Cómo una familia luchó para proteger su hogar durante el incendio forestal de Woolsey

Fue el incendio más destructivo de la historia de Los Ángeles
Por Manuel Rios
30 de Noviembre de 2019 Actualizado: 30 de Noviembre de 2019

El galardonado actor Robert Kerbeck no estaba particularmente preocupado cuando escuchó por primera vez que un incendio forestal había iniciado cerca de su casa en Malibú, California, el 8 de noviembre de 2018. Pensó que el departamento de bomberos sería capaz de contener el fuego. No sabía que se convertiría en el incendio forestal más destructivo de la historia de Los Ángeles, y que lucharía para proteger su casa en medio de las llamas.

Kerbeck ha vivido en Malibú durante los últimos 20 años. A pesar de la reputación del barrio de ser un santuario para los ricos y famosos, muchos de los residentes se habían mudado a la zona hace mucho tiempo, cuando prevaleció la mentalidad del Salvaje Oeste. Al final, la autosuficiencia y la responsabilidad personal resultaron ser fundamentales durante el incendio.

Cuando los Kerbeck compraron por primera vez su casa victoriana de madera, un vecino le había dicho amablemente que necesitaría prepararse para salvar su casa en caso de un incendio forestal. Así que la familia compró una manguera contra incendios, una bomba contra incendios, un retardador de fuego y otros equipos básicos para combatir incendios. La esposa de Kerbeck también aprendió a cómo conectar la manguera con el hidrante de la calle.

A la mañana siguiente, los Kerbeck se despertaron en un ambiente seco y lleno de humo. Poco después, a las 7:30 a.m., se dio la orden de evacuación.

Cuando Robert Kerbeck miró hacia afuera, “la mayoría de la gente se había ido. Era como un pueblo fantasma”, dijo.

Quedándose atrás

Los Kerbeck recogieron sus mangueras y suministros. Antes de que se dieran cuenta, vieron que el fuego ardía sobre la colina y se dirigían hacia su vecindario.

“Vimos este resplandor naranja en el horizonte sobre nuestra casa, y eso estaba a media milla de distancia”, recordó Kerbeck. “Cuando vi ese resplandor, pensé: ‘Vaya, este fuego está llegando aquí’, y el resplandor se hizo cada vez más brillante. Mucha gente lo describió como si fuera la salida de un segundo sol”.

Inicialmente, Kerbeck y su familia habían decidido quedarse. Sabían que si se iban durante la evacuación, no podrían regresar, y también que solo se necesitaría una brasa para quemar su casa hasta los cimientos: el fuego ni siquiera tendría que llegar a su propiedad.

El resplandor se convirtió en un incendio forestal en el horizonte. Casi al instante, se podían ver las casas en el camino más cercano al horizonte envueltas en llamas.

Oleadas de humo durante el incendio forestal de Woolsey en noviembre de 2018. (Cortesía de Robert Kerbeck)

Kerbeck y su esposa rápidamente rociaron retardante de fuego en su casa y en todo el follaje de su propiedad. No había ni un solo camión de bomberos en su parte del vecindario, y los Kerbeck estaban solos.

En menos de un minuto, los vientos de Santa Ana habían empujado el fuego desde el horizonte hasta la calle de Kerbeck. Las casas de sus vecinos comenzaron a incendiarse, y partes de su propio patio trasero se incendiaron.

Combatiendo el fuego

Cuando el fuego comenzó a acercarse, se subieron a sus autos y se fueron. Pero entonces, Kerbeck se dio cuenta de que habían dejado las mangueras del jardín en funcionamiento y tuvieron que regresar.

Los vientos casi lo hicieron caer, y un tornado de fuego pasó sobre él mientras se inclinaba para apagar la manguera. Cuando regresó al auto, se les cayó un poste de teléfono justo enfrente a él y a su hijo, lo que les obligó a conducir alrededor de cables con corriente.

El incendio forestal de Woolsey fue el más devastador en la historia de Los Ángeles. (Cortesía de Tanesha Lockhart)

Kerbeck y su familia llegaron finalmente a la playa de Zuma, donde los residentes de Malibú habían evacuado. Pasarían ocho días antes de que supieran el destino de su hogar.

“Durante todo ese período de ocho días estuvimos increíblemente ansiosos de que una brasa extraviada fuera a quemar nuestra casa, y fue un momento realmente aterrador para estar tan indefensos”, recordó Kerbeck.

Cuando los Kerbeck regresaron a su vecindario, 17 de las 19 casas de su calle se habían quemado.

Milagrosamente, su hogar había sobrevivido al incendio.

“Estábamos en shock porque nuestra casa sobrevivió, y días después, cuando volvimos a entrar, la gente estaba conduciendo por el vecindario, podía ver a la gente pasar por nuestra casa y podía ver cómo se les abrían las mandíbulas”, dijo Kerbeck.

Resiliencia del vecindario

Después del incendio, Kerbeck publicó un artículo sobre el incidente en el Los Angeles Times, y un editor se acercó a él y le preguntó si escribiría un libro sobre el incendio.

“Realmente quería mostrar a los forasteros lo que es estar dentro de un incendio forestal, y también quería documentar el increíble heroísmo (de los residentes)”, explicó Kerbeck.

Mientras escribía “Malibu Burning: La verdadera historia detrás del incendio forestal más devastador de Los Ángeles”, Kerbeck realizó más de 200 entrevistas y realizó una cantidad significativa de investigaciones. Nadie había escrito un libro entero sobre incendios forestales, dijo.

Remolques quemados después del incendio de Woolsey. (Cortesía de Robert Kerbeck)

Entre los grandes actos de valentía que describe está cómo el residente de Malibú y actor Kevin Dillon se quedó atrás durante el incendio forestal y trató de salvar la casa del actor Nick Nolte. Dillon y otros residentes estaban decididos a luchar contra el incendio.

Ellos “dibujaron una línea en el suelo”, dijo Kerbeck. Aunque no pudieron salvar la casa de Nolte, como resultado de sus esfuerzos, ninguna de las casas que estaban debajo de la de Nolte fue destruida.

Durante el proceso de redacción, Kerbeck se enteró de que el fuego había comenzado en el sitio de una fusión nuclear secreta que nunca había sido limpiada. Como resultado, los materiales radioactivos en el suelo y la vegetación habían sido esparcidos por el incendio forestal.

Otro tema controversial que Kerbeck discute en “Malibu Burning” es cómo el departamento de bomberos manejó el incendio forestal, y si se hubiera podido hacer más para salvar las casas que se habían quemado.

Está claro que, en última instancia, para los residentes, la autosuficiencia sigue siendo fundamental.

“La gente que vino aquí realmente tenía una mentalidad pionera, una mentalidad del Salvaje Oeste, así que hay un montón de individuos duros aquí. Esa filosofía aún permanece, y es parte de la razón por la que tanta gente se quedó atrás”, dijo Kerbeck. “Ellos entienden que esto sigue siendo el Salvaje Oeste, y cuando vives en el Salvaje Oeste, si quieres salvar tu hogar el único con el que puedes contar es contigo mismo”.

Consejos

En su libro, Kerbeck también da valiosos consejos sobre cómo la gente puede proteger su hogar en un incendio forestal.

Insta a las personas a que limpien los matorrales de sus propiedades, se deshagan de árboles altamente inflamables como el eucalipto, apliquen retardante de fuego a su casa, y retardante de agua y fuego a su follaje.

También recomienda las rejillas de ventilación resistentes a las brasas, que evitan que las brasas entren en la casa.

Los propietarios deben poner cualquier material inflamable dentro de su casa para que no se incendien afuera y quemen la casa.

*****

Descubre

Una carta de SOS revela el lado oscuro de los ‘Made in China’

TE RECOMENDAMOS