Cómo utilizar el resveratrol para síntomas relacionados con la proteína de espiga de COVID

Por Dr. Yuhong Dong y Miranda Kalmund
24 de Noviembre de 2022 4:16 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2022 4:21 PM

Opinion

Los síndromes de larga duración con más de 200 síntomas en múltiples sistemas orgánicos asociados a las largas lesiones de la vacuna COVID y el COVID reescribieron los registros de la historia de las enfermedades humanas. Nos asombra ser testigos de unas secuelas de infección viral tan complicadas y de unas lesiones vacunales tan extendidas y complejas.

Entre las múltiples lesiones y toxinas asociadas al COVID-19, la lesión fundamental está asociada a la proteína de la espiga.

Inicialmente aclamada como una llave para abrir la puerta de las células y servir de base para el desarrollo de las “vacunas” de COVID-19, cada vez más pruebas demuestran que la proteína espiga es una proteína tóxica.

Es capaz de desactivar las respuestas defensivas del organismo (por ejemplo, el interferón de tipo I); de desconectar la cadena de suministro de energía de las mitocondrias y el proceso de autocuración (por ejemplo, la autorreparación del ADN) de nuestras células; y de activar las vías inflamatorias crónicas.

El virus del SARS-CoV-2 también interviene en la desregulación de la autofagia, uno de los procesos clave de autocuración de nuestras células.

A nivel sistémico, el virus y la proteína de la espiga causan daños en el corazón, los vasos sanguíneos, el cerebro y otros órganos.

El dogma de una sola enfermedad, un solo objetivo y un solo fármaco ya no funciona en la era COVID. La gente necesita soluciones simples, fáciles, multifuncionales y holísticas para prevenir o detener las múltiples vías patológicas afectadas por la proteína de la espiga.

Origen natural del resveratrol

El resveratrol (RSV) se aisló por primera vez de las raíces del eléboro blanco en 1940. Este polifenol natural se detectó en más de 70 especies de plantas, como las uvas, las manzanas, las frambuesas, los arándanos, los pistachos, las ciruelas, los cacahuetes y una multitud de especies de plantas medicinales y comestibles utilizadas en la medicina tradicional china y japonesa.

Los estudios atribuyeron al resveratrol numerosos efectos beneficiosos para la salud, como propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, neuroprotectoras, cardioprotectoras, antiproliferativas, antitumorales, antienvejecimiento y antivirales, así como la capacidad de aliviar el dolor neuropático.

El resveratrol fue utilizado como suplemento dietético por personas con diversas afecciones, como las enfermedades cardiovasculares, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes y los síntomas de la menopausia.

No es de extrañar que haya despertado un interés creciente entre los investigadores y científicos que desean explorar sus posibles beneficios para las afecciones relacionadas con el COVID y las lesiones causadas por la proteína de la espiga.

El resveratrol se une a la proteína de la espiga

La proteína de la espiga es el mecanismo principal para que el virus infecte nuestras células. La unión de la proteína de espiga al receptor ACE2 es el primer paso.

Los científicos suelen utilizar modelos informáticos para imitar la interacción de una molécula con una proteína, lo que se conoce como simulación molecular o acoplamiento molecular. En los estudios de simulación molecular, el resveratrol reveló una conformación de unión muy estable con la proteína de la espiga y el complejo ACE2.

Otro estudio de acoplamiento molecular también ofrece pruebas de que el resveratrol puede unirse a la proteína espiga, a la ACE2 y al complejo ACE2:Espiga con buena afinidad.

Sobre la base de los resultados de estos estudios, el resveratrol tiene un alto potencial para interrumpir el proceso de unión inicial de la espiga con las células. Este es el paso más temprano y quizás el más eficiente de la intervención, ya que el RSV ayuda a evitar que la proteína tóxica entre en nuestras células.

El resveratrol ayuda a desintoxicar la proteína de la espiga de nuestras células

Una vez que la proteína de la espiga se unió a los receptores ACE2 y se generaron resultados patológicos, la segunda estrategia clave para tratar las lesiones largas relacionadas con el COVID o la vacuna es desintoxicar la proteína de la espiga de nuestro cuerpo.

Para conseguirlo, hay que potenciar el proceso de autolimpieza del cuerpo, la autofagia, que es el proceso natural y eficiente de reciclaje y regeneración celular del cuerpo.

Se sugirió que la autofagia inducida por el resveratrol es un proceso clave en la mediación de muchos de los efectos beneficiosos del resveratrol.

El concepto de autofagia fue introducido por primera vez en 1974 por el biólogo celular y bioquímico belga Christian de Duve, que recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina de ese año.

La autofagia es la forma que tiene el organismo de limpiar las células dañadas para regenerar otras nuevas y más sanas. “Auto” significa uno mismo y “fagia” significa comer; autofagia significa literalmente “comerse a uno mismo”. Es como una “desintoxicación” para que las células reutilicen los productos de desecho y se renueven.

Una célula devora sus desechos y toxinas mediante el proceso de autofagia. (The Epoch Times)
Una célula devora sus desechos y toxinas mediante el proceso de autofagia. (The Epoch Times)

Para entender la autofagia, vamos a adentrarnos en nuestras células para ver qué ocurre cuando comemos o cuando tenemos hambre.

Después de comer, mTOR, una proteína, detecta la energía celular y los nutrientes. Cuando tenemos mucho material nutricional en nuestras células, mTOR le dice al cuerpo que produzca más energía (ATP), y la autofagia disminuye. Es como cuando tenemos una fiesta en casa, no tenemos suficientes manos para hacer la limpieza al mismo tiempo. Mientras que cuando tenemos hambre, mTOR está inactivo, y entonces nuestras células activan la autofagia, con el propósito de reciclar más desechos en recursos utilizables, similar a cuando terminamos nuestra fiesta en casa, limpiamos nuestra casa.

En el caso de las células invadidas por la espiga, la mTOR está sobreactivada y trabajando en exceso, y el proceso de limpieza de nuestras células está desactivado. Cuando se acumulan muchos residuos en el interior de las células, nuestras células enferman.

Nuestros nervios son más sensibles al proceso de autolimpieza, ya que la mayoría de ellos nacen con nosotros y permanecerán con nosotros durante mucho más tiempo que otras partes de nuestro cuerpo. Por tanto, la autolimpieza es de vital importancia para nuestro cerebro. Esta es quizás una razón clave por la que el 50 por ciento de los síntomas de la enfermedad de larga duración, incluyendo la niebla cerebral, el deterioro cognitivo, la ansiedad y la depresión, son neuropsiquiátricos.

El resveratrol puede recuperar la autofagia al inhibir mTOR y dejar que las células descansen y hagan la limpieza.

Se propusieron otras vías de señalización inducidas por el VRS para potenciar la autofagia, como la inhibición de la quinasa S6 de los mamíferos.

Los científicos descubrieron que el tratamiento a largo plazo con resveratrol en individuos con Alzheimer de leve a moderado parece detener o ralentizar el progreso de la enfermedad.

El resveratrol bloquea los sensores inflamatorios sobreactivados por la proteína de la espiga

En el caso del COVID-19, la infección vírica puede provocar síntomas neurológicos graves, como niebla cerebral o deterioro cognitivo, e incluso precipitar casos de Alzheimer o Parkinson.

La proteína de la espiga podría impulsar la activación del inflamasoma NLRP3 en los órganos humanos, que es uno de los principales impulsores de la neurodegeneración, las lesiones cardíacas e incluso el fallo de múltiples órganos.

En el interior de las células humanas hay una proteína que detecta los daños. Normalmente está inactiva, pero cuando las células se dañan o se infectan con un virus, se activa y comienza a formar un inflamasoma.

Cuando el inflamasoma se ensambla, activa una especie de tijera molecular que recorta otras proteínas latentes hasta convertirlas en formas activadas.

Una proteína latente activada por el recorte perfora agujeros en la membrana de la célula. Otras proteínas recortadas por la proteína son liberadas por la célula para reclutar células inflamatorias e impulsar la inflamación.

El fluido fluye a través de los agujeros hacia la célula, provocando su estallido. Cuando una célula estalla, muchos microbios no pueden replicarse y se liberan más mediadores inflamatorios en el tejido afectado.

Los mediadores inflamatorios liberados por las células atraen a las células inmunitarias de los vasos sanguíneos. Estas células incluyen los fagocitos, que son recolectores de basura, que limpian los desechos, los microbios y las células muertas para que pueda comenzar la reparación del tejido.

La vía inflamatoria suele restablecer nuestra salud. Pero cuando esta vía se mantiene en funcionamiento, puede causar un sinfín de enfermedades, como la neurodegeneración, las lesiones cardíacas y la insuficiencia de órganos.

El resveratrol inhibe la activación del inflamasoma NLRP3 preservando la integridad mitocondrial y aumentando la autofagia. Además, la infección viral severa se asocia a menudo con tormentas de citoquinas y desregulación inmunológica, y el resveratrol actúa como agente antiinflamatorio al disminuir las citoquinas inflamatorias (por ejemplo, la proteína C reactiva y el factor de necrosis tumoral) y aumentar las moléculas antiinflamatorias en los seres humanos.

El resveratrol contrarresta los sensores de infección activados por la proteína de la espiga

En la membrana superficial de nuestras células, un grupo de receptores detecta las señales de los patógenos (virus, gérmenes, parásitos) o los componentes tóxicos de estos patógenos. Estos receptores tienen un nombre interesante: “receptores tipo Toll” (TLR), que contiene la palabra alemana “Toll”, que significa “grande” en inglés.

Los distintos tipos de TLR identifican diferentes tipos de ligandos naturales de los patógenos.

Diferentes tipos de TLR identifican diferentes tipos de ligandos naturales de los patógenos. (The Epoch Times)
Diferentes tipos de TLR identifican diferentes tipos de ligandos naturales de los patógenos. (The Epoch Times)

Los TLR 3, 7, 8 y 9 detectan los ácidos nucleicos microbianos, incluyendo el ARN de doble y única cadena de los virus de ARN y el ADN de los virus o gérmenes.

Los TLR 1, 2, 4, 5 y 6 se unen a los componentes de las paredes celulares microbianas y a las membranas exclusivas de los patógenos. El TLR4 reconoce los lipopolisacáridos (LPS), un componente patógeno de la pared celular de los gérmenes.

Como componente de un virus, la proteína de espiga puede activar el TLR4 en la superficie de las células. La proteína de espiga se une fuertemente a TLR4 y provoca una hiperinflamación en las células inmunitarias humanas.

El TLR4 está diseñado naturalmente para detectar los LPS de los gérmenes gramnegativos. La proteína de espiga es también un ligando natural del TLR4, lo que sugiere de nuevo la naturaleza perversa de esta proteína.

Cuando se desactiva por la proteína de espiga, la vía de señalización normal de TLR4 se desregula y dirige a las células por el camino equivocado. Se demostró que la desregulación de la señalización de TLR4 desempeña un papel en el inicio y/o la progresión de diversas enfermedades, como la lesión por isquemia-reperfusión (similar a la patogénesis que se produce en el síndrome COVID), la aterosclerosis, la hipertensión, el cáncer y los trastornos neuropsiquiátricos y neurodegenerativos.

El resveratrol puede desactivar la vía relacionada con el TLR-4 para rectificar el estado hiperinflamatorio de las células.

El resveratrol ayuda a proteger nuestro cerebro

La disfunción de la autofagia contribuye al desarrollo de enfermedades, incluyendo la neurodegeneración, el cáncer y el dolor neuropático (NeuP), dolor crónico y complejo causado por una lesión nerviosa, generalmente debida a una lesión cancerosa, química, infecciosa o traumática.

En un modelo de estudio en ratas, con una lesión nerviosa realizada para simular los síntomas del dolor neuropático, el RSV mostró efectos neuroprotectores, inhibiendo la respuesta inflamatoria del dolor neuropático, así como aliviando la alodinia mecánica, uno de los principales síntomas de esta enfermedad crónica. El RSV se administró a 300 microgramos/día, mejorando la autofagia y regulando a la baja la expresión de los receptores desencadenantes expresados en las células mieloides 2 (TREM2) en la microglía, identificada como uno de los factores críticos de la inflamación en el sistema nervioso. Este estudio revela el potencial del resveratrol para aliviar la neuroinflamación mediada por la microglía.

Efectos potenciales del resveratrol en la infección por COVID

Un ensayo de prueba de concepto aleatorio, doble ciego y controlado con placebo sobre el resveratrol para el tratamiento ambulatorio del COVID-19 leve arrojó datos prometedores sobre este compuesto natural en el tratamiento del COVID.

En el estudio, 105 pacientes fueron asignados aleatoriamente a recibir un placebo o resveratrol. Ambos grupos recibieron vitamina D3 para reforzar la inmunidad.

En comparación con el placebo, los pacientes ambulatorios tratados con resveratrol tuvieron una menor incidencia de hospitalización (2 por ciento frente al 6 por ciento), una menor tasa de visitas a urgencias relacionadas con el COVID-19 (8 por ciento frente al 14por ciento) y una menor tasa de neumonía (8 por ciento frente al 16 por ciento).

En este estudio, no se atribuyeron efectos adversos clínicamente significativos al resveratrol, aunque el estudio estaba limitado por el pequeño tamaño de la muestra. Se justifica la realización de ensayos clínicos de mayor envergadura para confirmar aún más sus efectos clínicos en el tratamiento del COVID y para explorar los beneficios potenciales de la RSV para las personas que sufren otros síndromes relacionados con el COVID.

Cómo tomar resveratrol

Se puede obtener resveratrol de forma natural a partir de las frutas y algunos otros alimentos: uvas, vinos, manzanas, frambuesas, arándanos, pistachos, ciruelas y cacahuetes.

Los suplementos de resveratrol son los más utilizados por los adultos en dosis orales de 250 a 1000 mg al día durante un máximo de tres meses.

Los efectos secundarios de las dosis altas de resveratrol (2,5-5 gramos al día) pueden incluir náuseas, flatulencia, dolor abdominal o diarrea. También existen posibles interacciones con otros compuestos con mecanismos de acción similares o relacionados. Se recomienda consultar con un médico antes de iniciar el tratamiento con resveratrol.

Nacemos de la madre naturaleza. Cuando estamos enfermos, la naturaleza es una de nuestras fuentes de curación. La misma historia se repite con respecto al COVID.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.