Cómo puedes disfrutar de este tiempo en casa con niños pequeños

Consejos de una madre de 2 hijos que se queda en casa
Por JUNE KELLUM
01 de Abril de 2020
Actualizado: 01 de Abril de 2020

A medida que nos instalamos en la nueva situación normal de distanciamiento social, muchas familias se enfrentan a un tipo diferente de vida en común, que seguro traerá nuevas alegrías, pero también nuevas tensiones.

Si no está acostumbrado a estar en casa con su hijo y la vida ahora se le hizo difícil, y quizás siente como si estuviera a punto de desmoronarse, ¡por favor sepa que no está solo!

Soy madre a tiempo completo de un niño muy activo de 4 años y una niña independiente de 2 años. Ciertamente he experimentado mi dosis de tensiones, colapsos y crisis nerviosas, pero actualmente estoy en una travesía tranquila, de muchas risas y buena cooperación y estoy disfrutando mucho de eso.

Sin embargo, esto ha ocurrido después de mucho esfuerzo, lectura, aprendizaje, examen de conciencia y mejora de mi parte.

Me enfatizo aquí porque casi siempre, el mal comportamiento de los niños refleja su entorno de alguna manera. Esto incluye las actitudes de los padres. Para muchos padres, este es por supuesto un momento muy estresante, así que naturalmente nuestros hijos no estarán en su mejor momento. Así que por favor hagan todo lo posible por cuidarse a sí mismos, física, emocional y espiritualmente.

He descubierto que ser realmente dulce y cariñosa al cuidar de mis hijos puede ser maravillosamente curativo para todos nosotros. Por ejemplo, vestirse y desvestirse puede ser una batalla en mi casa, pero cuando me acerco a ella como un momento para conectar tanto verbal como físicamente—hablar de lo grande que están creciendo, lo orgullosa que estoy de algo que hicieron, examinarlos y besar heridas de ayer, dar un masaje de pies con alguna loción — entonces todos disfrutamos del proceso.

Como plus adicional, también he descubierto que después de conectarse conmigo de esta manera, mis hijos están satisfechos y son más capaces de entretenerse por períodos más largos.

Mi segundo consejo es que se aseguren de tener en buen estado las siguientes tres cosas: rutina, límites y cariño.

En este artículo me centraré en algunos de los elementos claves de la rutina. Estén atentos la próxima semana para más información sobre los límites y el afecto.

Rutina

Tener una rutina es un consejo de crianza bastante básico, así que probablemente lo hayas escuchado antes y probablemente lo sigas hasta cierto punto. Sin embargo, se necesita mucha dedicación y disciplina para seguir una rutina, por lo que ahora, como no hay nada que programar, puede ser tentador dejar de lado la rutina. Por favor, no lo haga, y aquí está el por qué:

La rutina hace que los niños se sientan física y psicológicamente cómodos. Permite que sus cuerpos encuentren un ritmo y sientan en el fondo que todo está bien con el mundo—aunque no todo esté bien en el mundo adulto ahora—el mundo de su hijo puede seguir siendo brillante y hermoso.

Además, el coronavirus está causando una terrible desgracia a la gente en ciertos lugares del mundo, pero afortunadamente y de alguna manera inexplicable, no está afectando a muchos niños. Así que para aquellos de nosotros que ahora descansamos en la casa, que no fuimos afectados por el virus, ¿qué mejor cosa que hacer, que llenar nuestros hogares con alegría, paz y gratitud?

Por supuesto que también es un buen momento para la autoreflexión, y puede que también sientas tristeza y miedo, pero esfuérzate por ser el maestro de estas emociones. Equilibrarlas con empatía y esperanza.

Una buena rutina también debería darle tiempo para seguir las noticias, pero preferiblemente no cuando hay niños pequeños alrededor, ya que las noticias probablemente exaltan a cualquiera y eso no es agradable para los niños pequeños. Por supuesto, si se encuentra molesto por algo delante de sus hijos, también puede ser una buena oportunidad para modelar buenas habilidades de respuesta. Todo lo que sugiero es que no se haga un hábito de ver las noticias de la noche delante de los niños. En realidad, si eres un lector habitual de The Epoch Times, probablemente sabes que no hace falta que veas las noticias por televisión.

Aquí hay aspectos importantes a considerar cuando se crea una buena rutina para los niños pequeños: el horario de las comidas y el sueño; el equilibrio de las actividades internas y externas; la conexión con usted y el juego individual.

Sincronización de los tiempos

La mayoría de los niños pequeños se comportan mejor cuando comen y duermen temprano. Los niños pequeños suelen tener hambre antes que los adultos, así que la cena entre las 5 y las 6 de la tarde es ideal. A veces encuentro que mis hijos necesitan una cena a las 4:30 p.m. Cenar temprano significa que la hora de acostarse puede ser de 7 a 7:30 p.m., y tienes la noche libre.

Actividades

Por actividades internas y externas me refiero a juegos tranquilos y concentrados, o actividades fijas como dibujar, en contraposición a actividades de movimiento intenso como bailar o correr por allí fuera. Tengan en cuenta que el tiempo mirando una pantalla no es lo que considero una actividad, más bien un chupete, y mis hijos no tienen ningún uso de pantalla sin supervisión. De vez en cuando vemos unos minutos de fotos familiares o videos o algo educativo, pero no uso las pantallas como niñera. Este es uno de los beneficios de una rutina efectiva, tu día se equilibra, así que las pantallas no son necesarias.

Conexión y juego

Como mencioné anteriormente, los niños se desempeñan mejor cuando se conectan con su cuidador de diferentes maneras a lo largo del día. Esto podría ser el contacto visual, tomarse el tiempo para mirar realmente la creación de bloques que construyeron y admirarla, charlar durante una comida, leer una historia. Para mi hijo, la lucha libre con su padre también es una forma importante de conectarse. No lucho, pero tengo otros juegos que involucran movimiento y contacto físico que a mis hijos les encantan. Por ejemplo, les encanta correr de un lado a otro mientras intento darles una palmadita en el trasero. También combino esto contando en inglés y a veces en idiomas extranjeros para una clase extra de aprendizaje.

Además, ¡trabajen juntos! A mi hijo y a mí nos gusta trabajar en el jardín, y a mis hijos les encanta ayudarme a cocinar. Y cuando me dedico a la limpieza con gusto, normalmente están encantados de ayudar. Mi esposo recientemente tuvo que recordarme que la clave para hacer tareas con niños pequeños es manejar sus expectativas. Probablemente serán más un estorbo que una ayuda al principio, pero si alabas sus esfuerzos y les enseñas a hacer las cosas bien, habrás pasado un tiempo de buena calidad con ellos ahora y habrás plantado las semillas de un niño capaz en el futuro.

Buena suerte y manténganse en sintonía para el artículo de la próxima semana sobre los límites y el cariño.

Mi rutina con los niños de 4 y 2 años

6 a.m.: Me despierto. El día va mucho mejor si estoy despierta antes que los niños.
7 a.m.: Los niños se despiertan, nos acurrucamos, leemos, pasamos el rato.
7:30 u 8 a.m.: Comienzan a desayunar, luego me visto y trato de hacer las tareas de la mañana (hacer las camas, lavar la ropa, etc.).
9 o 9:30 a.m.: Salgo. Con buen tiempo nos quedamos fuera hasta el almuerzo.
10 a.m.: Bocadillo ligero, como agua y fruta.
11 a.m.: Entró y preparó el almuerzo.
11:30 a.m.: Almuerzan
12 p.m.-1 p.m.: Limpian y hacen las tareas.
1 p.m.-3 p.m.: Tiempo de descanso. Leemos cuentos juntos y la niña de 2 años suele dormir. Después de leerles, trato de hacer tiempo para meditar, leer o hacer tareas sin su ayuda. Pueden jugar tranquilamente si no quieren dormir.
3 p.m.: merienda.
3:30 p.m.-4:30 p.m.: Usualmente salimos de nuevo.
4:30 p.m.: Preparó la cena.
5:30 p.m.: Cenamos
6:30 p.m.: Comenzamos la rutina de la hora de dormir.
7:30 p.m.: En la cama. Trabajo después de que se duermen.

***

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS