Cómo terminó este hombre de Long Island en una prisión china con cargos de espionaje

Por La Gran Época
26 de Junio de 2020
Actualizado: 26 de Junio de 2020

Conduciendo desde su casa en Nueva York a Cambridge, Massachusetts, Harrison Li no tenía idea de que sería la última vez que vería a su padre por más de una década.

Era el verano de 2016 y Li estaba a punto de reanudar sus estudios en Harvard. Después de dejarlo, su padre regresó a Long Island, donde estaba haciendo los últimos preparativos para su viaje a Shanghai.

“No teníamos ni idea de que algo así iba a suceder”, dijo el joven Li.

Kai Li nació en Shanghai, y regresaba a la ciudad para una ceremonia que marcaba el primer aniversario de la muerte de su madre. Sin embargo, cuando su avión aterrizó, no fue recibido por su familia, sino por agentes de seguridad del Estado, comenzando así una dura prueba que resultó, en julio de 2018, en su condena a 10 años de prisión por espionaje.

La familia Li sostiene que los cargos son inventados y tienen una motivación política. El caso, que se llevó a cabo a puerta cerrada y no ha sido ampliamente publicitado, gira en torno a supuestos secretos de Estado que, según Li y su abogado, son de libre acceso en línea, así como a las comunicaciones con el gobierno de EE.UU. que son rutinarias para las personas que realizan negocios transfronterizos.

En una carta dirigida al presidente Donald Trump en enero, varios legisladores estadounidenses denunciaron la “detención arbitraria” de Li e instaron a Washington a hacer más para presionar por su liberación.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China no respondió a una solicitud de comentarios sobre el caso enviada por fax por CNN.

Procesamiento político

Kai Li parecía ser una historia de éxito estadounidense. Nacido en Shanghai en 1962, emigró a Estados Unidos a la edad de 27 años para estudiar, y más tarde se convirtió en ciudadano estadounidense. Como empresario nato, abrió dos gasolineras en Long Island y también un negocio de exportación, sirviendo como comprador mayorista y distribuidor de celdas solares y tecnologías relacionadas para las principales empresas aeroespaciales de EE.UU. China es uno de los mayores fabricantes de equipos solares del mundo.

Para su negocio de exportación, Li viajaba regularmente al país para reunirse con clientes, así como para visitar a su familia extendida.

“Mi padre visitaba China un par de veces al año, durante dos o tres semanas por vez”, dijo Harrison Li. “Ha estado haciendo eso por más de 20 años”.

Antes de ser detenido por la seguridad del estado en el aeropuerto de Shanghai, Harrison Li dijo que la familia no tenía idea de que algo pudiera estar mal. Aunque el motivo del caso no está claro, Kai Li ha sugerido a su hijo que podría haber sido impulsado por un rival de negocios que busca meterlo en problemas con las autoridades.

El sistema de justicia de China es particularmente opaco, especialmente cuando se trata de casos relacionados con la seguridad del Estado. No se han publicado detalles sobre el caso de Li en China, ni en la corte ni en los medios de comunicación estatales. El eventual juicio de Li se llevó a cabo a puerta cerrada, sin la presencia de funcionarios de EE.UU.

Durante dos meses, Li fue retenido en vigilancia domiciliaria en un lugar designado, un sistema extralegal que un panel de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas ha descrito como “equivalente a la desaparición forzada”, que expone a los detenidos “al riesgo de tortura y otros tratos inhumanos y degradantes y otras violaciones de los derechos humanos”.

Durante ese tiempo, los funcionarios consulares de EE.UU. alertaron a la familia de Li sobre su situación, pero no pudieron visitarlo. Según los legisladores estadounidenses y la familia de Li, se le negó el acceso a un abogado durante su detención inicial.

Durante dos meses, fue retenido en una pequeña celda, sin cama, obligado a dormir en el suelo, con poca alimentación e interrogado a todas horas, dijo Harrison Li. Finalmente, fue transferido a una prisión regular y acusado de proporcionar secretos de estado chinos al FBI. Su familia sostiene que las acciones comerciales normales de Li han sido “groseramente malinterpretadas por las autoridades chinas como espionaje para la influencia política”.

La última estadounidense detenida por cargos de seguridad del Estado chino, Sandy Phan-Gillis, también fue acusada de espiar y proporcionar secretos de estado al FBI. Phan-Gillis fue deportada en 2017 después de más de dos años en custodia, con su familia y partidarios manteniendo constantemente que los cargos eran “infundados”. Otro estadounidense, el geólogo Xue Feng, fue condenado por cargos similares en 2010. El empleador de Xue dijo que no tenía acceso a secretos de estado y que los cargos en su contra eran “totalmente erróneos”. Finalmente fue liberado en 2015.

Según la Comisión Ejecutiva del Congreso de EE.UU. en China (CECC), el juicio contra Li, en julio de 2018, tuvo lugar en secreto y terminó en una hora. Se impidió a los diplomáticos de EE.UU. asistir, dijo la CECC y Harrison Li.

Kai Li fue finalmente sentenciado a 10 años de prisión, y fue trasladado a la prisión de Qingpu en Shanghai.

Condiciones extremas

La prisión de Qingpu, un complejo de aspecto futurista situado en el extremo oeste de la ciudad, es uno de los principales centros de detención para extranjeros en China. Su sitio web lo describe como una “ventana para mostrar el estado de derecho de China”.

El británico Peter Humphrey, que fue detenido en Qingpu después de su condena en 2014 por cargos de soborno impugnados, dijo que “desde la luna, la prisión de Qingpu se vería como un pacífico campus universitario amurallado con dormitorios, jardines, árboles de alcanfor, un campo de fútbol y un patio de armas”.

“Desde mi nivel, había una docena de bloques de celdas de hormigón con ventanas enrejadas, un teatro de la prisión, un bloque de oficinas, una cocina, una sala de calderas y una fábrica”, escribió Humphrey en 2018, tras su liberación. “El muro perimetral estaba erizado con alambre de púas y estaba patrullado por guardias armados de la PAP (policía armada popular). Podía alojar entre 5000 y 6000 prisioneros. También ‘capacitaba’ a los prisioneros para su redistribución a otras prisiones”.

La prisión fue noticia internacional el año pasado cuando una colegiala británica encontró un mensaje de los reclusos escrito dentro de una tarjeta de Navidad.

“Somos prisioneros extranjeros en la prisión china de Qingpu en Shanghai”, decía el mensaje. “Obligados a trabajar contra nuestra voluntad. Por favor ayúdenos y notifique a una organización de derechos humanos”.

El escándalo obligó a la cadena de supermercados Tesco a abandonar a su proveedor chino, aunque las autoridades del país negaron las acusaciones de trabajos forzados.

Humphrey dijo que regularmente era testigo de palizas y que los prisioneros eran forzados a escribir confesiones o eran mantenidos en confinamiento solitario. Dijo que se le negó el tratamiento médico por problemas de próstata y que le preocupaba su salud.

La salud de Kai Li también ha sido afectada, su hijo dijo, “En sus dos últimas llamadas se quejó por primera vez de problemas en el corazón, de la irregularidad de los latidos y del ocasional entumecimiento de su brazo”.

Harrison Li dijo que el médico de la prisión le hizo un análisis de la presión sanguínea a su padre y le prescribió un anticoagulante, pero que no respondería a las peticiones de un examen médico más completo.

Añadió que Kai Li es cuidadoso con las llamadas telefónicas y las cartas, recordando a su familia que están “estrechamente vigilados”.

Complicaciones por el virus del PCCh

Además de los problemas cardíacos, Harrison Li dijo que el virus del PCCh se había convertido en una preocupación para su padre en los últimos meses. Aunque en China está en gran medida bajo control, las prisiones han sido lugares de importantes brotes en el país y en todo el mundo, debido a las condiciones de hacinamiento y a las malas condiciones sanitarias.

Aunque hasta ahora Kai Li se ha mantenido libre del virus del PCCh, la pandemia lo ha afectado de otras maneras.

“El nivel de nutrición en la prisión ha bajado significativamente”, dijo el joven Li. “Ya no hay más frutas o vegetales en la dieta o incluso disponibles para su compra. Pidió poder conseguir multivitaminas, o incluso comprarlas en la comisaría, pero se le ha rechazado”.

Harrison Li dijo que la pandemia también ha cortado esencialmente a Kai Li, y a otros prisioneros extranjeros, del mundo exterior, sin que se permitan visitas consulares desde que el virus comenzó a propagarse en China en enero.

En un correo electrónico, un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. confirmó esto, diciendo que el gobierno chino “suspendió todas las visitas en persona a los centros de detención y prisiones el 23 de enero de 2020 con el fin de reducir la propagación de COVID-19”.

“El Departamento de Estado no tiene mayor prioridad que la seguridad y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero”, añadió el funcionario. “Durante esta suspensión, nuestros funcionarios consulares han podido comunicarse por teléfono con la mayoría de los prisioneros ciudadanos estadounidenses que cumplen sus sentencias en China, en lugar de hacer visitas consulares en persona. El equipo de la Misión Estadounidense en China continúa buscando acceso a todas las personas en custodia, y reanudará las visitas regulares en persona a los ciudadanos estadounidenses detenidos de acuerdo con la orientación de las autoridades de salud una vez que el gobierno chino levante sus restricciones a las visitas consulares”.

“Prueba dolorosa”

En una carta dirigida a Trump en febrero del año pasado, el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer y otros legisladores instaron al presidente a ser un “vociferante defensor” de la liberación de Kai Li.

“Esta dolorosa prueba ha durado demasiado tiempo y ha causado un daño inconmensurable al Sr. Li y un inmenso dolor a su familia en Nueva York”, escribieron los legisladores.

En ese momento, las negociaciones seguían avanzando hacia un acuerdo comercial entre EE.UU. y China. Sin embargo, desde entonces, las relaciones entre los dos países han dado un marcado giro desfavorable, en particular desde el comienzo de la pandemia del virus del PCCh.

“Las negociaciones entre EE.UU. y China parecen estar tocando nuevos mínimos cada día”, dijo Harrison Li. Añadió que era alentador ver la reciente reunión del secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo con un importante diplomático chino en Hawai, pero aún está por verse si esas conversaciones resultarán en un progreso.

“Como el secretario Pompeo se ha reunido anteriormente con los seres queridos de muchos estadounidenses detenidos injustamente en el extranjero, espero tener la oportunidad de presentarle directamente el caso de mi padre en un futuro próximo”, añadió Li.

Kai Li es el único ciudadano estadounidense detenido por cargos de seguridad del Estado. Su hijo comparó su caso con el de dos canadienses, Michael Spavor y Michael Kovrig, que esta semana fueron acusados oficialmente de espionaje. Los dos canadienses fueron detenidos en 2018, tras el arresto del ejecutivo de Huawei, Meng Wanzhou, en Vancouver.

“Mi padre es parte de un patrón más amplio del gobierno chino que acusa a los ciudadanos extranjeros de cargos de seguridad del estado”, dijo Harrison Li. “Esto realmente resalta el peligro para los estadounidenses que buscan hacer negocios en China”.

La gente puede ver los titulares sobre los dos canadienses, dijo, pero “esto le pasa a los estadounidenses también”.

Teme que el peligro se extienda pronto más allá de China continental. El parlamento del país, el Congreso Nacional del Pueblo (NPC), va a imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong en las próximas semanas, criminalizando el separatismo, la subversión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras.

Carrie Lam, la jefa ejecutiva de la ciudad, ha dicho que la ley aseguraría “la prosperidad y estabilidad a largo plazo de Hong Kong”, con el proyecto de ley propuesto “en línea con el estado de derecho (de la ciudad)”.

Pero Harrison Li dijo que podría resultar en “enjuiciamientos políticos”.

“La detención (de mi padre) ilustra que las leyes de seguridad nacional de China son intrínsecamente arbitrarias y pueden utilizarse para explotar a los ciudadanos extranjeros con fines de influencia política”, dijo. “Eso es algo importante que los estadounidenses deben saber”.

Personal de CNN Wire y The Epoch Times contribuyeron a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China figura en lista de países por “violaciones graves de la libertad religiosa”

TE RECOMENDAMOS