Cómo revertir una enfermedad autoinmune (Parte 1)

Por Sina McCullough
15 de Septiembre de 2021
Actualizado: 15 de Septiembre de 2021

Hoy vivo una vida sana y feliz. Tengo un negocio, educo en casa a mis tres hijos y hago excursión con mis perros los fines de semana. Nadie pensaría que hace seis años estuve a punto de morir a causa de una etapa avanzada de una enfermedad autoinmune.

En 2015, cuando aún tenía 30 años, me diagnosticaron artritis reumatoide. Venía acompañada de atrofia muscular, envenenamiento por arsénico, intestino permeable y deficiencias en 15 nutrientes. Tomaba un suplemento de vitaminas y minerales todos los días, pero las deficiencias de nutrientes eran tan graves que estaba al borde de la pelagra y el beriberi. Ambas enfermedades pueden llevar a la muerte, y ambas fueron erradicadas en Estados Unidos a mediados del siglo XX.

Mi enfermedad no se produjo de la noche a la mañana. Se había estado gestando toda mi vida, desde que estaba en el útero. Pero los síntomas evidentes comenzaron a inicios de mis 20 años con problemas gastrointestinales (GI). ¡A los 20 minutos de comer parecía que estaba embarazada de cinco meses!. No parecía haber ninguna razón o explicación. Un día podía comer pizza en mi restaurante favorito y sentirme bien. A la semana siguiente, pedía la misma pizza en el mismo restaurante y me quedaba hinchada y paralizada por el dolor.

Inicialmente busqué la ayuda de un médico occidental que me diagnosticó el síndrome del intestino irritable (SII) y me recetó Tagamet. Solo tenía 20 años y no estaba dispuesta a hacerme dependiente de un medicamento recetado, sobre todo porque sabía que no abordaría la causa de fondo; solo ocultaría los síntomas.

En consecuencia, pedí una segunda opinión, y una tercera, y una cuarta. Al final, vi a tantos médicos y me hicieron tantas pruebas que perdí la cuenta. Me hicieron tres colonoscopias, dos sigmoidoscopias, pruebas de alcoholemia, de orina, de heces, de sangre e incluso una cirugía exploratoria. Nadie tenía respuestas.

Mientras tanto, mis síntomas seguían aumentando tanto en número como en gravedad, hasta incluir:

  • Náuseas
  • Niebla cerebral
  • Fatiga crónica
  • Infecciones crónicas de los senos nasales
  • Susceptibilidad y recuperación tardía de resfriados y de la gripe
  • Cálculos renales
  • Tumor
  • Pérdida de cabello
  • Múltiples sensibilidades alimentarias
  • 5 abortos espontáneos

En total, busqué el consejo de los médicos occidentales durante 20 años. Nadie sabía lo que estaba mal. Yo sabía que estaba relacionado con la dieta, pero los médicos no me creían. De hecho, el último especialista me dijo que los síntomas estaban en mi mente. Fue entonces cuando supe que si tenía alguna posibilidad de curarme, tenía que encontrar un camino diferente.

Dra. Sina McCullough (Cortesía de la Dra. Sina McCullough)
Dra. Sina McCullough (Cortesía de la Dra. Sina McCullough)

En consecuencia, mi esposo y yo nos convertimos en coinvestigadores. Después de buscar en la literatura científica, teorizamos que tenía un “intestino permeable”, desencadenado por el gluten y los productos químicos artificiales como los OGM, los pesticidas y los herbicidas. Finalmente, cambié a una dieta totalmente orgánica y “sin gluten”.

Además, en un intento por curar el daño gastrointestinal causado por esos productos químicos, probé muchos protocolos dietéticos, incluyendo: el síndrome intestinal y la psicología (GAPS), paleo, y la dieta de la cándida. Con cada protocolo dietético, inicialmente me sentía mejor pero, poco después, me sentía peor. De hecho, mientras seguía desmejorando, aumentaba mi sensibilidad a los alimentos. Finalmente, la lista de alimentos que podía comer se redujo a media hoja de papel. Los alimentos que consideramos saludables, como las manzanas y los plátanos, me enfermaban.

En este punto de mi viaje de curación, estaba cubriendo todo desde cero, comiendo todo orgánico, y nunca salía a comer. Sin embargo, apareció un nuevo síntoma: un dolor muscular leve. Se extendía por todo el cuerpo sin motivo aparente y se acompañaba de un cansancio extremo. Poco después, llegué a un punto de inflexión. En 2015, toda mi familia contrajo gripe. Se recuperaron en dos días, pero yo terminé en urgencias. A partir de ahí, rápidamente me sumergí en una espiral.

En mi punto más bajo, pasaba la mayor parte del tiempo tirada en el suelo con dolor. Estaba demasiado débil para subir las escaleras sin que me quedara sin aliento y demasiado cansada para estar de pie el tiempo suficiente para terminar de lavar los platos después de comer. Algunos días me dolía tanto el cuerpo que no podía sujetar con la mano un vaso para tomar agua. Pronto me resultó difícil respirar; con cada respiración sentía que mis costillas se iban a romper. Cuando masticaba la comida, me dolían los dientes como si se fueran a caer. Además, había comenzado el proceso de desgaste muscular, como el que puede experimentar un paciente de cáncer. Perdí 5 kilos en un mes, a pesar de que comía casi constantemente.

Por primera vez en casi 20 años, tenía miedo. Mi marido y yo sabíamos que si no hacíamos algo drástico, no estaría viva para ver a mis hijos crecer y graduarse en el instituto o casarse. Así que me entregué a Dios, que me mostró un camino diferente.

Hoy, casi seis años después, sigo libre de la enfermedad y no tengo dolor. De hecho, hace 11 meses, a la edad de 45 años, di a luz a una niña sana de 9 libras. Entonces, ¿cómo pasé de estar tirada en el suelo con un dolor debilitante a tener más energía que nunca en mi vida?

Asumí toda la responsabilidad de mi salud, lo que me dio poder. Me di cuenta de que si me enfermaba con mis elecciones, también podía curarme con mis elecciones.

En consecuencia, comencé a estudiar cómo revertir las enfermedades. Empecé con nuestro suministro de alimentos. En lugar de confiar ciegamente en los alimentos de nuestras tiendas de comestibles, restaurantes y cadenas de comida rápida, investigué lo que realmente hay en los alimentos y cómo llegaron allí. Lo que aprendí tuvo un impacto tan profundo en mi salud que publiqué un libro sobre los hallazgos (Hands Off My Food) para que el mundo lo viera.

También escuché cientos de horas de cumbres sobre salud de vanguardia que ampliaban los límites de nuestra comprensión de las enfermedades. Con el tiempo, vi un patrón; los profesionales que tenían éxito en ayudar a sus pacientes a lograr la “remisión” estaban utilizando muchos de los mismos pasos básicos.

Combiné todos esos pasos de una manera más factible y práctica para crear mi propio protocolo de reversión de la enfermedad. Esencialmente, creé una hoja de ruta de curación que consta de cuatro puntos:

Eliminar

Debe eliminar los desencadenantes físicos que están creando desequilibrios en su cuerpo. Hay muchos desencadenantes físicos posibles y cada persona tiene su conjunto único. Por ejemplo, yo eliminé los desencadenantes alimentarios más comunes de mi dieta, entre ellos: los cereales, los lácteos y el azúcar. También era sensible al pollo y al laurel.

Además, abordé los desencadenantes ambientales que me estaban enfermando, como los campos electromagnéticos artificiales y los productos químicos tóxicos que acechan en los productos de cuidado personal y de limpieza. También eliminé el exceso de metales pesados de mi cuerpo.

Reponer

Debe reponer cualquier desequilibrio de micronutrientes, así como los desequilibrios en su microbioma. Construir un microbioma robusto es esencial para la curación completa. Construí mi microbioma utilizando muchas estrategias diferentes, tales como no comer alimentos esterilizados (la mayoría de los alimentos en la tienda de comestibles están esterilizados de alguna manera), y comer una ración diaria de alimentos fermentados, prebióticos y especias.

También reponía mi mente y mi cuerpo de otras maneras, como respirando profundamente a lo largo del día y pasando tiempo en la naturaleza.

Reparar

Debe reparar cualquier daño que exista en el tracto gastrointestinal y otros tejidos. Afortunadamente, la reparación se produce de forma natural cuando se crea un entorno de curación. Esto significa reducir el estrés, eliminar los desencadenantes físicos y corregir los desequilibrios nutricionales.

Restaurar

Debe restaurar su estado físico incorporando movimiento a su rutina diaria que sea adecuado a su nivel actual de condición física. Además, cuando se está crónicamente enfermo, es común perder la confianza en el cuerpo. Sin embargo, es fundamental restablecer esa relación para poder empezar a escuchar su cuerpo y trabajar con él, en lugar de trabajar contra él.

Probé este protocolo de reversión de la enfermedad en mí misma, y funcionó. Con la ayuda de Dios, fui capaz de revertir la enfermedad sin el uso de medicamentos. De hecho, mi curación fue rápida. Me levanté del suelo en tres días. En tres meses, casi todo el dolor desapareció. Y, al cabo de un año, no había dolor ni signos de enfermedad en mi cuerpo. La enfermedad autoinmune había desaparecido y los médicos occidentales me declararon en “remisión”.

Pero ese no es el final de la historia. La próxima semana compartiré cómo pasé de la “remisión” y logré una curación completa.

La Dra. Sina McCullough es la creadora de “Ir a lo salvaje: Cómo revertir la enfermedad crónica y autoinmune“, y autora de “¡Manos fuera de mi comida! Cómo el gobierno y la industria han corrompido nuestra comida y formas fáciles de defenderse” y “Más allá de las etiquetas: Un médico y un agricultor conquistan la confusión alimentaria bocado a bocado“. Es doctora en nutrición por la Universidad de California-Davis. Es maestra en herboristería, profesional certificada por la Gluten Free Society y madre de tres hijos educados en casa.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS