. La imaginación —una vez encendida— conduce a los resultados más sorprendentes. De nuevo, David Brooks: “Cuando uno va a una escuela, ésta debería brindarle nuevas cosas para amar (…) No nos volvemos mejores porque adquirimos nueva información. Nos hacemos mejores al adquirir mejores cosas que amar”.

Y este amor comienza en nuestra imaginación. En efecto, ¿cuántos de nosotros podemos decir realmente que amamos una materia o una disciplina concreta desde que un gran profesor nos enseñó por primera vez e inspiró nuestra imaginación al respecto?

Por último, el tercer paso que hay que buscar son los resultados del trabajo de la institución a lo largo del tiempo. ¿Cómo evaluamos esto? Los exalumnos. ¿Cómo son estos exalumnos? ¿Cuáles exalumnos tiene la institución como ejemplo de sus procesos? Aquí tenemos que ver más allá de los exalumnos simplemente famosos: el simple hecho de ser famoso o rico o poderoso no es necesariamente un ejemplo de bondad, verdad y belleza. Pero, ¿quiénes son sus personajes ejemplares? ¿Acaso no se esperan algunos resultados después de años de trabajo en los campos educativos?

Recuerde que, al emprender esta búsqueda, se está dedicando a algo de beneficio verdadero y material para la sociedad. Porque, como comentó el activista de derechos civiles Rustin Bayard, “la única forma de reducir la fealdad en el mundo es reducirla en uno mismo”. Esto es exactamente lo que nos ayuda a enfocar el carácter —y lo bueno, lo verdadero y lo hermoso—.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS