Cómo podría ser derribado el ex cabecilla chino Jiang Zemin

05 de Noviembre de 2016 Actualizado: 07 de Noviembre de 2016

Durante los últimos cuatro años, el líder chino Xi Jinping ha estado maniobrando firmemente de manera ventajosa la situación con su predecesor Jiang Zemin y poniendo fin a la cultura de corrupción que Jiang fomentó en China.

A raíz de la ascendencia de Xi como líder supremo y el paso de regulaciones estrictas que gobiernan las vidas de las posiciones élite del Partido en un cónclave político recién concluido, la Sexta Plenaria, el jaque mate de Jiang parece cada vez más cerca.

Recientemente, Xi ha hecho su objetivo final más transparente al insinuar la presencia de posiciones rebeldes en los escalones superiores del Partido. Mientras tanto, la agencia anti-corrupción encabezada por su aliado Wang Qishan está comenzando a investigar el sistema de seguridad del régimen y los órganos judiciales clave, posiblemente en preparación para llevar a Jiang Zemin por la ley -una opinión expresada recientemente por un ex funcionario chino con vínculos moderados en la élite del Partido.

Indicando intención

El esfuerzo de Xi Jinping por eliminar a Jiang Zemin y su poderosa facción política no es tanto una lucha típica de poder del Partido Comunista, sino más una lucha de supervivencia personal, e incluso, nacional.

Las casi dos décadas de Jiang en la cima del régimen chino -diez años como líder del Partido y unos diez años como figura de padrino- está marcada por la represión brutal y la corrupción desenfrenada.

Jiang llegó al poder en 1989, después de demostrar que era un hombre de línea dura durante las protestas pro-democracia en Beijing y Shanghai, que concluyeron en una sangrienta masacre. Una vez en el poder, permitió que floreciera un sistema de nepotismo y capitalismo, enriqueciéndose en gran medida a sí mismo y a sus aliados a expensas del país. Más tarde, Jiang buscaría mantenerse muy influyente después de su retiro oficial para evitar ser responsabilizado por dirigir personalmente la persecución de Falun Gong, una práctica de meditación pacífica, en 1999.

Para alentar a los funcionarios renuentes a arrestar, torturar y “erradicar” a los practicantes de Falun Gong, Jiang prometió promoción y riquezas. Muchos funcionarios chinos, ya acostumbrados a aceptar sobornos y comprar oficinas durante el reinado de Jiang, se convirtieron en perpetradores activos.

Los aliados de Jiang en las empresas y medios de comunicación estatales, como el ex zar de seguridad Zhou Yongkang y Li Dongsheng, se trasladaron al gobierno para desempeñar papeles principales en la persecución. Ambos encabezaron una agencia extralegal parecida a una Gestapo encargada de perseguir a Falun Gong, y Zhou Yongkang dirigió un sistema de seguridad que ganó un presupuesto de más de 120.000 millones de dólares, más grande que el de los militares.

Bajo la campaña anti-corrupción de Xi Jinping, sin embargo, muchos de los aliados de Jiang han sido gradualmente arreglados y declarados culpables de abusar de su oficina, llevando a veces cientos de millones de yuanes en sobornos; estimaciones no oficiales en los medios de comunicación de idioma chino en el extranjero ponen las cifras en miles de millones de yuanes colectivamente, aunque incluso esto puede ser una subestimación general.

En discursos del año pasado, Xi insinuó que los crímenes políticos de los principales asociados de Jiang, como el ex miembro del Politburó Bo Xilai, Zhou Yongkang, y los ex vicepresidentes militares Xu Caihou y Guo Boxiong, eran más severos que su inmensa codicia personal. Los hombres de Jiang, según Xi, eran culpables de intentar “destrozar y dividir” el Partido – código para un intento de golpe.

Xi repitió su condena en una reunión el 2 de noviembre: “Un número extremadamente pequeño de posiciones de alto nivel han inflado ambiciones políticas… formaron camarillas y complots… buscan poder y posición, y otras conspiraciones políticas”, dijo, según un comunicado por el vocero del estado Xinhua.

En la actualidad, sólo cinco posiciones  del Partido de la élite se ajustan a la descripción de Xi: Los miembros del Comité Permanente del Politburó y los aliados de Jiang Zhang Dejiang, Zhang Gaoli y Liu Yunshan; el activista político de Jiang y ex vicepresidente Zeng Qinghong; y el propio Jiang Zemin.

Avanzando de las piezas

Wang Qishan, el jefe de la agencia anticorrupción, parece estar preparando las bases para atar los elementos clave restantes de la facción de Jiang.

Primero, consolidación y preparación.

En octubre, los principales inspectores internos del Partido de seis provincias y cuatro órganos del Partido fueron reorganizados- una medida destinada a mantener a los inspectores honestos separándolos de sus asociados y posibles redes faccionales, según el comentarista político Li Tianxiao.

Luego, el 2 de noviembre, 69 investigadores internos vinculados al sistema de seguridad pública fueron sometidos a “clases de entrenamiento”, un movimiento que previene una inminente purga. La agencia anti-corrupción emitió una crítica al sistema de seguridad pública el mes pasado, y sugirió que su liderazgo no tenía “sensibilidad política”; el ministro de Seguridad Pública, Guo Shengkun, parece ser un acólito de Jiang que fue atado al gobierno por una compañía estatal, como el zar de seguridad Zhou Yongkang.

También el 2 de noviembre, la agencia anticorrupción anunció que estaba investigando 27 órganos y departamentos del Partido, incluyendo a la Escuela Central del Partido, la emisora estatal China Central Television, y varios medios de comunicación estatales, así como el Tribunal Popular Supremo y la Fiscalía Popular Suprema.

La inspección de la principal escuela de entrenamiento del Partido para sus posiciones y medios de comunicación del Partido pone a Liu Yunshan, presidente de la Escuela Central del Partido y jefe de propaganda, en aviso. En junio, el sistema de propaganda también recibió duros comentarios de la agencia anticorrupción.

Tenga en cuenta que los dos principales órganos legales del Partido que serán investigados despertarán el interés de los más de 200.000 ciudadanos chinos y practicantes de Falun Gong que presentaron denuncias penales contra Jiang Zemin por crímenes contra la humanidad. La ola de quejas se produjo tras una reforma legal en mayo pasado que obligó a los tribunales a aceptar y reconocer toda esa documentación legal.

¿Cómo terminará?

La enorme cantidad de quejas legales de los ciudadanos chinos a quienes Jiang persiguió y despojó de sus derechos legales podría eventualmente convertirse en la razón oficial de su procesamiento, en opinión de Xin Ziling, un ex funcionario de defensa.

“Cuando el problema de Jiang Zemin se resuelva en el futuro, no será a través del poder personal del líder” central “Xi Jinping, sino por la autoridad de la constitución y la ley”, dijo Xin a la cadena de radio internacional Sonido de la Esperanza en una entrevista el 1 de noviembre. También sugirió que se podría establecer un “tribunal especial” para procesar a Jiang debido a la magnitud de sus crímenes, que incluye la sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Gong.

Xin dice que Jiang probablemente será llevado a juicio antes del 19º Congreso Nacional del Partido, un momento de importante transición de liderazgo, porque no se permitirá que Jiang  “interfiera de ninguna manera con el futuro político del país”.

TE RECOMENDAMOS